Neo Club Press Miami FL

En la celda avernal

 Lo último
  • El monumento ¡Qué íbamos a imaginarnos que él andaba por estos rumbos! Eso fue por allá por 1968 o 1969, y aquí estábamos consagrados de a lleno en lo de los diez...
  • Cháchara de muertos Es sábado en la noche. Mi esposa me ha arrastrado aquí, de visita a casa de una amiga suya. Ellas dos, que ya se acercan o han llegado a los...
  • La mancha en el expediente Dicen que cuando sueñas vívidamente con tu infancia es porque se acerca la hora de morir. Más allá de cualquier interpretación sabionda o aventurada al respecto, sea relacionada con la...
  • Tubular Bells Se sentaban sobre una semiderruida cerca de piedras. Abajo, a un costado, les quedaban el pueblo y sus luces; arriba, el cielo repleto de estrellas. -¿… y muy lejos?- preguntó...
  • La sagrada rama dorada No importa que afuera el mundo sea un infierno y acechen feroces los mamertos. Es posible obviar el detalle y procurar ser feliz, al menos efímeramente feliz, si uno tiene...

En la celda avernal

En la celda avernal
octubre 23
14:26 2015

Por fin llega el día en que podríamos abandonar el infierno, pero enérgicamente

                                                                                           rechazamos tal ofrecimiento, pues ¿quién renuncia a una querida costumbre?

                                                                                                                                                                                        El Infierno, Virgilio Piñera

 

—De manera que usted, teniente, no ha leído a Virgilio

—No me bajes los grados. Soy capitán

—Pues tenemos un problema

—El problema lo tienes tú. Estás aquí, entre rejas, bajo sospecha de ser un agente infiltrado de la CIA, y no eres capaz de darnos una explicación medianamente satisfactoria para demostrar tu inocencia

—No, teniente, no lo ha leído

—Capitán

—Entonces tenemos un problema

—¿Tenemos? ¿Es que iba yo contigo las múltiples veces que procuraste huir rumbo a la Florida en cuanto objeto flotante te caía a mano? El problema es tuyo, de nadie más. Y es un serio problema, te lo advierto. Te pasaste la mayor parte de tu vida tratando de escapar ilegalmente de la isla. Y he aquí que cuando al fin lo consigues, lejos de instalarte tranquilamente allá, te lanzas al mar una vez más, regresas a La Habana, y ahora resulta que te sorprendemos intentando una nueva salida clandestina con rumbo norte. Yo, en tu lugar, me exprimiría los sesos hasta encontrar una explicación convincente. A no ser que prefieras pasar entre rejas los años que te quedan de vida, sean pocos o muchos.

—Pero, teniente…

—Capitán

—… es que resulta muy difícil renunciar a una querida costumbre.

Sobre el autor

José Hugo Fernández

José Hugo Fernández

José Hugo Fernández (La Habana, 1954) es escritor y periodista. Durante la década de los años 80, trabajó para diversas publicaciones en La Habana, y como guionista de radio y televisión. A partir de 1992, se desvinculó completamente de los medios oficiales y renunció a toda actividad pública en Cuba. Premio de Narrativa 'Reinaldo Arenas' 2017, tiene 17 libros publicados. Actualmente reside en la ciudad de Miami.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Cuánto valor cuesta no tener valor (fragmento)

José Hugo Fernández

Para Imre Kertész, el célebre escritor húngaro, Premio Nobel de Literatura en 2002, “el destino del varón en esta tierra no es otro que destruir lo tierno y lo bello,

Leer más
  Luis de la Paz

En los tiempos difíciles de Heberto Padilla

Luis de la Paz

    En una remotísima tarde de verano, sería el año 71, o tal vez el 72, el escritor José Abreu Felippe, a quien tanto le debo, me mostró un

Leer más
  Alcides Herrera

No me hables más

Alcides Herrera

                  El futuro soy yo y en él me siento. Es su bar. Me rodea Copenhague y una brisa futura me acaricia

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami