Neo Club Press Miami FL

En la celda avernal

 Lo último
  • El presentador A mi hermana Karin Aldrey, que acostumbra dirigirse al Mundo –Señoras y señores… –dice el hombre y se interrumpe. Lleva prendida en el guargüero la grotesca sequedad que intenta resolver...
  • Brahmán de La Habana No pude salvar al mundo con el comunismo. Tampoco pude salvar a mi familia de las consecuencias que me trajo haber querido salvar al mundo con el comunismo. Entonces me...
  • Los peces no bailan rumba Imperceptible, el tenedor choca de regreso contra los dientes, luego la boca de Berenice García, que disimuladamente evita atraer la atención de los otros comensales con los sonidos de sus...
  • El dulce del frasco ¡Qué susto! Tres de la madrugada y aquel teléfono timbra que timbra. En un segundo pensé diez mil cosas y ninguna buena, por cierto. Un sí, seco y adormilado del...
  • Jim Hace muchos años tuve un amigo que se llamaba Jim y desde entonces nunca he vuelto a ver a un norteamericano más triste. Desesperados he visto muchos. Tristes, como Jim,...

En la celda avernal

En la celda avernal
Octubre 23
14:26 2015

Por fin llega el día en que podríamos abandonar el infierno, pero enérgicamente

                                                                                           rechazamos tal ofrecimiento, pues ¿quién renuncia a una querida costumbre?

                                                                                                                                                                                        El Infierno, Virgilio Piñera

 

—De manera que usted, teniente, no ha leído a Virgilio

—No me bajes los grados. Soy capitán

—Pues tenemos un problema

—El problema lo tienes tú. Estás aquí, entre rejas, bajo sospecha de ser un agente infiltrado de la CIA, y no eres capaz de darnos una explicación medianamente satisfactoria para demostrar tu inocencia

—No, teniente, no lo ha leído

—Capitán

—Entonces tenemos un problema

—¿Tenemos? ¿Es que iba yo contigo las múltiples veces que procuraste huir rumbo a la Florida en cuanto objeto flotante te caía a mano? El problema es tuyo, de nadie más. Y es un serio problema, te lo advierto. Te pasaste la mayor parte de tu vida tratando de escapar ilegalmente de la isla. Y he aquí que cuando al fin lo consigues, lejos de instalarte tranquilamente allá, te lanzas al mar una vez más, regresas a La Habana, y ahora resulta que te sorprendemos intentando una nueva salida clandestina con rumbo norte. Yo, en tu lugar, me exprimiría los sesos hasta encontrar una explicación convincente. A no ser que prefieras pasar entre rejas los años que te quedan de vida, sean pocos o muchos.

—Pero, teniente…

—Capitán

—… es que resulta muy difícil renunciar a una querida costumbre.

Sobre el autor

José Hugo Fernández

José Hugo Fernández

José Hugo Fernández (La Habana, 1954) es escritor y periodista. Durante la década de los años 80, trabajó como periodista para diversas publicaciones en La Habana, y como guionista de radio y televisión. A partir de 1992, se desvinculó completamente de los medios oficiales y renunció a toda actividad pública en Cuba. Tiene 16 libros publicados. Actualmente reside en la ciudad de Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Ignacio Pérez

El viaje de Silvia (XIV)

Jorge Ignacio Pérez

Jose se enamoró de Silvia, como suele ocurrir en los casos en que una mujer le planta cara a un hombre. Plantarle cara, quiero decir en términos duros. No fue

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Pesadilla

José Hugo Fernández

I) Estaba preso. La celda era húmeda y oscura. Me dolían hasta las ideas por tantos porrazos y patadas. Supongo que entre sueños, vino un caimán sin dientes a susurrarme

0 comentario Leer más
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami