Neo Club Press Miami FL

El vuelo de la Izquierda

 Lo último
  • La historia de Maurín A veces hay que huir del fragor de las batallas mediáticas. Hace medio siglo yo quería escribir en la prensa internacional. Era el famoso mayo de 1968. Quería participar en...
  • Navidades a la Vista   La Navidad, probablemente la celebración más importante del Occidente civilizado, conmemora el nacimiento de Jesucristo, hijo de Dios, en Belén. Tiene lugar el 25 de diciembre de cada año...
  • La verdad que nos niegan Uno de los acuerdos fundamentales de Carlos Manuel de Céspedes e Ignacio Agramonte, secundado por todos los patriotas cubanos reunidos en la Asamblea de Guaimaro y el más ocultado por...
  • Historia del Thanksgiving o Día de Acción de Gracias   Thanksgiving o Día de Acción de Gracias. Día en que los pavos huyen hacia las generosas cocinas cubanas, y latinoamericanas. Cocinas de estreno en las que estas imponentes aves...
  • El laicismo es imprescindible para la ciencia En su ensayo Why religion is not going away and science will not destroy it, publicado en la revista digital Aeon, el académico australiano Peter Harrison trata de convencernos de...

El vuelo de la Izquierda

El vuelo de la Izquierda
mayo 05
23:17 2016

 

¿Nueva izquierda? No la del libertario Wright Mills. Léase izquierda postmoderna del siglo XXI, del postcomunismo y el globalismo, muy chic, sin la hoz y el martillo, cambia casaca, a veces izquierda de derechas, o arrebatada ultraizquierda traumada y nostálgica. Una izquierda que, tras la caída del muro de Berlín, perdió el puesto de mando, pero no su peso y su platea.

Al izquierdista se le llama “progre” (progresista), y en Estados Unidos son los “liberales”, en su mayoría afiliados al partido demócrata. El filósofo Noam Chomsky es su gurú ilustrado. Pero un teólogo de la liberación, que no mata ni una mosca, puede autocalificarse de izquierda (el cura Frei Betto, un enamorado de Fidel Castro). Se dan casos curiosos: Einstein abogaba por el socialismo, a lo sionista. Tenemos a Obama, presidente del llamado “imperio norteamericano”, con un curriculum de izquierda, en este momento criticado por los dos bandos, liberales de categoría como David Rieff, y por Thomas Sowell, reconocido economista afroamericano de derecha. Un caso siquiátrico es el Hollywood “políticamente correcto”, con sus millonarios adictos a los dictadores: Sean Penn, Danny Glover, Michael Moore. ¿Analfabetismo político, narcisismo, reality show, negocio? Ya todo vale.

La amalgama heterogénea, pero consanguínea, de antiglobalistas, anarquistas, “indignados contra Wall Street”, neocomunistas, libertarios, ambientalistas y socialistas del siglo XXI (chavistas) es con frecuencia identificada con el ala radical de la izquierda, pero no es del todo cierto, no existe una Izquierda estandarizada anticapitalista y pro-totalitaria, hay matices como en todo, hay izquierdistas demócratas, como Bobbio. Filosóficamente y de facto un alto cúmulo de militantes sí son fans antisistema y contraculturales: todos comparten ideales sectarios y nihilistas, anticapitalistas, antifascistas, chovinistas, socialistas, maoístas y comunistas.

La izquierda como tal se considera la depositaria innata del bien social y de la salvación de los pobres, heraldo de lo nuevo (“Nouveau régime”, como acuñaron los revolucionarios franceses de 1789) y de los cambios positivos hacia la modernidad, es la contra derecha. En este sentido, la derecha equivale a la opción conservadora, retardo, “ancien régime”, obsolescencia, desigualdad, la fuente del mal, de la explotación del hombre por el hombre. Eso suena romántico, hasta que la historia defraudó a la teoría. Saint-Simon, Owens, Proudhon, Bakunin, Hegel, y los sueños de Marx y Engels (le llamaron comunismo científico) desembocaron en la ingeniería social marxista-leninista y el nacionalsocialismo fascista (Mussolini y Hitler), el mundo fue un campo de batalla, de odios irracionales y sofismas. Sigue siéndolo, pero con nuevos desafíos y métodos. La izquierda política actual es más consciente de que no es la única palanca de los cambios históricos, por tanto, han pasado a la fase de camaleón postmoderno, con nuevas tácticas, entremezclándose en el mainstream con las grandes élites políticas.

La “utopía desarmada”: no se lo crea.

Tampoco la Izquierda es un “fósil de pensamiento” ni una “utopía desarmada”, debido al naufragio soviético, como se ha dicho. Los martillazos del 1989 no fueron en su cabeza, sino en la Guerra Fría. Mucho antes, el abrazo de Mao y Nixon había iniciado una nueva era de convergencia y “praxis” que significó un canto de cisne del viejo orden, pero no el fin de los contrarios que desde el caso Dreyfus, con Zola, dominaron la escena ideológica, izquierda versus derecha, eurocomunismo versus comunismo ortodoxo. Las antípodas, los periecos, siempre van a existir; idealismos y antítesis; pregunten a Zenón, a Kant y Hegel, a Martí y Spencer, a Marx, al fantasma de la revolución francesa, a Sartre (estalinista) y Camus (antiestalinista), a Revel (centrista), a Ortega y Gasset (liberal social), al revisionista Bernstein, a los cementerios de la guerra y las ilusiones.

Claro que no es lo mismo un jacobino que un revolucionario de estos tiempos. Algo ha cambiado en el arte de la dominación y el disfraz. La tentación de las ideas en Occidente pasa por el libre mercado, los paraísos fiscales, los derechos humanos, y por el filtro de la democracia, por los requerimientos del victorioso Nuevo Orden. ¿Qué es eso? Que manda el capitalismo tecnocrático global, la ideología del patrón y el “mundo feliz” hedonista (cirenaicos, epicúreos y los espectros liberales) en lugar de la utopía guerrillera y las máculas sistémicas totalitarias (fascismo, nazismo y comunismo). Sería una locura resucitar el programa de Gotha y al Che Guevara (violencia), cuando es más atractivo disfrutar del nuevo ethos: el utilitarismo y el consumo, el seguro de desempleo, la “sociedad abierta” de George Soros, ser académico bien pagado, la civilización del espectáculo, la crematística de la imagen y el juego del poder, basado en el arte de ganar la votación de los televidentes ilusos.

Opciones: izquierda Light, tercera vía y caballo de Troya

Las nuevas reglas proscriben los excesos. En gran parte de la Unión Europea nadie querría demoler el llamado “capitalismo popular” o “del bienestar”, por ejemplo el modelo socialista sueco. En muchos países europeos gobierna la izquierda, pero, ¿qué izquierda? Una socialdemocracia funcional antidogmática que ve normal la alternancia de poder y la coexistencia de clases. La poderosa Alemania es centrista, con inclinación a la derecha debido a la crisis de la emigración musulmana. En Inglaterra se dio el caso de Tony Blair, laborista de izquierda, que gobernó con patrones de derecha. Europa es sin duda el reinado de la izquierda light, cualitativa, benefactora, neutral, no hostil al capitalismo (euroizquierda de terciopelo). Casos aparte son Italia, España, Grecia, Portugal, con sus izquierdas atrofiadas y demagogas. En los expaíses el bloque soviético, especialmente Polonia, Hungría y la República Checa el capitalismo se ve con buenos ojos. Rusia prefiere a Putin que a Alexander Solzhenitsyn. América Latina mantiene los anacronismos de la mentalidad anticapitalista clásica, plagada de castrismo, neomaoísmo y politiquería y, excepto Chile, repele el liberalismo que encarnan Vargas Llosa y Carlos Alberto Montaner, seguidores de Hayek, Friedman y Popper.

En España, la izquierda como la derecha respetan la alternancia de poder, pero, ¿qué pasa cuando el mal gobierno y la corrupción deprimen la economía y golpean al ciudadano? Surgen los promotores de milagros. Actualmente una tercera vía, de pretensiones socialistas radicales y propensión separatista, entró al juego. Enarbola soluciones visionarias comparables al despatarrado chavismo venezolano. En un contexto político tan complejo como el español, la discordancia sería anómala si la ambición de poder y el populismo ultra reformista (con dosis marxista) echara por tierra el consenso pluripartidista. ¿Qué significa esto? Que en política sigue vigente el manejo de cualquier mensaje ideológico en la búsqueda del poder.

Pablo Iglesias, líder de Podemos

Pablo Iglesias, líder de Podemos

No obstante, es inimaginable que los españoles se dejen implantar el chavismo catalán (caballo de Troya). Aquí llama la atención que dos izquierdas se enfrentan, una tradicionalista decadente (Zapatero) y otra radical, símbolo oportunista de la innovación progre: Pablo Iglesias contra la política rancia. Por ahora la derecha gobierna, el Partido Popular (PP), y parece claro que ninguna persona razonable quiere la vuelta al franquismo, ni la confrontación, menos desmembrar a España. El partido socialista español (PSOE), que le ha sacado sus buenas lascas a la democracia, sería el primero en bloquear las aspiraciones de un falso redentor futurista, estilo tercer mundo. Hay que añadir que aunque gobierne la derecha, no significa que España sea un país democrático de derecha. Pareciera que es una democracia abierta y estatista, pero lo cierto es que el socialismo, esté o no en el poder, controla las riendas de una monstruosa burocracia, así como la cultura, la educación y los medios de comunicación masivos (el llamado “cuarto poder”, la prensa y la TV), a la vez que intenta controlar el “quinto poder”, Internet.

Decadencia en el bastión de las luces

En muchos países europeos, principalmente en Francia, actualmente gobernada por el socialista Francois Hollande, la izquierda es una fuerza política imponente. Desde la revolución francesa proyectó una identidad intelectual, republicana y antiburguesa, entronizada hasta los huesos en la sociedad francesa. La cultura francesa, irradiada desde el siglo de las luces, izquierdisada en la Bastilla y grandiosamente representada: Diderot, Voltaire, Rousseau, Descartes, Tocqueville, culmina en plena Guerra Fría con la promoción de una élite especialista, la “divine gauche”, antifascista, existencialista y marxista, que generó el paradigma del “intelectual comprometido”: Sartre, Camus, Simone de Beauvoir, Picasso, Paul Eluard, Althusser, Jacques Lacan, Marcuse, Foucault, muchos otros.

Los acontecimientos del Mayo francés (1968) y la era del presidente izquierdista Miterrand (1981-1995) expandió su mística e influencia, paralelo al revisionismo y a una implosión de desilusiones y deserciones, como la de Camus y Furet; surgieron nuevas voces, la “nueva filosofía” con Marx ausente o criticado (Bernard-Henry Lévy, Andre Glucksman, Alain Finkielkraut, Onfray). Los procesos estalinistas y el fin de la URSS cuestionaron el izquierdismo, al igual que hoy se le descalifica por su silencio en el tema de las agresiones islámicas. El desencanto y las deserciones en varios países fueron un escándalo desmoralizador (Se les fue Orwell, Unamuno, Koestler, Ignazio Silone, Costa Gavras, André Gide, David Mamet, Mario Vargas Llosa, Octavio Paz, Semprún, Ravines, León Blum, Hitchens, Amis, E. P. Thompson, Gorvachov, etc.).

También la intelectualidad francesa de derecha (digamos mejor, pensamiento alternativo y pragmático) tiene sus vacas sagradas: Raymond Aron, Jean-Francois Revel, Francois Mauriac, André Malraux, Simone Weil, Alain Touraine.

Un caso conflictivo en la izquierda es el intelectual Régis Debray. Este exguerrillero de las filas del Che es ahora un opositor del sistema cultural francés regido por el “poder oculto” de la izquierda política, además de pronosticar “el fin de los intelectuales”, por estar más preocupados en figurar (venta de imagen, y regalías) que en pensar.

Italia, la meca del marxismo a lo Gramsci

Precisamente Debray, en su libro El poder intelectual en Francia, editado en 1979, revela la maquinaria que rige los interiores de la cultura francesa, el “poder oculto” de la izquierda, desde la imprenta a la acción mediática y política, el control educativo, de las universidades y la infiltración en el aparato estatal y los sindicatos. Esta preponderancia en cotos de influencia de la sociedad civil mantiene viva su solvencia ideológica, contra viento y marea.

El marxismo, por estos canales, también respira en las universidades y centros de la inteligencia (think tank) de los Estados Unidos, influyendo de manera sistemática y corrosiva en las bases del establishment. En la actualidad un socialista, el senador Bernie Sanders, ¡de 74 años!, precandidato demócrata para las próximas elecciones presidenciales, es todo un ídolo de la juventud norteamericana. En este país, el socialismo libertario y la nueva izquierda de Wright Mills no son del todo concordantes con el marxismo original, pero manejan muy bien esa tenaza sarcástica de lo políticamente correcto, que tanto recuerda la represión verbal comunista.

Italia es la mejor prueba del triunfo del socialismo evolutivo, mediático, viral, de sutil escalada en los mandos de gobierno, la mentalidad de las masas y la sociedad civil, gracias al influjo del filósofo Antonio Gramsci (1891-1937), uno de los fundadores del Partido Comunista Italiano, en 1921, llamado el “marxista de las superestructuras”. Sin descartar la propuesta marxista-leninista de la toma del poder a la fuerza, la opción revolución de Octubre, Gramsci plantea la importancia de la “hegemonía” cultural y del dominio de las instituciones de la sociedad civil como fuente de poder. Este aporte presupone controlar las instituciones civiles, religiosas, el sistema educativo y los medios de comunicación, hasta conseguir el predominio de todo el sistema (la dirección intelectual y política de la sociedad, hiper politización de la cultura). No sé por qué el filósofo italiano Norberto Bobbio ve estos conceptos distantes de Marx, son más bien la continuación. El gramscismo, su versión autoritaria, es hoy un fenómeno en expansión dondequiera que la izquierda marxista impera como conciencia cultural y tribuna crítica. Es el momento de Gramsci, no de Marx (1). Este tipo de poder omnisciente, de virulenta parcialidad, te puede fusilar sin balas, si no eres “políticamente correcto”, como bien expone el escritor Armando de Armas en sendos escritos: “Del totalitarismo marxista al autoritarismo gramsciano” (2) y “La dictadura del fusilamiento virtual”(3).

Los escritores Carlos Carralero y Armando de Armas

Los escritores Carlos Carralero y Armando de Armas

Pero, ¿de dónde sale este recurso de pensamiento? Antes que Gramsci, desde la década de 1890, habían surgido variantes ideológicas, apartadas del marxismo puro, que ofrecían alcanzar el socialismo mediante la “evolución” pacífica y el activismo político, sin necesidad de la revolución violenta. Estas ideas, llamadas revisionistas y atacadas por el comunismo ortodoxo, se debieron a dos pensadores, el alemán Eduard Bernstein y el socialista internacionalista francés Jean Jaurés, fundador del periódico L’ Humanité, en 1904, el primero de ellos considerado el teórico de la moderna socialdemocracia europea. Estos reformistas y sus epٕígonos fueron sin duda una barrera a la expansión del totalitarismo intelectual. No sé hasta qué fueron nutrientes del virus Gramsci. Tampoco es atrevido decir que la Italia intelectual ha copiado los males de la izquierda francesa, la tesis eurocomunista de Enrico Berlinguer y el estilo del editor y conspirador Feltrinelli.

¿Cómo se manifiesta Gramsci en la sociedad italiana, qué pasa si profesas una ideología alternativa, no socialista? El escritor Carlos Carralero, radicado en ese país, habla de su su experiencia:

“Finalizada la segunda guerra mundial, al devenir Italia en república, se crearon a mi juicio dos poderes, uno horizontal y otro vertical. El menos visible, el horizontal, extendió sus raíces burocráticas en la base. El poder vertical por muchos años estuvo en manos de la Democracia Cristiana. Los comunistas también son una fuerza electoral considerable. El horizontal, aunque nominalmente con menos poder aparente, ha marcado la sociedad italiana: Ayuntamiento, Prefectura, sistema público de instrucción, correo, transporte público y otras instituciones, este es el territorio de la izquierda parasitaria, controlan con arrogancia la cultura, muchas parcelas de la sociedad civil, como si copiaran el pensamiento de Gramsci, revolución desde abajo, sociedad de funcionarios culturales y corrupción, comunismo vulgar… Este poder de las instituciones paralelas ha sido grande. Ha podido hacer y deshacer a su antojo… En Italia las cosas van peor porque no existe una pura socialdemocracia, ni tampoco una verdadera derecha; una derecha con pasión política. Igual que en muchas partes del mundo, industriales, banqueros, artistas de cine, que no renunciarían ni compartirían jamás su riqueza, se declaran de izquierda y arremeten contra quien se declare de derecha, una contradicción enorme, su lógica es de inquisición revolucionaria, autoritaria, se opusieron a la cultura alternativa propugnada por el movimiento Segundo Renacimiento creado por Verdiglione”. (Entrevista a Carlos Carralero, parcialmente publicada) (4).

El aterrizaje forzoso

El vuelo de la izquierda ha sido azaroso, pero revolucionario, utópico y perifrástico, larga y batalladora marcha para “tomar el cielo por asalto” y cambiar la historia. El vuelo del cambio prepotente, de Marat a Zola, de Marx a Lenin y Mao, pasando por la revolución bolchevique de 1917, la larga marcha de Yenán y la mística del poder proletario; el vuelo del pathos y el logos, sin Dios, sin lágrimas, razón y muerte, hasta “las moscas” de Sartre y las purgas de Stalin; cultura del compromiso, del poder eterno, de la guerra justificada; el vuelo con versos comunales, teorías obligatorias y falsos cantos de sirena, políticamente correctos. Ese vuelo hasta el culmen del giro inesperado, en la renovación del tiempo, en la Perestroika sorprendente y la caída del muro; vuelo con sus viajeros fieles, sus disidentes y antihéroes, con sus idealistas y tiranos, con su opio rojo promisorio y su entretenimiento ideológico exhausto. Un aterrizaje forzoso con la nave de los locos rota y sus tripulantes amotinados. El pensamiento viejo fulminado por la industria, la tecnología, la ciencia, la apoplejía teórica, la libertad, la despolarización, los errores de cálculo, las nuevas realidades y filosofías. Un aterrizaje en medio del nuevo espectáculo capitalista. Una parada, no el fin de la historia. No todo es pasado imperfecto. Hay una izquierda empática gobernante que convive con reyes: el capitalismo social nórdico, Suecia, Dinamarca, Noruega, Islandia, Finlandia, países del bienestar y la providencia, con los más altos índices mundiales de calidad de vida, transparencia y libertad; de Noruega se dice que es el único verdadero socialismo del siglo XXI. El zoon politikón no se detiene. La nueva izquierda se capitaliza como los comunistas chinos y por si acaso fuma la pipa de la paz. Todavía le quedan Gramsci y Maquiavelo.

Notas

Sobre el autor

Antonio Ramos Zúñiga

Antonio Ramos Zúñiga

Antonio Ramos Zúñiga es un periodista freelance, además de dedicarse a la arquitectura, la fotografía de viajes y la historia del arte. Actualmente investiga el patrimonio cultural de México, donde reside. Es miembro de la Asociación de Amigos de los Castillos de Puerto Rico y de la junta de editores de la revista Herencia, en Estados Unidos. Ha publicado en periódicos y revistas de varios países y recibido premios por sus trabajos. Es autor de "La ciudad de los castillos" (2006) y de las novelas "Cornatel, el secreto español" (2014) y "Bonos chinos. Todo se sabe en la vida" (2015).

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Carlos Alberto Montaner

La vida íntima y disfuncional de la familia Marx

Carlos Alberto Montaner

El 5 de mayo, el sábado pasado, se cumplieron 200 años del nacimiento de Carlos Marx en Tréveris, Alemania. No voy a hablar sólo del marxismo. La realidad y el

Leer más
  José Gabriel Barrenechea

Cháchara de muertos

José Gabriel Barrenechea

Es sábado en la noche. Mi esposa me ha arrastrado aquí, de visita a casa de una amiga suya. Ellas dos, que ya se acercan o han llegado a los

Leer más
  Otilio Carvajal

El discurso tanático de Félix Anesio

Otilio Carvajal

  Hoy bebo una taza de café amargo en un lugar ajeno que se llama exilio[1] El uso manifiesto de lo tanático es muy frecuente en la poesía cubana desde

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami