Neo Club Press Miami FL

En el sótano de la fábrica de nubes

 Lo último
  • El secreto encanto de las tiranías Perder la democracia es mucho más fácil que volver a conquistarla. Que se lo pregunten a los venezolanos, ya que los cubanos (no todos, pero muchos) ni siquiera demostramos haber...
  • De la vida, el amor y la memoria Siempre en el entonces: dos noveletas y ocho cuentos —publicado por Alexandria Library Publishing House en febrero pasado— es el título más reciente del narrador e historiador cubano José A....
  • Retrato desde una cuerda floja: Aproximación a un viaje Cualquiera puede pensar que esta presentación me ha resultado fácil concebirla. Alguien que nos conozca a mí y a Joaquín podría asegurar que la amistad que nos une hace ya...
  • Auge y desplome de una ilusión En Confesiones eróticas de la Tía Nora, Pedro Armando Junco se desvela como un narrador que conoce a profundidad la manera de satisfacer a un gran público. No me atrevo...
  • 18 periodistas y un fotógrafo En el artículo recién publicado por Primavera Digital «Periodismo oficial vs. interés», de Agustín Figueroa Galindo, uno de los talentosos periodistas independientes que luchan a diario en Cuba por ofrecer...

En el sótano de la fábrica de nubes

En el sótano de la fábrica de nubes
octubre 15
10:17 2015

 

“El Duce sólo tolera a los programadores del Consejo Electoral expertos en programar las máquinas de votación que le han hecho ganar todas las elecciones”, rompen diciendo las deliciosas Crónicas venecianas de José Luis Borja publicadas por Alexandria Library, que dirige en Miami el editor Kiko Arocha. Alexandria acostumbra a “bajarse” con títulos sorprendentes y reveladores, y éste es uno de esos que no tiene desperdicio.

El Duce, en verdad, no toleraba a casi nadie. Era uno de los mayores exponentes –si no el mayor, con perdón de Putin– de los dictadores modernos, o constitucionales, a que Borja hace referencia en su prólogo: “lo más pernicioso es que un gobierno elegido democráticamente, por sufragio universal, luego cambie todas las estructuras de la democracia y se transforme en una dictadura”. A estas alturas los lectores suspicaces habrán barruntando que el Duce no constituye más que un alter ego de Hugo Chávez Frías –aunque puede serlo también de gente como Maduro, Ortega o Morales–, y las “democracias” a las que se refiere el autor proliferan en Latinoamérica como cucarachas en alcantarilla.

Ahora que el Duce ha muerto, cabe recordar los crímenes cometidos. “En el sótano de la fábrica de nubes se encuentra el laboratorio de la policía política”, dice José Luis Borja. El cáncer sobre la nube. No podemos olvidar que con la nube Chávez se llevaba a la cama, cada noche, los alaridos de los expropiados, de los encarcelados, de los vilipendiados, de los asesinados (aunque, por supuesto, él se hacía el sordo). No olvidemos que este sostén de terroristas, golpista él mismo, financista del mayor criminal que ha dado la Historia latinoamericana (Fidel Castro), estaba enfermo –de poder— desde hace décadas. El cáncer, o lo que sea, fue solo una extensión de sus delirios sado-narcisistas, que suelen derivar en pus.

Crónicas venecianas constituye una contundente denuncia del estado de cosas que ha hecho posible dictaduras constitucionales por el estilo de la chavista. Una contundente y virtuosa denuncia, porque en esta joya de Alexandria Library la prosa fluye compacta y grácil, en pos de una ironía que retrata recreativamente su marco de referencia. El libro ya está aquí.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

1 comentario

  1. Manuel Gayol Mecías
    Manuel Gayol Mecías octubre 15, 14:18

    Es un libro exquisito. Fácil de leer, pero difícil de olvidar. José Luis Borja, su autor, es un escritor que sabe qué y cómo escribir y, muy importante, cómo deleitarnos a la hora de leer su libro. Recomiendo a todo el mundo, de todas las edades, leer Crónicas Venecianas

    Reply to this comment

Escriba un comentario

Las buenas empresas privadas nos benefician: El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Breves apuntes sobre la brevedad

José Hugo Fernández

1-Augusto Monterroso, artífice de la brevedad literaria, se encontró cierta vez con un presunto lector, quien le dijo que estaba leyendo una de sus obras, El dinosaurio, que es justo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Y si murmuro

Rafael Vilches

                  Si mis labios dicen libertad, mi corazón esponjado late, por esta isla que son mis ojos atravesados por el mar, por

0 comentario Leer más
  Philip Larkin

Tres tiempos

Philip Larkin

                  Esta calle vacía, este cielo gastado hasta lo insípido, este aire, un tanto indistinguible del otoño como un reflejo, constituyen el

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami