Neo Club Press Miami FL

El subdesarrollo está en la academia

 Lo último
  • Razones de Díaz-Canel para traicionar al Mejunje de Silverio Dos son las razones que han llevado al régimen cubano a transar con las iglesias en la retirada del matrimonio igualitario de la propuesta de Nueva Constitución: 1-La necesidad de...
  • Trespatinismo a la carta Escuché que en cierto país del norte de Europa (Dinamarca, creo) se tramita la aprobación de una ley según la cual los hombres tendrían que orinar sentados. Supongo que la...
  • Loas para dirigentes y sones para turistas A esos compositores nuestros, que tan ávidos se han mostrado de cantarle a Fidel, a Raúl… ¿Y a Díaz, por cierto, para cuándo? Aunque sin generalizar, hay sin dudas mucho...
  • El mito de la ancestral laboriosidad del cubano Cuba ha echado su suerte desde 1793 al azúcar, y si bien esa decisión en un inicio lleva a la Isla a convertirse en uno de los lugares más prósperos...
  • ¿Lo peor vendrá después? Los cubanos conocemos lo que significa vivir en el ojo del ciclón. Es el sitio en que nuestra isla ha estado permanentemente en los últimos sesenta años. Falsa calma interior,...

El subdesarrollo está en la academia

El subdesarrollo está en la academia
diciembre 28
14:04 2015

 

Uno de los grandes problemas que padece la cultura latinoamericana es el complejo de inferioridad, y de eso en gran medida son culpables los académicos latinoamericanos. Este complejo les lleva a ignorar los eventos y lecciones de las democracias más avanzadas, fundamentalmente las de origen anglosajón.  No leen lo que tienen que leer, no traducen o traducen mal, no sacan conclusiones de donde las tienen que sacar y hablan de neoliberalismo como si lo hubiera inventado Pinochet.

Y es que el rechazo (resentimiento) de la academia a la clase empresarial y en general al capitalismo –representado por el “monstruo revuelto y brutal”: Estados Unidos– no se afinca en conclusiones de índole intelectual, sino de orden sentimental. La academia no se siente suficientemente reconocida y rechaza el éxito y/o el nivel de vida de los que considera inferiores en conocimiento y significación.  No puede soportar que un vendedor de papel higiénico posea yate y cuatro casas y un profesor universitario tenga que cuadrar cuentas a fin de mes.

Ya sabemos que la política es sentimiento antes que conocimiento. Y la filosofía, y la pedagogía, también.

En no menor medida el culpable del atraso latinoamericano, hispanohablante en general, no es el famoso “neoliberalismo”, sino precisamente el vampiro académico. Los académicos y las universidades “gratuitas” (entrecomillo porque en realidad no son gratuitas, sino que las pagan los pobres contribuyentes, vilmente esquilmados por el Estado). Es a partir de esta academia liberticida y antediluviana que la cascarita de piña del antiamericanismo y el marxismo se esparce piramidalmente y crea los estados de opinión y actitud que a su vez generan el subdesarrollo. ¿Consecuencia? La gente termina sin papel con que limpiarse… la boca.

Como en Cuba y Venezuela.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Cuánto valor cuesta no tener valor (fragmento)

José Hugo Fernández

Para Imre Kertész, el célebre escritor húngaro, Premio Nobel de Literatura en 2002, “el destino del varón en esta tierra no es otro que destruir lo tierno y lo bello,

Leer más
  Luis de la Paz

En los tiempos difíciles de Heberto Padilla

Luis de la Paz

    En una remotísima tarde de verano, sería el año 71, o tal vez el 72, el escritor José Abreu Felippe, a quien tanto le debo, me mostró un

Leer más
  Alcides Herrera

No me hables más

Alcides Herrera

                  El futuro soy yo y en él me siento. Es su bar. Me rodea Copenhague y una brisa futura me acaricia

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami