Neo Club Press Miami FL

En el pecho del canario

En el pecho del canario

enero 07
00:26 2013

En el fragor de la poesía, como balas de rebote junto al mar, el canario saca el pecho amarillo y canta. El canario de Martí en Animal de alcantarilla (Editorial Ácana, 2005), el poemario de Luis Felipe Rojas, no puede salvar a nadie, no puede salvarse él mismo, pero canta en medio del campo de batalla. “Yo soy el canario de Martí / yo tengo el pecho así / por si la muerte es una golpiza y se me abren surcos / zanjas en este rostro fiero”. Más que de salvación, estamos ante una forma de renacimiento.

Animal de alcantarilla es el tercer libro publicado de Rojas, tras Secretos del monje Louis y Cantos del mal vivir.  Entonces el autor, a principios de la pasada década en el oriente de Cuba, no se había convertido aún en el disidente y blogger cuyas crónicas desafiantes y reportes al filo de la navaja lo hicieran célebre en el exilio, por esos mundos virtuales, pero ya era posible sopesar en su poesía el estruendo de la Isla debatiéndose, el desarraigo en el arraigo, los retortijones del asombro y la ira, y eso que hablamos de una lírica selecta, finísima, donde el dolor y la tragedia nacionales bailan sin tropezar con los muebles. “Ni el canario de Martí podrá salvarme del hambre de mi madre / el llanto de mi madre/ las preguntas de los que tocaAnimal de alcantarillan a la puerta y no la ven”.

Nacido en 1971 en San Germán, Holguín, Luis Felipe Rojas pertenece a una generación de poetas –de escritores en general— cuyos acercamientos a la incesante farsa de la llamada “revolución cubana”, marcados por el hastío, en general se han producido con intermitencia y cautela. Los del autor, en un medio rural cuya impronta nacionalista y “revolucionaria” lo permea todo, derivaron sin embargo hacia el desafío frontal, no sin antes atravesar los diversos grados de la contemplación y el recogimiento. En este sentido, Animal de alcantarilla constituye un ejemplo ilustre de toma de posición (y de posesión), un preludio en forma de libro que pasa incluso lo más doloroso por el tamiz de su poesía inteligente, precisa como un cuchillo.

“Dios mío, yo soy el canario de Martí / tengo el pecho así de grande / amarillo y solitario / dispara, pon tu bala en mí”. Mas es el poeta quien dispara –francotiradoramente–, el pecho contra las balas del cansancio, la desazón y la derrota.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Orlando Fondevila

Permitidme

Orlando Fondevila

                Permitidme ser el poema del irrompible y tutelar secreto. Está en la estrella y no es la estrella. Está en la arboladura

0 comentario Leer más
  Denis Fortún

Fábula sumaria

Denis Fortún

                Una mujer que negocia brillos y artificios que se dice equilibrada que me sabe irresponsable melindrosamente redunda en titubeos conduce simulacros emigra

0 comentario Leer más
  Félix Rizo

Puertas

Félix Rizo

                Hay puertas que atropellan la noche otras que protestan por silencio y puertas que desgarran mil sonidos bajo las pesadillas de los

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami