Neo Club Press Miami FL

El sudor

 Lo último
  • A veces la vida es injusta A veces la vida es injusta. Un hombre se sacrifica, cumple con su deber, va a la guerra como piloto en la marina de su país, a defender sus instituciones...
  • Del igualitarismo, la autojustificación y la diversidad Y se podrá decir respecto al interminable tema cubano: “Bueno, pero allí hay gente débil, gente sedentaria, gente que no sabe ganarse la vida, gente que solo se mueve para...
  • El problema no es Maduro   Ni la gran mayoría de los analistas políticos, ni los expertos politólogos en Venezuela y Cuba, ni los gobiernos de la región latinoamericana alrededor de Venezuela, ni los gobiernos...
  • Trump y el nuevo orden cultural A la pregunta de por qué el pueblo estadounidense volvería a elegir a Donald Trump a pesar de sus desplantes en Twitter, he respondido en el programa El Espejo, de...
  • No a la metatranca   Algunos no se acaban de enterar que estamos en la era del artículo corto, del post y las redes sociales. Ya pasaron los tiempos del teque y la metatranca,...

El sudor

El sudor
mayo 06
02:47 2017

En infinidad de ocasiones los españoles me preguntan si echo de menos a Cuba; si la extraño, como se dice en cubano. Y bueno, siempre me ponen en un aprieto, pues tras 24 años fuera de la Isola sin volver, la sensación no es de extrañamiento sino la de un desterrado que solo rumia de vez en cuando determinadas sensaciones que quedaron muy atrás y que, debido a una estancia tan prolongada en una ciudad de clima continental, se han borrado de mi memoria. Una de ellas es el sudor. Sí, el sudor, dicho así no más. O sea, esas gotitas de líquido transparente que segregan las glándulas sudoríparas de la piel de los mamíferos y que se expulsan a través de los poros.

Ya sabemos que en Cuba se suda copiosamente, incluso debajo de la ducha o auxiliado normalmente por el cubito y la latica. Allí se suda a mares debido a un porciento de humedad relativa cercano siempre al 100%. Sin embargo aquí, en Madrid, pese a hacer en verano un calor insoportable, cercano muchas veces a los 40º, como todo clima de tierra-dentro es muy seco; extra-seco diría yo. La sensación que provoca es la de estar en una atmósfera vaciada de oxigeno, lo cual genera muchísima sed pero sin sudar ni una gota, al menos en mi caso.

Así que hace 24 años que vivo privado de esa sensación, y no es que yo constituya un extraño caso de masoquismo cuyo rasgo más palpable sea la sudor-filia, no. Empero, si tenemos en cuenta que el sudor es producido generalmente como un medio de refrigeración corporal, el cual recibe el nombre de transpiración, y que entre las sustancias que nos abandonan con el sudor están los cloruros, la urea –la sustancia que le da el nombre a la orina–, el amoníaco, así como proteínas, azúcares, potasio, bicarbonato y también restos de metales como zinc, cobre, hierro, níquel, cadmio, plomo y hasta un poquito de manganeso, pues podrá tenerse claro de que tras 24 años de madrileñismo (que no madridismo) estoy pidiendo a gritos una profunda y sacudidora cura de sudor para eliminar toxinas.

Pero bueno, en medio de todo por fin he conseguido racionalizar una respuesta a la pregunta de si echo de menos al Caribe insular. Quizás para algunos resulte banal, pero me resulta muy tranquilizador haber podido detectar al menos la carencia de una sensación corporal que como exiliado de más de veinte años en España siento y padezco. Por lo demás, pues que vengan otros 24 años más, que sin sudor o con él, como dice la copla, “de Madrid al cielo” y olé.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Enrique Collazo

Enrique Collazo

Enrique Collazo es Licenciado en Historia por la Universidad de La Habana. Realizó estudios de Doctorado en la Universidad de Educación a Distancia de Madrid. Ha publicado libros sobre las cuestiones de la banca y el crédito en Cuba, tanto en la Isla como en España, y colaborado asiduamente en publicaciones como la revista Encuentro de la Cultura Cubana y su página web Encuentro en la Red, la Revista Hispano-Cubana, Cuadernos de Pensamiento Político e Islas, entre otras. Actualmente reside en Madrid.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Radio Viva 24

Trasladar la embajada americana a Jerusalén contribuye a la paz – por Carlos A. Montaner

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Juan Carlos Recio

Sonámbulo

Juan Carlos Recio

                  Si fuera el enemigo al que le quebré su corazón cuando lo resucitaba de su propia violencia. Si pudiera mirar en

Leer más
  Manuel Vázquez Portal

Celda número cero (XIX)

Manuel Vázquez Portal

                  Yo asesiné en París a una muchacha, le recité a Verlaine, la llevé a Montparnase, ella creyó que estaba ingrávida en

Leer más
  Armando Añel

El poeta está de guardia

Armando Añel

La irreverencia de la perspectiva y el lenguaje, narrativa lúdica donde la forma cabalga el contenido y ambos desembocan vertiginosamente en la anécdota, caracteriza a El guardián en la batalla,

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami