Neo Club Press Miami FL

En busca de la palabra primigenia

 Lo último
  • Auge y desplome de una ilusión En Confesiones eróticas de la Tía Nora, Pedro Armando Junco se desvela como un narrador que conoce a profundidad la manera de satisfacer a un gran público. No me atrevo...
  • 18 periodistas y un fotógrafo En el artículo recién publicado por Primavera Digital «Periodismo oficial vs. interés», de Agustín Figueroa Galindo, uno de los talentosos periodistas independientes que luchan a diario en Cuba por ofrecer...
  • ‘Erótica’, una visión holística de la realidad cubana Desde sus orígenes, más allá de los siglos II y III A.C, primero en el Oriente y luego en Occidente, la novela se inclinó por crear mundos ficticios, fantásticos y...
  • Cuentos de prisión y libertad Las dictaduras modernas —de derecha y de izquierda— han practicado en sus prisiones el método de la promiscuidad penitenciaria. Puede tener algunas variantes como las de mezclar presos de muy...
  • Despedazando los azares ¿Sueño o vida real? ¿Fue el Mijial uno de los tantos cuentos inventados, un pretexto del autor que no para de contar su vida y la de los otros? Entre...

En busca de la palabra primigenia

Ernesto Olivera (izq.) y Omar Villasana durante la presentación del libro en Delio Photo Studio

En busca de la palabra primigenia
Febrero 22
03:47 2016

 

Una noche, en Books & Books, tuve el privilegio de conocer al poeta Ernesto Olivera Castro. Coincidíamos en el taller literario que organizaba Proyecto SETRA, y era una noche mágica poblada por la literatura.

La tertulia concluyó y en mis manos quedó un ejemplar de su poemario Isla de memoria. Mi destino trashumante me hizo “Habanecer” con la poesía de Ernesto Olivera, descubrir, acaso rememorar una Habana que a ratos vencía las cuartillas, se hundía y volvía a emerger.

Señalo al poeta Olivera Castro porque su oficio es el semen del novelista que nos entrega Donde crece el vacío (Neo Club Ediciones). De la poesía de Olivera Castro, Elena Tamargo escribió:

“… ninguna palabra está aislada, ninguna es la primera: todas se han escuchado antes. Siempre se ha dicho algo más de ellas, y siempre de ellas falta algo por decir, porque en estos versos, este aliento, los signos y las señales apuntan hacia lo lejos. Son poemas que hablan de todos nosotros, ese plural tan indefinido que no encuentra cotejo en el diálogo narrativo, y que solamente en versos se asoma o presiente algo que pudiera establecerse como una unidad dialogante”.

En su novela, por el contrario, Ernesto Olivera busca la palabra primigenia, la que con el lirismo propio de la poesía engendra mundos nuevos, usada para romper con la estructura de la voz narrativa como matriz generadora del lenguaje.

En este sentido logra con felicidad contradecir el juicio de Milan Kundera, que en su ensayo La cortina compara la juventud con la “edad lírica” donde el individuo se introyecta y es incapaz de ver, comprender o juzgar claramente el mundo a su alrededor.  Kundera considera que se alcanza la madurez al superar la actitud lírica y va aún más lejos al comparar este paso con la conversión de Saulo a Pablo cuando el novelista nace de entre las ruinas de su mundo lírico.

Al invertir la fórmula de Kundera, Olivera Castro nos entrega un texto que se desdobla en una belleza con ecos de James Joyce, de Charles Bukowski, entendiendo a ésta no como una cualidad sino como el efecto que resulta de la contemplación, la elevación pura e intensa del alma tal como la define Edgar Allan Poe en sus ensayos The Philosophy of Composition y The Poetic principle.

Si la poesía ha sido germen de Donde crece el vacío el destino del protagonista es paralelo al de Ulises. No hay Helenas que justifiquen la partida ni Penélopes que deshilvanen el tiempo esperando el regreso.

Angola es la Troya que sirve como pretexto para abandonar Isla Tabú, donde nuestro Odiseo tuvo que inscribirse “con otro nombre, amar el Internacionalismo solidario, y al hermano país de Angola. Era la única salida para ver a tía Marcelina en Orense y entregarle el legado familiar, y así entrar a la historia del árbol genealógico de Los Folgosos, y sobre todo que mi padre pudiera descansar en paz”.

Angola es el delirio de la guerra, la huida a toda costa, el sinsentido de la existencia:

“Aún sigo buscando un lienzo sobre un soldado abandonado. Tal vez por Julio al morir en una trinchera al sur de Angola. Él con ganas de vivir. Yo con ganas de morirme, porque comenzó a crecer en mí la idea de la inutilidad mientras Julio se aferraba a la vida”.

Palabras de presentación de la novela en Delio Photo Studio (Miami, 20 de febrero de 2016).
De izquierda a derecha: Armando Añel, Ernesto Olivera y Omar Villasana

De izquierda a derecha: Armando Añel, Ernesto Olivera y Omar Villasana

El retorno a Isla Tabú es el eterno retorno a Ítaca, pero como confiesa el autor:

“Regresar no me devolvió los veinte años de ausencia. Ni para amansar esta memoria. Y escribí sobre los rumores del barrio”.

El disfraz de este Ulises moderno no es el de un pordiosero, es un container (contenedor) que hace las veces de ventana/prisión en un mundo donde el mercantilismo tiende a dominar:

“… la Nueva Clase de la diáspora engendra su neo-división y su paradoja: por una parte el gasto social es inevitable en cualquier forma de gobierno, y la obsesión por acaparar cosas y más cosas atrae la desigualdad del gasto, y entonces, ¡Pinche excedente! insisto, también en los neoburgueses y/o Nueva Clase prolifera la corrupción en bandeja de plata, así defecamos en La Habana, Miami, Madrid, Paris, Caracas o el D.F. marcados por la neurosis de la post modernidad: El dinero para todo”.

Donde crece el vacío es un libro que se multiplica, deslumbra y se desborda, un juego rayuelesco. Para el lector que esgrime la pregunta eterna, es también una ficción biográfica. Es provocación y destellos de cubanía:

“Si no fuera por las cosas arrebatadas que arrebataron a otro (herencia de expropiar) ¿Qué coño hacemos en factorías de Hialeah o bailando salsa en Suecia? ¿Eso da pena penumbras piensa? Lejos de la Reystonia regia. Si no fuera por esta lejanía en los ojos. Si no fuera por estar locos, muertos, presos, levitando por Paris, La Habana, Madrid, DF o New York. Si no fuera por la amargura de no entendernos y los ánimos como un palo. Nadie con más empuje. Y no estaría escrita esta novela”.

Sobre el autor

Omar Villasana

Omar Villasana

Omar Villasana (La Paz, Baja California Sur, México, 1972) es Ingeniero Biomédico de profesión y escritor por vocación. Cultiva la narrativa y la poesía y se interesa por las nuevas tecnologías digitales aplicadas a la literatura. Forma parte del equipo editorial de la revista Nagari, que se publica en Miami. Escribe en su blog personal arboldetuolvido.tumblr.com (twitter: @arboldetuolvido). Reside en el sur de la Florida.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

¿Qué harán las FARC en Colombia? El análisis de Carlos Alberto Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Ignacio Pérez

El viaje de Silvia (XIV)

Jorge Ignacio Pérez

Jose se enamoró de Silvia, como suele ocurrir en los casos en que una mujer le planta cara a un hombre. Plantarle cara, quiero decir en términos duros. No fue

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Pesadilla

José Hugo Fernández

I) Estaba preso. La celda era húmeda y oscura. Me dolían hasta las ideas por tantos porrazos y patadas. Supongo que entre sueños, vino un caimán sin dientes a susurrarme

0 comentario Leer más
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami