Neo Club Press Miami FL

Elecciones para la oposición cubana

 Lo último
  • Los últimos cartuchazos del general Cuesta entender la seriedad con que algunos medios de información, así como muchos intelectuales e instituciones internacionales, asumen todavía las “noticias” procedentes de la dictadura cubana. Es un despropósito cuya...
  • El extemporáneo regreso a Numancia de Pablo Guadarrama Teníamos en Santa Clara a un señor académico que pasaba por filósofo: El ilustre y sapientísimo doctor Pablo Guadarrama. Al menos lo teníamos hasta que un buen día, muy apolíticamente,...
  • El comunipithecus vs la infinita interacción humana ¿Qué es el capitalismo y que entiende por ello el comunipithecus, subespecie que habita en varias partes y aún parece predominar en Cuba? ¿Será cierto que el derecho a poseer...
  • Lo mejor y lo peor de Trump a un año de su mandato Lo mejor de la presidencia de Donald Trump es haber rebajado sustancialmente los impuestos a las corporaciones. En un planeta ávido de inversiones internacionales es inteligente hacerlo. Hay que competir...
  • El hombre del año y el vicio de siempre Marcelo Odebrecht es el hombre del año en América Latina. Este ingeniero brasileño nacido en 1968, nieto del fundador de un enorme conglomerado empresarial, es el príncipe de los coimeros del planeta....

Elecciones para la oposición cubana

febrero 22
01:04 2016

 

Vivimos en un mundo “resultadista”, rehén de la imagen y de las influencias, de las oportunidades que un Estado puede brindar a otro Estado, y viceversa. Así, en el caso de la oposición cubana, no basta con que luche por la democracia para que la tomen en cuenta numerosos organismos, instituciones o gobiernos, sino que debe demostrar su capacidad para operar en un contexto democrático. Como si no fuese suficiente enfrentar un estado de cosas, el totalitario, ferozmente arrollador, se le pide además orden y coherencia organizativa.

Se ha hablado mucho de la incapacidad de la oposición cubana, la de la Isla y la del exilio, para funcionar a partir de un orden inclusivo, dentro de una comunidad de intereses.  Porque más que unión, se entiende que lo que dicha oposición necesita para operar con eficacia sería sentido común, pragmatismo, cierta disciplina práctica que potencie sus razones. Quiere esto decir que para acceder al poder en Cuba la oposición debería operar en un marco plural y democrático, y para alcanzar ese marco resulta necesario, más que imponer diferencias, privilegiar coincidencias. Establecer un orden común.

Cierto que la Seguridad del Estado, el aparato de inteligencia represivo y manipulador, dificulta todo eso. Incluso en redes sociales como Facebook, donde muchos enredadores y envidiosos no son solo enredadores y envidiosos, sino además agentes de opinión castristas haciéndose pasar por anticomunistas. Pero hay que sobreponerse a las circunstancias para poder después, efectivamente, cambiarlas.

En la primavera de 2012 me llamó la atención el intento de Federico Lombardi, director de la Sala de Prensa del Vaticano, de justificar el hecho de que Benedicto XVI no se reuniera con la disidencia cubana. “Los mensajes (de los disidentes) llegados a la Santa Sede antes de este viaje han sido múltiples y muy diversos entre sí (…) No era posible reunirse, en medio de esta multiplicidad, con tal o cual grupo”, dijo en aquella ocasión. Es decir, en el marco de la visita de aquel Papa, Roma utilizó la fragmentación de la disidencia interna como justificación para negarle el saludo.

Ojo, porque esto es revelador. Una oposición cubana desmembrada, cuando no enfrentada en facciones, no sólo carecería de efectividad, sino que incluso serviría en bandeja de plata a los hipócritas y los oportunistas de todas partes, que lamentablemente son legión, una justificación para que la ningunearan en el tablero político del neocastrismo, o poscastrismo, o castrocatolicismo, o como se le quiera llamar.

Consecuentemente, una muestra de sabiduría o sentido común de esa oposición sería que se organizara, dentro y fuera de Cuba, probablemente por medio de elecciones internas, para elegir un representante o grupo de representantes, sin dar la menor importancia al hecho de que el régimen vigente pudiera ignorar dicha elección. La oposición venezolana lo consiguió en su momento, ¿por qué la cubana no podría? Es verdad que el teatro de operaciones ni de lejos es el mismo, pero sí son idénticas las razones: una oposición fragmentada, incluso enfrentada en escaramuzas egotistas, sirve indirectamente a los intereses del castrismo en el poder.

¿Acaso el Movimiento Cristiano Liberación no recogió miles de firmas en una Cuba acosada, dando cuerpo y relevancia al Proyecto Varela? Si Payá y su grupo pudieron llevar a vías de hecho semejante proeza organizativa, ¿por qué otros no podrían celebrar elecciones internas? Para luego es tarde. Hay que practicar el futuro ahora.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Radio Viva 24

Carlos Alberto Montaner – El por qué de los ataques acústicos en Cuba

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Ray Faxas

Cuatro tristes cubanos y un libro feliz

Ray Faxas

Mi casa es breve, solo está en mis ojos. Pero es de noche, soy patria, estoy cansado― y no encuentro mis ojos por ninguna parte. (La guerra de los dioses,

Leer más
  Félix Rizo

Jiribilla

Félix Rizo

Así es como termina el mundo, no con una explosión sino con un lamento. T. S. Eliot                 Esta mañana al levantarme He

Leer más
  Gastón Baquero

Cristo en Navidad

Gastón Baquero

En los observatorios astronómicos chinos se anotó esa noche un raro fenómeno en la esfera celeste. Los hombres de ciencia, los técnicos, se limitaron a inscribir en sus tablillas el

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami