Neo Club Press Miami FL

El viaje de Silvia (XIII)

 Lo último
  • El viaje de Silvia (XIV) Jose se enamoró de Silvia, como suele ocurrir en los casos en que una mujer le planta cara a un hombre. Plantarle cara, quiero decir en términos duros. No fue...
  • Pesadilla I) Estaba preso. La celda era húmeda y oscura. Me dolían hasta las ideas por tantos porrazos y patadas. Supongo que entre sueños, vino un caimán sin dientes a susurrarme...
  • Un loco sí puede (fragmento)                                                             25 Así es, así ha sido, mi psiquiatrico plástico, como tanto le he repetido, esta vida de loco tan dura que he llevado me fue tirando cada vez...
  • Un Lilo que cuenta   Ya en la década del ochenta, andaba Lilo Vilaplana con sus historias a cuestas y los personajes que le gustaría interpretar. Buscaba con desesperación la manera de enunciarlas, le...
  • Fidel Castro y el chaleco de Sisborne   La ausencia de héroes establecidos, del mismo concepto de heroicidad como referente cultural, generó desde muy temprano en Thamacun lo que se conocería después como el fenómeno de “El...

El viaje de Silvia (XIII)

Mercat de La Boquería (foto del autor)

El viaje de Silvia (XIII)
Marzo 01
06:14 2016

 

Silvia, como ella misma dice a cada rato, se ha asuecado bastante. Es natural que así sea porque de lo contrario estaría enajenada de una realidad que es la suya la mayor parte del tiempo. Nos trajo de regalo un precioso libro con paisajes y rutas de Suecia y, adjunto, un manual de cocina para elaborar platos típicos de su nuevo país, el que comparte sentimentalmente con Cuba, porque, aun lejos del contexto del Caribe, su alma sigue siendo una isla, con todo lo que conlleva aceptar la maldita circunstancia de tener el agua por todas partes.

Sin embargo, he podido comprobar –por ella y por mí también– que las dualidades bien llevadas enriquecen en lugar de entorpecer. Pero hemos de reconocer que llegar al punto en el que está Silvia lleva tiempo. Sentirse cómoda caminando por la calle, comunicarse sin dificultades y ser una más, que es en definitiva de lo que se trata, supone un proceso largo de adaptación y de constantes diálogos con uno mismo para no claudicar en el empeño. Hubiera sido más fácil, más cómodo, quedarse allá arrastrando la única vida posible –la vida de la doble moral– en un sistema totalitario en el que la gran mayoría de la gente está cortada con la misma tijera, en el sentido de la uniformidad implantada por el Estado. Darse cuenta, primero, dejar atrás ese sistema, segundo, y, tercero, adaptarse a una nueva vida sin renunciar a los buenos recuerdos de la anterior, todo esto es un proceso intelectual parecido a caminar sobre el filo de una navaja. Solo los años determinan el “aprobado” y dan permiso para los viajes de reconocimiento.

Silvia y María hicieron buenas migas. Regalarle un libro de cocina a mi mujer es entrar automáticamente en el umbral de su alma. María aprecia la gastronomía pues comprende que por ahí se llega al centro de los pueblos y se puede imaginar cómo es su gente. Hay muchos platos de la cocina sueca que se pueden preparar aquí. Por suerte, vivimos en una ciudad donde se consigue de todo sin problemas. Solamente pasarle la vista al Mercat de La Boquería, el más grande y más bien surtido de Barcelona, es una experiencia única que Silvia no se perdió. Nos llevó una media hora apurada entrar en ese submundo que está esperando a la gente a un lado de Las Ramblas. Muchos turistas pasan por ahí a mirar; seguramente por eso las dependientas de las paradas de pescados –los fruteros no, sin embargo– están de mal humor. Hay más mirones que compradores y los tiempos que corren no son muy halagüeños para el comercio.

En La Boquería encontramos nuestras frutas tropicales de toda la vida, traídas de países africanos o incluso latinoamericanos, viajes largos que terminan en un puesto perfectamente armónico, lleno de color y gracia. No sé qué pasará si se alarga la crisis económica que afecta a todos los sectores, pero a mí me dolería que desaparecieran los productos típicos de la tierra de casi todas las latitudes del mundo. Digo casi para no pecar de absoluto.

Todos los viajes de Silvia

Nosotros habíamos hablado en esos días de unas vainas verdes que en Cuba se conocen como quimbombó, se cocinan en salsa y acompañan generalmente a la carne. Yo no me acordaba de esto, pero fue Silvia la que me llevó imaginariamente frente a un plato de quimbombó compuesto que hace Belén, una madre santiaguera que todavía por suerte tengo, aunque en la distancia.

Se trata de un plato africano que nos queda en el recetario nacional; raro, poco conocido, pero rico. Silvia y yo comprobamos que es una comida innegable porque encontramos en La Boquería la materia prima. Hoy en día, teniendo la base material, todo es posible gracias a internet. María encuentra ahí las recetas y hace realidad los sabores perdidos.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Jorge Ignacio Pérez

Jorge Ignacio Pérez

Jorge Ignacio Pérez, periodista, escritor y fotógrafo radicado en Barcelona durante once años, vive actualmente en el sur de la Florida. Reportero y cronista, graduado de la Facultad de Periodismo de La Habana, trabajó durante una década como columnista de teatro en Cuba. Desde febrero de 2007 es el autor de un blog personal llamado Segunda Naturaleza (www.queridobob.blogspot.com), que se ocupa principalmente de asuntos políticos y culturales de España, Miami y Cuba. Trabaja actualmente como editor del portal Cubanet

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

¿Qué harán las FARC en Colombia? El análisis de Carlos Alberto Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Ignacio Pérez

El viaje de Silvia (XIV)

Jorge Ignacio Pérez

Jose se enamoró de Silvia, como suele ocurrir en los casos en que una mujer le planta cara a un hombre. Plantarle cara, quiero decir en términos duros. No fue

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Pesadilla

José Hugo Fernández

I) Estaba preso. La celda era húmeda y oscura. Me dolían hasta las ideas por tantos porrazos y patadas. Supongo que entre sueños, vino un caimán sin dientes a susurrarme

0 comentario Leer más
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami