Neo Club Press Miami FL

El viaje de Silvia (XIV)

El viaje de Silvia (XIV)

'Como Marilyn Monroe, pero sin alzar el vestido'. Foto del autor

El viaje de Silvia (XIV)
Julio 16
03:25 2017

Jose se enamoró de Silvia, como suele ocurrir en los casos en que una mujer le planta cara a un hombre. Plantarle cara, quiero decir en términos duros. No fue exactamente así, sino que cuando Jose le puso gesto de aburrimiento diciéndole que en Suecia la gente suele ser distante y fría, ella respondió en el acto, mirándole a los ojos:

-¡Pero yo no!

Y sé muy bien que esos emplazamientos suelen desconcertarnos y terminamos a sus pies. En primer lugar, muy poca gente mira a los ojos hoy en día. Este acto de relación se ha convertido en un detalle, cuando debería ser un vehículo idóneo de comunicación. Luego, la sonrisa dibujada suavemente indica que el impulso viene de adentro y no de la parte periférica o superficial del cuerpo. Y una tercera apreciación que tengo –tal vez Jose no- es que a las mujeres miopes les es difícil esconder su sensualidad porque ya las gafas mismas les hacen perder el pudor.

A todo esto hay que sumar que Silvia tiene una apariencia asiática, solo de rostro, porque de cuerpo es envueltica en carnes. (Ahora lo es: cuando estábamos en la universidad, lo ha dicho ella misma en sus memorias, era sumamente delgada). Cuando habla, se juntan otros parámetros para los que supuestamente Jose no estaba preparado. Esos cubanismos que utiliza para matizar su mundo sueco son bastante atractivos. Así que el dueño del local nunca dejó de ser anfitrión mientras conversábamos, ya casi al irnos, con una barra y sus banquetas atravesada en el camino. Primero me preguntó con sensatez si yo seguía con mi mujer y luego atacó a Silvia directamente al corazón.

Jose también sabe reírse para caer bien. Es alto y mulato, con acento portugués, obviamente. Lo primero que consiguió fue que Silvia tomara un ron especial en lugar de una cerveza, dejándonos la botella sobre la mesa como había dicho en otro capítulo. Después comenzó a trabajar una posible salida para encontrarse a solas con ella, y para esto se lanzó creo yo que demasiado, teniendo en cuenta que las mujeres cubanas aceptan sin muchas contemplaciones porque adoran compartir momentos con desconocidos:

-Te invito a cenar una noche-le propuso delante de mí, ya que estábamos en comunicación abierta y Silvia se había tomado el ron a secas; o sea, sin hielo.

Todos los viajes de Silvia

Eso es bastante inusual aquí. Creo que a él le excitó esa situación, muy por el contrario de lo que suele suceder cuando una mujer no cambia por nada del mundo su gintonic o su vaso de cerveza. Y encima que demuestre no tener prisa. Jose nos demoró a pesar de que María estaba esperándonos en casa. Recuerdo que estuvimos el mismo tiempo en la barra tratando de pagar, el mismo tiempo que el que estuvimos en la mesa de afuera. Como es de suponer con tipos elegantes que son los dueños del negocio, nos invitó a una segunda copa y esa nos la tomamos delante suyo sin hablar de fútbol ni nada por el estilo.

Los días siguientes, Silvia estuvo pensando en la proposición de Jose. Le hubiera gustado vestirse para la ocasión y aparecer en el bar sin aviso.

-Hola. Vengo para la cena que me prometiste -le diría al mulato a quemarropa.

Hubiera sido buenísimo, pero Silvia no estaba para aventuras superficiales, por mucho que Barcelona le transmitía buenas vibraciones y el calor, quiera ella o no, suaviza las decisiones del cuerpo y de la mente en lugar de contraerlas.

Una noche la dejamos sola porque mi mujer y yo teníamos un compromiso familiar. La dejamos localizada en casa con uno de nuestros móviles a mano. Yo estaba seguro de que Silvia iría al centro para descubrir las luces de la ciudad que poco había visto y, de paso, casualmente, llegaría por el bar de Jose. Pero de regreso de nuestra cita familiar, tarde en la noche, la encontramos en la terraza mirando las estrellas. Había ido al centro pero no quiso pasar a ver al mulato. Se reprimió el deseo porque estaba segura de que volvería a Barcelona alguna otra vez y la vida la llevaría de nuevo por el bar. O no.

No tenía prisa.

Encima de la mesa, había una botellita de plástico de medio litro entre las cosas que iba a guardar en su equipaje. Porque Silvia se marchaba pronto. Había pasado por la Fuente de Canaletas –que no es una fuente sino un bebedero que está en Las Ramblas- y no solo había tomado agua para garantizar un retorno, según marca la tradición; también había rellenado la botella para llevársela a Malmö.

Agua de Barcelona.

Este lugar ha dejado de ser abstracto en su mente para convertirse en un surtidor concreto de energías e imágenes. Jose, estoy convencido, viajaba en la botella como un suvenir.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Jorge Ignacio Pérez

Jorge Ignacio Pérez

Jorge Ignacio Pérez, periodista, escritor y fotógrafo radicado en Barcelona durante once años, vive actualmente en el sur de la Florida. Reportero y cronista, graduado de la Facultad de Periodismo de La Habana, trabajó durante una década como columnista de teatro en Cuba. Desde febrero de 2007 es el autor de un blog personal llamado Segunda Naturaleza (www.queridobob.blogspot.com), que se ocupa principalmente de asuntos políticos y culturales de España, Miami y Cuba. Trabaja actualmente como editor del portal Cubanet

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

En Venezuela el desenlace pasa por los cuarteles: El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Olivera Castillo

Necesidad del fuego

Jorge Olivera Castillo

                  Si sigues ocultando el fuego vendrá el invierno a hospedarse en cada rincón de mi cuerpo. No dejes que mis huesos

0 comentario Leer más
  Alcides Herrera

Una espina dorada

Alcides Herrera

                  Desde la vida rota, caigo en miles de charcos, casi todos hechos de aire y del recuerdo de que alguna vez

0 comentario Leer más
  Jorge Ignacio Pérez

El viaje de Silvia (XV y final)

Jorge Ignacio Pérez

La tarde/noche en que se fue, cayó un aguacero cerrado y largo, como los aguaceros tropicales pero sin olor salvaje. La llevamos en el coche hasta el aeropuerto y juntos,

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami