Neo Club Press Miami FL

Elogio del cheo

Elogio del cheo

Elogio del cheo
Octubre 11
14:13 2014

Cheo incomprendido y calumniado, con tu habla chea, tu atuendo cheo, tu grabadora chea a todo trapo andando por la calle o atronando en la guagua, siempre con tu cheancia a cuestas y tus angustias cheas de rebote a flor de piel. Cheo imponderable, a ti me dirijo en esta hora de mameyes movidos y tácticas del equívoco y la confusión.

Oh cheo escarnecido y ninguneado, te vapulean por aquí, te machacan por allá, te insultan, te ponen como un trapo y hasta te acusan del desastre nacional. Los pepillos no te aguantan, los rockeros te desprecian, los gays no te soportan, los tolerantes no te toleran, y eso a pesar de que cheos son —somos— el 90% de los cubanos, según el estimado más conservador. Pero óyeme, cheo, yo confío en ti y confío en tu cheísima performance. Y al que te diga lo contrario, le callas la boca recordándole las bataholas cheas y el bastón de chévere del más cheo de todos los cheos, el cheo entre cheos, el divino supercheo, el Bárbaro del Ritmo, es decir Bartolo el lajero convertido en el Benny Moré qué banda tiene usted.

Cheo de los cuarenta y dos barrios de La Habana o de los actuales quince municipios, cheo de La Lisa y Luyanó, de Centro-Habana o del Vedado marginal y periférico, cheo malangón o troncoeyuca, cheo por cuenta propia o guagüero de la ruta 22, con el pañuelito cheo fijado con presillas clip en el cuello de la camisa chea, a juego con el forro blanco-cheo del asiento del chofer cheo y su corazón flechado, ¡olé el kitsch cheo!, bordado en rojo-cursi y con unas iniciales sibilinas que te cagas de la intriga o de la risa boba. Oh cheo cursilón irremediable, hoy comparto tu estética fu y tu cosmovisión elemental de arroz congrí, chicharrón y yuca con mojo. Hoy vengo a reivindicar tu mal gusto, cheo indómito de corazoncito vulnerable y alma cervecera, porque eres nuestra última esperanza. Y que me digan cheo.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Nicolás Águila

Nicolás Águila

Periodista cubano con residencia en Madrid, licenciado en Filología Inglesa, Nicolás Aguila ha sido colaborador de numerosos publicaciones en varios países, entre ellas Cubanet y la Revista Hispano Cubana. Ha trabajado como docente universitario, traductor y editor de revistas médicas. Residiendo en Brasil obtuvo por concurso una beca de ICI para curso de profesores de español en Madrid. Ha realizado numerosos cursos de posgrado en el área de Lingüística Aplicada y enseñanza de idiomas en Cuba, Brasil y Estados Unidos.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Venezuela y la OEA. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Nicanor Parra

No creo en la vía pacífica

Nicanor Parra

                    No creo en la vía violenta me gustaría creer en algo —pero no creo creer es creer en Dios lo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Sangra tu mirada bajo el caballo

Rafael Vilches

a Guillermo                   Sangra tu mirada bajo el caballo, roto el hígado tras una canción de Serrat no has de hacerle swing

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Los animales políticos de Reinaldo Arenas

José Hugo Fernández

Se cuenta que Pitágoras rechazaba comer carne porque veía en los animales posibles reencarnaciones de sus amigos muertos. Es un escrúpulo encomiable siempre que uno esté convencido de que en

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami