Neo Club Press Miami FL

En el sótano de la fábrica de nubes

 Lo último
  • Luis Jiménez Hernández, un escritor naif Yo no confiaría nunca en algo que me contara alguien llamado por ejemplo Gabriel García Márquez, Vargas Llosa, Cortázar o Luis Jiménez. Gente que se dedica a hacer fantasmas con...
  • Nanas para despertar a los lúcidos Nanas para dormir a los bobos es el cuaderno ganador del premio ‘Reinaldo Arenas’ de narrativa correspondiente al año 2017 en el exilio (compartido con el también escritor cubano Armando...
  • ‘Brújula quebrada’ o la reinvención del dolor El dolor se mueve en círculos concéntricos. Cada cierto tiempo vuelve a ser el mismo de antes. El ciclo es continuo y en cada vuelta se reinventa. Siempre encuentra un...
  • Iniciación de una historia por hurgar El ensayo no es más que la acción y efecto de ensayar. Escrito, generalmente breve, sin el aparato ni la extensión que requiere un tratado completo sobre la misma materia....
  • El escritor como perro sarnoso Con enorme satisfacción, recibí la noticia de que el libro La noche del gran Godo, de Manuel Gayol Mecías, está circulando ahora mismo dentro de Cuba, gracias a una idea...

En el sótano de la fábrica de nubes

En el sótano de la fábrica de nubes
octubre 15
10:17 2015

 

“El Duce sólo tolera a los programadores del Consejo Electoral expertos en programar las máquinas de votación que le han hecho ganar todas las elecciones”, rompen diciendo las deliciosas Crónicas venecianas de José Luis Borja publicadas por Alexandria Library, que dirige en Miami el editor Kiko Arocha. Alexandria acostumbra a “bajarse” con títulos sorprendentes y reveladores, y éste es uno de esos que no tiene desperdicio.

El Duce, en verdad, no toleraba a casi nadie. Era uno de los mayores exponentes –si no el mayor, con perdón de Putin– de los dictadores modernos, o constitucionales, a que Borja hace referencia en su prólogo: “lo más pernicioso es que un gobierno elegido democráticamente, por sufragio universal, luego cambie todas las estructuras de la democracia y se transforme en una dictadura”. A estas alturas los lectores suspicaces habrán barruntando que el Duce no constituye más que un alter ego de Hugo Chávez Frías –aunque puede serlo también de gente como Maduro, Ortega o Morales–, y las “democracias” a las que se refiere el autor proliferan en Latinoamérica como cucarachas en alcantarilla.

Ahora que el Duce ha muerto, cabe recordar los crímenes cometidos. “En el sótano de la fábrica de nubes se encuentra el laboratorio de la policía política”, dice José Luis Borja. El cáncer sobre la nube. No podemos olvidar que con la nube Chávez se llevaba a la cama, cada noche, los alaridos de los expropiados, de los encarcelados, de los vilipendiados, de los asesinados (aunque, por supuesto, él se hacía el sordo). No olvidemos que este sostén de terroristas, golpista él mismo, financista del mayor criminal que ha dado la Historia latinoamericana (Fidel Castro), estaba enfermo –de poder— desde hace décadas. El cáncer, o lo que sea, fue solo una extensión de sus delirios sado-narcisistas, que suelen derivar en pus.

Crónicas venecianas constituye una contundente denuncia del estado de cosas que ha hecho posible dictaduras constitucionales por el estilo de la chavista. Una contundente y virtuosa denuncia, porque en esta joya de Alexandria Library la prosa fluye compacta y grácil, en pos de una ironía que retrata recreativamente su marco de referencia. El libro ya está aquí.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

1 comentario

  1. Manuel Gayol Mecías
    Manuel Gayol Mecías octubre 15, 14:18

    Es un libro exquisito. Fácil de leer, pero difícil de olvidar. José Luis Borja, su autor, es un escritor que sabe qué y cómo escribir y, muy importante, cómo deleitarnos a la hora de leer su libro. Recomiendo a todo el mundo, de todas las edades, leer Crónicas Venecianas

Escriba un comentario

Radio Viva 24

Trasladar la embajada americana a Jerusalén contribuye a la paz – por Carlos A. Montaner

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Juan Carlos Recio

Sonámbulo

Juan Carlos Recio

                  Si fuera el enemigo al que le quebré su corazón cuando lo resucitaba de su propia violencia. Si pudiera mirar en

Leer más
  Manuel Vázquez Portal

Celda número cero (XIX)

Manuel Vázquez Portal

                  Yo asesiné en París a una muchacha, le recité a Verlaine, la llevé a Montparnase, ella creyó que estaba ingrávida en

Leer más
  Armando Añel

El poeta está de guardia

Armando Añel

La irreverencia de la perspectiva y el lenguaje, narrativa lúdica donde la forma cabalga el contenido y ambos desembocan vertiginosamente en la anécdota, caracteriza a El guardián en la batalla,

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami