Neo Club Press Miami FL

El ridículo intento de deslegitimar la Constitución de 1940

 Lo último
  • Razones de Díaz-Canel para traicionar al Mejunje de Silverio Dos son las razones que han llevado al régimen cubano a transar con las iglesias en la retirada del matrimonio igualitario de la propuesta de Nueva Constitución: 1-La necesidad de...
  • Trespatinismo a la carta Escuché que en cierto país del norte de Europa (Dinamarca, creo) se tramita la aprobación de una ley según la cual los hombres tendrían que orinar sentados. Supongo que la...
  • Loas para dirigentes y sones para turistas A esos compositores nuestros, que tan ávidos se han mostrado de cantarle a Fidel, a Raúl… ¿Y a Díaz, por cierto, para cuándo? Aunque sin generalizar, hay sin dudas mucho...
  • El mito de la ancestral laboriosidad del cubano Cuba ha echado su suerte desde 1793 al azúcar, y si bien esa decisión en un inicio lleva a la Isla a convertirse en uno de los lugares más prósperos...
  • ¿Lo peor vendrá después? Los cubanos conocemos lo que significa vivir en el ojo del ciclón. Es el sitio en que nuestra isla ha estado permanentemente en los últimos sesenta años. Falsa calma interior,...

El ridículo intento de deslegitimar la Constitución de 1940

El ridículo intento de deslegitimar la Constitución de 1940
julio 10
21:31 2018

En los medios oficialistas se ha destacado en los últimos días el hecho de que, a diferencia de la Constitución de 1940, la actual sí será sometida a Referendo Popular.

Dejan así de lado el que en la elaboración de la misma participaron todas las fuerzas políticas de la época, sin exclusiones de ningún tipo, y ahora solo lo hace una: el partido castrista, o PCC.

Comunistas, conservadores, los liberales de Machado no hacía siete años bajados del poder dictatorial, nacionalistas y ojalateros, autoritarios y demócratas, civilistas y militaristas, agraristas y representantes de los hacendados, o grandes azucareros, sindicalistas y empresarios… nombres como Blas Roca o Juan Marinello, pero también Jorge Mañach o Carlos Prío, todos sin excepción formaron parte de aquella histórica Asamblea Constituyente.

Dejan también de lado que la Constitución del 40, a diferencia de esta del 18, no se elaboró en las sombras, si no que fue consensuada en sesiones públicas que transmitía la radio y reproducía la prensa escrita. Radio y prensa escrita que no estaban controladas por un partido, y en que gracias a la amplia gama de dichos medios, y a su carácter plural, podía siempre el ciudadano simple encontrar el medio dónde verter sus opiniones, y hacer su propuesta en plena libertad, con la certeza de que sería escuchado o leído.

Que los constituyentes, entre quienes estaban las más altas mentes político-sociales de la Nación, no los más flexibles espinazos, fueron elegidos directamente por el pueblo, y que constantemente recibían propuestas de las bases de las más variadas y legales organizaciones políticas, sociales, civiles y culturales. Propuestas que dichos constituyentes se ocupaban de presentar diariamente a la Asamblea, para que fueran valoradas y discutidas.

Estas, en fin, son las razones de por qué no hubo necesidad de presentar la Constitución del 40 a Referendo:La Constituyente no excluyó a ninguna fuerza política o social; fue electa directamente por el pueblo; y sus sesiones más que públicas estuvieron bajo el más estricto control popular.

No era necesario someter a Referendo, a diferencia de ahora, en que se ha excluido a todos menos los castristas más genuflexos, en que el pueblo no eligió a los constituyentes, sino que estos fueron cooptados por la cúpula del Consejo de Estado, y en que las sesiones se han llevado adelante en el más absoluto secreto.

Por cierto, el que a partir de agosto se discuta públicamente la propuesta de nueva Constitución no cambia nada: Serán esas discusiones cuidadosamente vigiladas. Para eso, compañeros, tenemos a nuestra eficiente y bien pagada Seguridad del Estado; que de seguro no dejará de mandar a algunos de sus agentes, o de sus informantes, para que estén muy visibles en los “debates”.

Lo único que cabe hacerse ante la ilegítima Constitución de 2018 es manifestarlo en las urnas el día del referendo: Votando NO.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

José Gabriel Barrenechea

José Gabriel Barrenechea

Investigador y periodista independiente cubano, durante años ha estado escribiendo artículos sobre cultura, historia y actualidad cubana para publicaciones independientes en la isla y el exilio, entre ellas 14ymedio, Convivencia, Cubaencuentro, Cubanet y Voces. También ha pertenecido al equipo editorial de revistas independientes como Cuadernos de Pensamiento Plural. Reside en Santa Clara, Cuba.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Cuánto valor cuesta no tener valor (fragmento)

José Hugo Fernández

Para Imre Kertész, el célebre escritor húngaro, Premio Nobel de Literatura en 2002, “el destino del varón en esta tierra no es otro que destruir lo tierno y lo bello,

Leer más
  Luis de la Paz

En los tiempos difíciles de Heberto Padilla

Luis de la Paz

    En una remotísima tarde de verano, sería el año 71, o tal vez el 72, el escritor José Abreu Felippe, a quien tanto le debo, me mostró un

Leer más
  Alcides Herrera

No me hables más

Alcides Herrera

                  El futuro soy yo y en él me siento. Es su bar. Me rodea Copenhague y una brisa futura me acaricia

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami