Neo Club Press Miami FL

El señor de los gusanos

El señor de los gusanos

El señor de los gusanos
enero 09
20:43 2014

Fidel Castro este jueves en La Habana

Fidel Castro este jueves en La Habana

Me enseñaron que a los viejos se respeta, que el perdón es cristiano, que no debemos reírnos de la desgracia ajena. Es verdad. Pero miro las fotos del comisario en jefe, imagen destartalada de la vejez satánica que escondió cuando, más joven, se adueñó del país. Ahí se encuentra el cuerpo encorvado, el bastón que tal vez un día me vea obligado a usar; pero no tengo conmiseración. Se me han olvidado los modales y la compostura que debí tener al observar la foto.

No, no es un esperpento de Villa Inclán o una de las pesadillas de Quevedo. Es la imagen viva del Rey Mago de la Isla descuajeringada y llena de sangre y hambre, mucha hambre de saber qué es un buen plato o al menos qué puede el hombre normal adquirir con su trabajo.

Está arrugado como la tierra misma que él mandó a desmantelar convirtiéndola por capricho personal en un muladar de jinetes de ambos sexos y viejos pueblos de centrales azucareros abandonados junto a cárceles innumerables. Me importa un bledo si anda encorvado y la artritis lo corroe y su habla es balbuceante. Se lo merece porque ha vivido demasiado para abusar de los que no pensaban como él, para robarles sus casas, su riqueza y todo lo que les pertenecía, para distribuir una riqueza que cayó en la red de su camada y luego regresó en forma de miseria.

Ese vejete horrible no merece mi respeto: no respetó a ninguno de nosotros, acabó con nuestra idiosincrasia  y nos convirtió en un ejército de soplones, holgazanes y gusanos. Aunque eso sí suena bien, porque tanto insecto ha florecido en la Isla de la miseria que hoy los gusanos esperan, risueños, para acabar con lo que queda del señor.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Julio Benítez

Julio Benítez

Julio Benítez (Guantánamo, 1951) es profesor y escritor. Fue activista de los derechos humanos en Cuba. Ha publicado, entre otros libros, “En Glendale no hay ladrones”, “Las tres muertes de Gurrumina Robinsón”, “La reunión de los dioses” y “El rey mago”. Obtuvo el premio Regino Boti en 1990. Actualmente reside en Los Ángeles, California.

Artículos relacionados

2 comentarios

  1. Elio
    Elio enero 20, 19:23

    Saludos Julio donde consigo tus libros ?

  2. quirinoperez
    quirinoperez febrero 10, 14:12

    yo nunca he odiado tanto a una persona como ste yo tengo ganas k se acabe d morir pa k no lo saken mas

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más
  Baltasar Santiago Martín

¿Suicidio?

Baltasar Santiago Martín

  En memoria de Juan O’Gorman             No entres al río con los bolsillos llenos de piedras como hizo Virginia; antes que suicidarte, arrójale las

0 comentario Leer más