Neo Club Press Miami FL

El vértigo de la pulga (retrato de un trovador revolucionario)

 Lo último
  • A propósito de Pilgrim Souvenir   Este disco de AdriáNomada es un perfecto antídoto para una época tan necia como la presente, caracterizada por la búsqueda del rendimiento inmediato y las angustias cortoplacistas del voluble...
  • La piel de Michael Jackson   Ocurrió el 27 de enero de 1984. Michael Jackson filmaba un comercial para Pepsi Cola en el Shrine Auditorium de Los Ángeles cuando, durante la sexta toma del rodaje,...
  • La llave, el reguetón y la carroña   Hay una enorme disparidad numérica entre los que ahora reclaman enardecidos que le quiten las Llaves de Miami al dúo Gente de Zona y los que no dijeron nada...
  • Video: Nieto de Castro con Gente de Zona y los Yankees   El nieto y guardaespaldas del gobernante cubano Raúl Castro, Raúl Guillermo Rodríguez Castro, alias ‘El Cangrejo’, apareció este miércoles bailando reguetón con el grupo Gente de Zona, y portando...
  • Bebo Valdés, la música en el exilio   De Bebo Valdés, uno de los pianistas más importantes que ha dado Cuba, uno de sus grandes músicos de todos los tiempos, apenas si se habla en las calles...

El vértigo de la pulga (retrato de un trovador revolucionario)

El vértigo de la pulga (retrato de un trovador revolucionario)
Enero 13
13:38 2016

 

Nunca se atrevió a ir más allá, a llamar a las cosas por su nombre.  El “trovador revolucionario” enseñó a los jóvenes de mi generación que la poesía, incluso la buena poesía, puede ser cómplice activa del oportunismo y la muerte (horrible evidencia, y desastrosamente pedagógica).

Patria o muerte. Socialismo o muerte. La patria la partieron en dos, el socialismo resultó una estafa, un mero negocio para la cúpula gobernante, y tú le cantaste a la muerte con entusiasmo, trovador. “Y comprendió que la guerra / era la paz del futuro”. Comprendiste que la guerra a la diferencia garantizaría, en el futuro, la paz de los intolerantes, de los liberticidas que te convirtieron en “un servidor de pasado en copa nueva”.

Trovador, tú serviste –y lo verdaderamente terrible: todavía sirves– a un grupo de poder que ha secuestrado a Cuba, dividiéndola y mermándola. Que ha asesinado a decenas de miles de cubanos y separado a cientos de miles de familias. Un grupo de poder que puede, por supuesto, contar con el apoyo de un 30, o un 40, o un 60 por ciento incluso de la población residente en la Isla, pero que nunca conseguirá, en nombre de una cifra, de una ideología, de una simbología adulterada, amordazar al resto o apropiarse de las vidas y derechos de todos los cubanos. Por mucho que lo intente, por mucha guerra que haga, nunca tendrá esa paz.

Algún día el pobre país que has contribuido a hundir normalizará la relaciones consigo mismo, llamando por su nombre al más que dudoso período “revolucionario”. Se hablará del dinosaurio hoy agonizante en los libros de Historia –Fidel Castro Ruz– y su pandilla, se les señalará con repugnancia y tal vez, con un poco de mala suerte para ti, en esos libros figurará el unicornio rojo –la pulga revolucionaria– como uno de sus más repulsivos cortesanos. La pulga parásita del dinosaurio. ¡Qué ignominia inclasificable, qué vértigo!

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Ignacio Pérez

El viaje de Silvia (XIV)

Jorge Ignacio Pérez

Jose se enamoró de Silvia, como suele ocurrir en los casos en que una mujer le planta cara a un hombre. Plantarle cara, quiero decir en términos duros. No fue

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Pesadilla

José Hugo Fernández

I) Estaba preso. La celda era húmeda y oscura. Me dolían hasta las ideas por tantos porrazos y patadas. Supongo que entre sueños, vino un caimán sin dientes a susurrarme

0 comentario Leer más
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami