Neo Club Press Miami FL

El signo de la igualdad

El signo de la igualdad

El signo de la igualdad
octubre 10
11:56 2014

Tengo en el bumper de mi carro el signo de igualdad. Porque creo en ella. Creo en la igualdad, no en el “igualitarismo”. Igualdad de oportunidades, incluso cuando estas vienen condicionadas de programas sociales para favorecer a ciertas minorías. La sociedad evoluciona sobre sus errores y cicatriza a base de reformas y leyes reconciliatorias. Como una manera de aportar y aceptar culpa sobre horribles actos de un pasado fresco. Pero pasado al fin. Por eso no creo en el resentimiento perpetuo, pues frena, mutila de manera brusca y nociva esta propuesta de recompensa social. Pero como las leyes, los programas sociales, las reformas, son creadas pensando en un colectivo social y no individual, siempre son proclives al descarrile.

Al final, la decisión de cambiar y evolucionar es definitivamente individual, y es como solo puede crear el efecto mariposa positivo sobre una comunidad. Los estudios universitarios, las oportunidades todas están ahí, aprovéchenlas, no caigan en el lastre cultural del fracaso y la apatía. Sacudirse de los estigmas sociales e ir tras metas realmente saludables es la única manera de poder alcanzar armonía y campo común en una sociedad en incesante progreso.

La igualdad existe ya, la de oportunidades y la de tomar decisiones favorables que repercutan en un bienestar individual, y por ende social. Pero no caerán del cielo estas bonanzas, pues ya sería una especie de igualitarismo colectivo, sans sacrificio personal, y eso nunca ha dado buenos resultados.

——————————————————

Coletilla:

El signo, que es de un azul royal, por supuesto, también representa el apoyo a la igualdad de derechos en la comunidad gay. Y en cierta ocasión voy manejando por la ciudad, yo con los vidrios abajo y la música de ELO a todo dar, y desde el carro de al lado un tipo me hace un guiño un poco “rarito”. Aceleré y me llevé la roja. Y me fotografió la famosa camarita. ¡Pa’ su escopeta!

Hay reacciones involuntarias, sí. Pero cada cual con su culo un tambor.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Leyser Martínez

Leyser Martínez

Leyser (Ley) Martínez (Ciego de Ávila, 1973). Profesor de Pintura y Dibujo, impartió clases de Artes Plásticas y realizó varias exposiciones personales en su provincia natal. Emigró a Estados Unidos en 1995 e hizo estudios de diseño gráfico en New York y Miami, donde trabaja como dibujante técnico. Como “freelance”, es diseñador gráfico, pintor, caricaturista e ilustrador. Sus trabajos han sido publicados en ediciones de prensa plana, locales y nacionales, para el público hispano y angloparlante. También en la blogosfera y en ediciones digitales de noticias, comics y entretenimiento general.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más
  Baltasar Santiago Martín

¿Suicidio?

Baltasar Santiago Martín

  En memoria de Juan O’Gorman             No entres al río con los bolsillos llenos de piedras como hizo Virginia; antes que suicidarte, arrójale las

0 comentario Leer más