Neo Club Press Miami FL

El triunfo de la reunión

 Lo último
  • Miami, elegida mejor ciudad para vivir en Estados Unidos Según el portal de opinión y noticias Neo Club Press, Miami es la mejor ciudad de Estados Unidos para vivir. Aún mejor que Columbia, que quedó en segundo puesto según...
  • Regreso del hijo pródigo También fui budista. Me puse zen-timental y lo dejé, para tener tiempo de poner chistes como estos en los lugares y que la gente dijera “qué cómico eres, qué cómico...
  • Nicolás Guillén, cuatro leyendas   El poeta cubano Nicolás Guillén era de apellido Batista por parte de madre. Doy mi palabra que es así y que yo no tengo la culpa. Se llamaba Nicolás...
  • Instrucciones para que no te llamen fascista en Wynwood   1- Hay que celebrar cualquier cosa que diga Madonna; también cualquier cosa que diga Sean Penn, aunque ya estén separados. 2- Hay que protestar contra la Guerra de las...
  • Agua que no has de beber   Tal vez nadie recuerde el cuento ‘El rey sabio’, de Khalil Gibran, en el cual los habitantes de un reinado se vuelven locos después de tomar agua de un...

El triunfo de la reunión

El triunfo de la reunión
agosto 26
22:52 2015

 

Uno de los grandes placeres cubanos, o distracciones, es la reunión. La reunión condiciona el acontecer insular, lo define y singulariza. Lo hablábamos el otro día con un amigo (de hecho, estábamos reunidos él, mi esposa y yo).  Reunirse para un cubano es casi tan importante como imponerse. ¿Qué cubano no se reúne? ¿A qué cubano no lo esteriliza, o enloquece, la soledad?

El fin no justifica los medios, pero la reunión en Cuba es un fin en sí misma. Tal vez por ello hemos avanzado tanto hacia atrás en los últimos dos siglos. No se hace, se delibera. No se construye, se discute. No se crea, se critica. Y vuelta a lo mismo.

En Cuba la reunión llegó para quedarse y constituye un símbolo nacional. Resulta imposible pensar el proyecto de nación sin evocar a un nutrido grupo de personas parloteando, gesticulando, vociferando. Lo más increíble es que en la inmensa mayoría de los casos los reunidos se toman religiosamente en serio su reunión. Así estén discutiendo de pelota, jugando dominó, planificando un guión humorístico o en el muro del malecón viendo la vida pasar, como en la reveladora foto que acompaña esta nota. Recrean un destino asumido: el de que su reunión desembocará en una nueva reunión.

El propio Fidel Castro pasó más tiempo reunido que practicando tiro en la etapa inmediatamente anterior a su triunfo de 1959 –adicionalmente, en la Sierra Maestra los famosos guerrilleros vivían reuniéndose más que limpiando sus fusiles o disparándolos–, y esta es una de las razones por las que, precisamente, la “revolución” resultante ha hundido la Isla en la más espantosa miseria. No triunfó la revolución, como suele decirse equivocadamente: Triunfó al fin –era inevitable culturalmente hablando– la reunión.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Las buenas empresas privadas nos benefician: El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Breves apuntes sobre la brevedad

José Hugo Fernández

1-Augusto Monterroso, artífice de la brevedad literaria, se encontró cierta vez con un presunto lector, quien le dijo que estaba leyendo una de sus obras, El dinosaurio, que es justo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Y si murmuro

Rafael Vilches

                  Si mis labios dicen libertad, mi corazón esponjado late, por esta isla que son mis ojos atravesados por el mar, por

0 comentario Leer más
  Philip Larkin

Tres tiempos

Philip Larkin

                  Esta calle vacía, este cielo gastado hasta lo insípido, este aire, un tanto indistinguible del otoño como un reflejo, constituyen el

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami