Neo Club Press Miami FL

El sexo, los bobos y los bonobo

El sexo, los bobos y los bonobo

El sexo, los bobos y los bonobo
mayo 14
18:32 2014

La de los bonobo es la especie chimpancé mejor organizada. Organizada en el sentido de que, gracias a su particular modus vivendi, constituyen la especie mejor llevada y más feliz. En realidad sólo hay dos especies conocidas de estos simios: los propios chimpancés y los bonobo. Y, según todo parece indicar, de las dos la bonoba es la más evolucionada.

El hecho es que los bonobo muestran cierta tendencia a andar erguidos y su cultura, eminentemente matriarcal, está regida por el sexo y la generosidad.  ¿Hacen falta más datos para subrayar su ventaja sobre sus primo-hermanos los chimpancés, verderamente mucho más bobos?

Con un 98% de su ADN idéntico al del hombre, ambas especies de monos están más emparentadas con los humanos que los mismos gorilas. Los chimpancés son los parientes vivos más próximos del homo sapiens, aun cuando son más bobos de la cuenta.

Toda esta larga introducción para comenzar por una diferencia decisiva entre las dos especies, que no pasa por su tamaño precisamente (los bonobo son más pequeños que los chimpancés tradicionales): mientras en estos últimos predomina un orden jerárquico, imponiéndose los más fuertes a través de la violencia, sus parientes “pigmeos” se organizan a través del sexo en grupo y la interacción sin barreras. No hay preponderancias ni abusos. Las hembras se aglutinan e imponen la ley del amor a cuanto macho se le pone “la cabeza mala”. Dice el naturalista Brian Hare entrevistado por Ángela Posada:

“Los chimpancés cooperan para matar. Hay un grupo en África que cada cierto tiempo se entrega a una intensa cacería en la que pueden aniquilar treinta primates en una semana. Nada semejante se ha observado entre los bonobos. Podemos estar seguros de que son muy diferentes (…) Usan el sexo como antídoto contra las tensiones y las situaciones complicadas. No sólo lo practican entre hembras y machos, sino con cualquier miembro del grupo, sin importar la edad, la jerarquía o el sexo. Y lo hacen varias veces al día. Además, es la única especie donde se ha observado sexo cara a cara, en la posición del misionero, como los humanos”.

Los bonobo constituyen un ejemplo esperanzador. Su mera existencia grita a los cuatro vientos que el sendero evolutivo puede bifurcarse para mejor. ¡Grita a los cuatro vientos que descendemos de los bonobo más que de los chimpancés! Dice Hare adicionalmente:

“Se acaba de descubrir que muchas de las diferencias entre chimpancés y bonobos se podrían deber a un solo gen social que actúa a través de un neuropéptido llamado vasopresina. Quienes poseen ciertos niveles de esta sustancia tienden a ser más sociables y menos agresivos. Resulta que eso es lo que tienen los bonobos, y nuestro patrón genético para la vasopresina es mucho más parecido al de ellos que al de los chimpancés”.

Sobre el autor

Afrodita Bell

Afrodita Bell

Afrodita Bell nació en Santa Catalina, Ecuador, en 1974. Es guionista, productora, locutora de radio y televisión. Desde 2011 colabora con Neo Club con su columna “La consulta de Afrodita”. En su país de origen, recibió la Orden del Mérito por su contribución a la cultura nacional. Actualmente reside en San Diego, California.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Inspira America rinde homenaje a Antunez. ‘El Espejo’ en el Museo de la Diáspora Cubana:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Orlando Fondevila

Oración a la rosa

Orlando Fondevila

                  No por gusto te besan, oh rosa, los poetas. Es tu oficio perfumar las hendiduras y enredarte en los espacios coloquiales

0 comentario Leer más
  Gastón Baquero

Palabras escritas en la arena por un inocente

Gastón Baquero

                  Yo no sé escribir y soy un inocente. Nunca he sabido para qué sirve la escritura y soy un inocente. No

0 comentario Leer más
  Amir Valle

Hoy almorzaremos con El Duque

Amir Valle

A Demetrio Ruiz, que murió en Boston, huyendo de sus fotos de pelota, todavía hoy pegadas a la sala de su casa, en Miami.   Un comemierda. De eso tiene

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami