Neo Club Press Miami FL

El viaje de Silvia (I)

El viaje de Silvia (I)

El viaje de Silvia (I)
Julio 20
12:50 2014

Pocos días antes de que comenzaran las Fiestas de Gracia, Silvia tomó un avión nocturno con destino a Copenhague. Se marchaba con los nervios a flor de piel y con la ilusión de que, algún día, la vida la ayudara a establecerse aquí durante un tiempo, sin forzar nada, porque no es mujer de caprichos aunque a veces parezca una niña.

Caía una tormenta de verano en el asfalto del aeropuerto del Prat. Cielo negro y lluvia intensa por los cuatro puntos cardinales. El avión de Transavia estaba colocado en la puerta de embarque esperando a que dieran la orden de salida desde la torre de control. Silvia había comprado turrones españoles –duros y blandos, los dos tipos fundamentales- para regalar a sus amigos en Malmö, la cuidad donde vive hace más de diez años. Sentada en una sala de espera semi desierta –no, no estaba desnuda-, sus pensamientos se iban hacia el barrio de Gracia, aquel rincón de Barcelona donde se tomó un café observando a la gente y donde le hubiera gustado alquilar un apartamento. Fue Gracia el sitio más revolucionario, por así decirlo. Los bares de la Plaza del Sol, abiertos de par en par desde que amanece y hasta las tres de la madrugada, se le cruzaban en el pensamiento porque precisamente allí dejó sus miradas más profundas, en el ambiente pueblerino y a la vez moderno de ese lugar.

el viaje de silvia 1Es cierto que Gracia tiene su gracia. La principal, haber sido absorbido como barrio por la gran Barcelona, por la gran ciudad, y permanecer con sus fiestas particulares en agosto brindando el mayor espacio de concentración de jóvenes en estas fechas. Es una acción recíproca: dar y recibir con las puertas abiertas. Sus calles adornadas, listas para el fallo de un jurado especialista en estética del reciclaje, soltaron riendas a la imaginación, pocos días después de que el avión de Silvia despegara en un impasse de la tormenta aquella. Miles de personas, fiesteros, bebedores, ligones, noctámbulos se reúnen entre las mesas que están en las travesías apretadas de Gracia. Hay orquestas mayores y menores en cuanto al formato. Son, a veces, callejuelas angostas las que mejor diseño tienen, las más movidas y las más populares. Hay que verlo todo, caminar hacia arriba y hacia abajo buscando un tema expuesto al aire libre.

Es arte efímero construido con botellas de plástico, cartón y acuarelas. Colgado de hilos finos como si estuviera colgado del cielo. Hay ruido, mucho ruido, como diría Joaquín Sabina en una canción. Gracia es un museo que atrae a cientos de turistas con ganas de estirar la noche al máximo. Han puesto urinarios portátiles muy cercanos a las cantinas donde está recostado el beodo más trivial, el contentillo que piensa que esa es la última noche de su vida y al día siguiente piensa igual.

Pero hay gente que vive en Gracia y en verano se marcha. Están hastiados de tanta algarabía, del olor a cerveza que transpira la multitud y, en fin, de la juerga interminable de esas calles durante una semana. Tal vez Silvia no conozca este pequeño detalle del barrio que más le gustó. Tal vez Silvia, si viviera aquí, aprovechara estas fechas para visitar amigos en Malmö, llevarles turrones de almendra y botellas de horchata escondidas en la maleta que acaba de facturar.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Jorge Ignacio Pérez

Jorge Ignacio Pérez

Jorge Ignacio Pérez, periodista, escritor y fotógrafo radicado en Barcelona durante once años, vive actualmente en el sur de la Florida. Reportero y cronista, graduado de la Facultad de Periodismo de La Habana, trabajó durante una década como columnista de teatro en Cuba. Desde febrero de 2007 es el autor de un blog personal llamado Segunda Naturaleza (www.queridobob.blogspot.com), que se ocupa principalmente de asuntos políticos y culturales de España, Miami y Cuba. Trabaja actualmente como editor del portal Cubanet

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Ignacio Pérez

El viaje de Silvia (XIV)

Jorge Ignacio Pérez

Jose se enamoró de Silvia, como suele ocurrir en los casos en que una mujer le planta cara a un hombre. Plantarle cara, quiero decir en términos duros. No fue

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Pesadilla

José Hugo Fernández

I) Estaba preso. La celda era húmeda y oscura. Me dolían hasta las ideas por tantos porrazos y patadas. Supongo que entre sueños, vino un caimán sin dientes a susurrarme

0 comentario Leer más
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami