Neo Club Press Miami FL

El socialismo y la profecía histórica

El socialismo y la profecía histórica

El socialismo y la profecía histórica
septiembre 06
15:18 2014

La arena pública en la cual, desde la Revolución Francesa, el ciudadano buscaba modificar la sociedad, se revela en las culturas no democráticas como un vacío coliseo, saturado de una retórica bombástica y carente de sentido. No olvidemos que, en última instancia, el comunismo bolchevique fue una reacción agresiva al crecimiento de la civilización del mercado mundial.

El comunismo, o su antesala el socialismo, cuando se erige en un patrón en cualquier pueblo o cultura utilizando sutiles poderes semióticos busca uniformar al humano, por ser su única herramienta de legitimidad.

Lo irónico reside en la conformación jerárquica organizada por estos utópicos; el famoso locus tenens del Partido que definió el marxista León Trotski: al proletariado lo suplanta el Partido Comunista; al Partido Comunista el Comité Central; al Comité Central el Buró Político; al Buró Político el Secretario General.

Y es que la proclamación de una sociedad ordenada científicamente, como la pregonada en el marxismo, ejerció gran atractivo en la intelligentsia, sobre todo al convocarse sus talentos para la construcción de Utopía.

Los cautivó la supuesta oportunidad de eliminar los escollos que históricamente impidieron el pleno desarrollo del ego trascendental creativo. Los convenció la revelación de un compendio supuestamente “científico” que barrería tales obstáculos mediante una planificación racional.

Este fue el error de los comunistas y de quienes aún aspiran al socialismo del siglo XXI, puesto que igual sucede con las comunidades, las culturas, las épocas; la manera como se expresan y se ven a sí mismas y piensan y actúan.

Lo irónico es que ya al borde de ser fusilado por el delito de presentar una alternativa al estalinismo, Nicolás Bujarin, el “teórico” de los bolcheviques, había concluido que el marxismo en la práctica era un fracaso. A una consideración parecida arribaba León Trotski reclinado en el regazo de la mexicana.

Eso me recuerda cómo en los albores del siglo XX tales diferencias de opiniones entre los teóricos del socialismo (remember Zimmerwald) desataron sangrientos conflictos y cruentas guerras.

Si en aquella época se arengaba el Apocalipsis de manera estridente, hoy día se ha generalizado una crisis de la imaginación, como el caso del Armagedón esperado vanamente en 2012.

Sin embargo, se siguió martillando en el milenarismo apocalíptico, el mismo de origen legendario pero ahora con un “fundamento científico”, que en suma resultaba un imaginario forzado en teoría, una nueva religión que a sus dogmas llamaba “leyes científicas”, y a sus barbaridades para dirigir la economía, “regularidades”.

La esperanza de reducir la miseria y la violencia, y establecer la libertad –todo a la vez–, que por cierto inspiró a un ejército de filósofos en los siglos XIX y XX, no es prerrogativa de teóricos modernos o contemporáneos. El síndrome del “pobre” despertó en todas las religiones del planeta, pasando por San Francisco de Asís hasta los textos martianos.

El dilema conceptual que atrapa a toda sociedad que proclama un “proyecto social democrático” contrario al “capitalismo salvaje” por estar a favor de los pobres y de las clases productoras, reside en la distinción de ser superior a la “democracia burguesa”, con lo cual se niega a sí mismo conceptualmente.

Estos intentos emancipadores cultivados por grupúsculos que la prensa occidental identifica como “militantes”, provienen del marxismo –la mayor aventura intelectual del siglo XX– y terminan fracasando estrepitosamente.

Si la “democracia burguesa” es fruto del capitalismo, y una sociedad “igualitaria”, llámese comunista, socialista del siglo XX, etcétera, se establece por medio de una “dictadura de las “vanguardias”, ¿por qué necesita esa entelequia totalitaria presentarse como una sociedad democrática en el sentido “burgués” del término?

Yendo más allá, todas concluyen como lo dibuja el “1984” de Orwell, a lo Corea del Norte o a lo Cuba castrista.

Sobre el autor

Juan F. Benemelis

Juan F. Benemelis

Juan Benemelis (Manzanillo, 1942). Diplomático, historiador y ensayista. Ha publicado más de una veintena de libros centrados en diversas temáticas, que van de lo científico a lo histórico. Entre ellos, "Las guerras secretas de Fidel Castro", "Castro: subversión y terrorismo en África", "Paradigmas y fronteras. Al caos con la lógica", "De lo finito a lo infinito", "El Corán y el Profeta", "Islam y terrorismo" y "La memoria y el olvido". Reside en las afueras de Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner sobre el discurso del presidente Trump en la ONU:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Alexis Rosendo Fernández

Amor y odios

Alexis Rosendo Fernández

                  Salva quien te salva. Odia quien te odia, al margen del sacrosanto perdón y la úvula abierta pariendo la magia de

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Breves apuntes sobre la brevedad

José Hugo Fernández

1-Augusto Monterroso, artífice de la brevedad literaria, se encontró cierta vez con un presunto lector, quien le dijo que estaba leyendo una de sus obras, El dinosaurio, que es justo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Y si murmuro

Rafael Vilches

                  Si mis labios dicen libertad, mi corazón esponjado late, por esta isla que son mis ojos atravesados por el mar, por

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami