Neo Club Press Miami FL

El viaje de Silvia (XII)

 Lo último
  • Un loco sí puede (fragmento)                                                             25 Así es, así ha sido, mi psiquiatrico plástico, como tanto le he repetido, esta vida de loco tan dura que he llevado me fue tirando cada vez...
  • Un Lilo que cuenta   Ya en la década del ochenta, andaba Lilo Vilaplana con sus historias a cuestas y los personajes que le gustaría interpretar. Buscaba con desesperación la manera de enunciarlas, le...
  • Fidel Castro y el chaleco de Sisborne   La ausencia de héroes establecidos, del mismo concepto de heroicidad como referente cultural, generó desde muy temprano en Thamacun lo que se conocería después como el fenómeno de “El...
  • Donde crece el vacío (IV)   Y aunque el pasado es un cuchillo que abre lentamente la memoria una ola cayó sobre mí, y me hizo sonreír sobre el muro del Malecón, volviendo a ser...
  • Carmen Alea Paz y el ojo inverosímil   Siempre me ha interesado lo que escriben las mujeres, tan vitales como capaces de ser la creación misma; y me refiero a tener la vitalidad de la buena literatura....

El viaje de Silvia (XII)

foto de Jorge Ignacio Pérez

El viaje de Silvia (XII)
Agosto 03
16:15 2015

Una tarde, caminando por el viejo barrio de La Ribera, simulé que salíamos de Barcelona o que nos marchábamos definitivamente. Fue una puesta en escena a la que Silvia asistió sin darse cuenta, porque su objetivo era seguirme a todas partes con la confianza que depositó en mí.

Habíamos visto a una amiga de la universidad –exactamente una muchacha del curso de Silvia- en la Barceloneta, y con ella habíamos tomado lo de siempre para refrescar: Horchata y coca cola.

También se había cumplido un objetivo de la agenda de mi querida huésped. Desde los primeros días, me habló del Hospital del Mar. A mí me llamó la atención que alguien quisiera venir a Barcelona para, entre otros lugares, visitar el Hospital del Mar. No tiene nada de especial, arquitectónicamente hablando, a diferencia del Hospital de Sant Pau que sí está en la ruta del Modernismo. Pero está claro que cada uno tiene sus motivos. El caso es que Silvia tenía un motivo fetichista. Quería situarse físicamente en el mimo lugar donde Pedro Almodóvar emplazó su cámara para realizar una escena, para ella importantísima, de Todo sobre mi madre, aquella película de suspense rodada en Barcelona mucho antes de que Woody Allen nos hiciera el honor. Así que entramos al Hospital del Mar y subimos a la primera planta. Nos situamos en los cristales panorámicos de la sala de espera haciendo silencio. Mientras Silvia recordaba la escena que tanto la marcó, yo miraba a la gente cómo jugaba en la arena y tomaba el sol en topless. Casi se podían tocar los bañistas. Era verdaderamente contrastante el recogimiento que deja el interior de un hospital con respecto a un cuadro perfecto de playa.

¡Tantos años cerca de esa imagen tan poco usual y nunca la había buscado! Ni siquiera la había pensado. Tenía que venir Silvia para llevarme a lugares nuevos. Es así de grande el concepto del espacio, porque lo que sí está comprobado es que dentro de una ciudad hay muchas ciudades. También Silvia quiso que fuéramos a la Plaza del Duque de Medinaceli, recordando otra escena de Almodóvar. Allí nos sentamos un rato. Silvia comprobó lo deteriorado que está el entorno de la Plaza al estar clausurados muchos de los edificios antiguos de alrededor y lamentó una ruptura, la de la imagen que se había hecho antes de estar ahí. Aun así, apreció la fuente. Se quedó un rato jugando con el agua que sale de los tritones. Yo recordé ese mismo lugar, que está en la parte baja del Barrio Gótico, a través de un trámite que tuve que realizar un día ya lejano. Allí está el Registro Civil de Barcelona, uno de los zumos de la burocracia que nada tiene que ver con la arquitectura.

La Estación de Francia hace mucho tiempo dejó de ser la más importante de Barcelona, aunque todavía funciona a media máquina para no caer en el olvido. Se construyó para la segunda Exposición Universal celebrada en 1929 y, como muchas obras de esa época, su estilo modernista de apoya fundamentalmente en el hierro. Está considerada una de las más bellas estaciones de España (Jorge Ignacio Pérez)

La Estación de Francia hace mucho tiempo dejó de ser la más importante de Barcelona, aunque todavía funciona a media máquina para no caer en el olvido. Se construyó para la segunda Exposición Universal celebrada en 1929 y, como muchas obras de esa época, su estilo modernista de apoya fundamentalmente en el hierro. Está considerada una de las más bellas estaciones de España (Jorge Ignacio Pérez)

El viaje que yo había simulado, la salida hacia ningún lugar dejando atrás momentos de esperanzas y otros de decepciones, tenía su puerta en una estación cercana. A nadie que no la conozca se le puede ocurrir que pueda haber en esa zona una estación de trenes sin soterrar. Por el centro de la ciudad ya no pasan trenes visibles porque los han enterrado todos, con el propósito de descongestionar el tráfico que, aun así, sigue congestionado. Pero esta estación de la que hablo no podía desaparecer. Es grandísima en todos los sentidos. Se le llama todavía Estación de Francia recordando que antiguamente salían de allí los trenes hacia el país vecino. La han dejado con algunas rutas regulares hacia el interior de la provincia pero, al instante de salir de ella, los trenes se sumergen en el subsuelo. Me encantan esas puestas en escena que se adaptan a los nuevos tiempos respetando el pasado. Siempre he dicho –y lo mantengo- que la prosperidad que tuvo o tiene una ciudad está planteada objetivamente en la arquitectura, siempre que las obras valiosas no se destruyan, por supuesto. En los breves minutos que estuvimos en el interior de la Estación de Francia, Silvia disfrutó de un reposo mientras yo pensaba que salía definitivamente. Como en realidad sucedió cuando, en tren, dejé Barcelona por Gijón. Aunque es obvio que volví.

————————–

Los viajes de Silvia

Compartir

Sobre el autor

Jorge Ignacio Pérez

Jorge Ignacio Pérez

Jorge Ignacio Pérez, periodista, escritor y fotógrafo radicado en Barcelona durante once años, vive actualmente en el sur de la Florida. Reportero y cronista, graduado de la Facultad de Periodismo de La Habana, trabajó durante una década como columnista de teatro en Cuba. Desde febrero de 2007 es el autor de un blog personal llamado Segunda Naturaleza (www.queridobob.blogspot.com), que se ocupa principalmente de asuntos políticos y culturales de España, Miami y Cuba. Trabaja actualmente como editor del portal Cubanet

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Félix Luis Viera

Un loco sí puede (fragmento)

Félix Luis Viera

                                                            25 Así es, así ha sido, mi psiquiatrico plástico, como tanto le he repetido, esta vida de loco tan dura que he llevado me fue tirando cada vez

1 comentario Leer más
  María Eugenia Caseiro

El presentador

María Eugenia Caseiro

A mi hermana Karin Aldrey, que acostumbra dirigirse al Mundo –Señoras y señores… –dice el hombre y se interrumpe. Lleva prendida en el guargüero la grotesca sequedad que intenta resolver

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

¿Será eterno el adiós de Labrador Ruiz?

José Hugo Fernández

Muerto en Miami, en 1991, a los 89 años de edad, el escritor Enrique Labrador Ruiz es distinguible aún hoy entre lo más avanzado de la moderna narrativa cubana. Sin

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami