Neo Club Press Miami FL

En la celda avernal

 Lo último
  • Hoy almorzaremos con El Duque A Demetrio Ruiz, que murió en Boston, huyendo de sus fotos de pelota, todavía hoy pegadas a la sala de su casa, en Miami.   Un comemierda. De eso tiene...
  • ¡Vienen… vienen los americanos!   José Arturo no se acostumbra a la bullanga que ahora arman por todo. Y ese lío de que vienen los americanos ya lo está molestando más de la cuenta....
  • El fugitivo   Yo era el Hombre del Neolítico, y había caminado ahora por el sendero de polvo barrido por el viento y permanecido tres días bajo aquel cobertizo de zinc.  Había...
  • Cuba, ¿estado ateo?   La larga fila avanzaba con lentitud. La gente conversaba animadamente con poco sentido luctuoso, pegados al muro de mármol del mausoleo para evitar el frío viento que azotaba la...
  • En tiempos de cenizas viles Regla, La Habana, 27 de noviembre de 2016   -Buenos días compañero Michael. -Buenos días Rigoberto. -Hoy, y hasta nueva orden, soy el compañero Rigoberto. Michael sonrió. El tabaco recién...

En la celda avernal

En la celda avernal
octubre 23
14:26 2015

Por fin llega el día en que podríamos abandonar el infierno, pero enérgicamente

                                                                                           rechazamos tal ofrecimiento, pues ¿quién renuncia a una querida costumbre?

                                                                                                                                                                                        El Infierno, Virgilio Piñera

 

—De manera que usted, teniente, no ha leído a Virgilio

—No me bajes los grados. Soy capitán

—Pues tenemos un problema

—El problema lo tienes tú. Estás aquí, entre rejas, bajo sospecha de ser un agente infiltrado de la CIA, y no eres capaz de darnos una explicación medianamente satisfactoria para demostrar tu inocencia

—No, teniente, no lo ha leído

—Capitán

—Entonces tenemos un problema

—¿Tenemos? ¿Es que iba yo contigo las múltiples veces que procuraste huir rumbo a la Florida en cuanto objeto flotante te caía a mano? El problema es tuyo, de nadie más. Y es un serio problema, te lo advierto. Te pasaste la mayor parte de tu vida tratando de escapar ilegalmente de la isla. Y he aquí que cuando al fin lo consigues, lejos de instalarte tranquilamente allá, te lanzas al mar una vez más, regresas a La Habana, y ahora resulta que te sorprendemos intentando una nueva salida clandestina con rumbo norte. Yo, en tu lugar, me exprimiría los sesos hasta encontrar una explicación convincente. A no ser que prefieras pasar entre rejas los años que te quedan de vida, sean pocos o muchos.

—Pero, teniente…

—Capitán

—… es que resulta muy difícil renunciar a una querida costumbre.

Sobre el autor

José Hugo Fernández

José Hugo Fernández

José Hugo Fernández (La Habana, 1954) es escritor y periodista. Durante la década de los años 80, trabajó como periodista para diversas publicaciones en La Habana, y como guionista de radio y televisión. A partir de 1992, se desvinculó completamente de los medios oficiales y renunció a toda actividad pública en Cuba. Tiene 16 libros publicados. Actualmente reside en la ciudad de Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Inspira America rinde homenaje a Antunez. ‘El Espejo’ en el Museo de la Diáspora Cubana:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Orlando Fondevila

Oración a la rosa

Orlando Fondevila

                  No por gusto te besan, oh rosa, los poetas. Es tu oficio perfumar las hendiduras y enredarte en los espacios coloquiales

0 comentario Leer más
  Gastón Baquero

Palabras escritas en la arena por un inocente

Gastón Baquero

                  Yo no sé escribir y soy un inocente. Nunca he sabido para qué sirve la escritura y soy un inocente. No

0 comentario Leer más
  Amir Valle

Hoy almorzaremos con El Duque

Amir Valle

A Demetrio Ruiz, que murió en Boston, huyendo de sus fotos de pelota, todavía hoy pegadas a la sala de su casa, en Miami.   Un comemierda. De eso tiene

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami