Neo Club Press Miami FL

En la distancia disperso

 Lo último
  • No me hables más                   El futuro soy yo y en él me siento. Es su bar. Me rodea Copenhague y una brisa futura me acaricia...
  • Como un sueño holandés devorado por su vanidad pongo en la mano del poeta / vecino el sol de mi patio interior/ y no resiste. Luis Yuseff   Poetas, qué miseria la nuestra, aquí...
  • Epílogo                   Soy el que imitó a Xolotl, a quien le hicieron la peor caricatura del siglo, y cuando bajaba las escaleras le...
  • Jiribilla Así es como termina el mundo, no con una explosión sino con un lamento. T. S. Eliot                 Esta mañana al levantarme He...
  • Sonámbulo                   Si fuera el enemigo al que le quebré su corazón cuando lo resucitaba de su propia violencia. Si pudiera mirar en...

En la distancia disperso

En la distancia disperso
noviembre 08
12:19 2016

A Zoila Arguelles. Mi madre

 

 

 

 

 

 

 

Está tan lejos… Tan ido….
(Tan solo piensa en su enagua
de adolescencia…. Jimagua
fue de aquel tiempo vivido.
Nada gris, ni nada herido;
nada de bullicio a muerte.)
¡El “ay” de todo lo fuerte
arremolinando niebla
sobre su sangre! ¿Qué amuebla
de oscuridades su suerte?

¿Qué forcejea en los huecos
del aire que se encajona,
donde un polvo de casona
devuelve fantasmas secos?
¿A dónde mueren los ecos
tras amontonar espinas?
¿Y qué ocultan las esquinas
sangrantes de sus latidos,
mientras gimen en los nidos
desdichadas golondrinas?

¿Qué cicatriz para tanto
sangramiento hay que buscar
y se le agoten al mar
las marejadas del llanto?
¿Cómo descubrir un canto
que concluya los dolores?
¿Cómo avivar en las flores
las esencias principales,
cuando ha muerto en los rosales
la madre de los colores?

¿Cómo cristalear a fondo
lo que le masculla el alma
y en el pozo de la calma
ser un remanso redondo?
¿Cómo dejar de ser hondo
en lágrimas? ¿Cómo ser
el que siempre fue? ¿Volver
a ser libre en ala y vuelo
y no ser parte de un cielo
que no sepa amanecer?

¿Cómo no irse de las penas
que le masacran los días;
y menguar melancolías;
y derretir las cadenas
con el fuego de sus venas?
¿Cómo no verse distinto
entre su mente y su instinto
a puro golpe de hacerse?
¡Ay, Dios mío! ¿Cómo verse
y no hallarse en su recinto?

Está lejos… Ido… Hecho
a dispersada figura,
como una desgarradura
sin final a todo pecho.
¡Cuánta sombra desde el techo
pone lámparas en él…!
Sigue fuera de su piel,
-amargor de reja a reja-
porque en una sola abeja
perdió su patria la miel.

Sobre el autor

Efraín Riverón

Efraín Riverón

Efraín Riverón nació en Guines, La Habana, en 1942. Poeta, ha publicado los libros “El rumbo de mi sangre” (1979), “La exacta memoria” (1994), “Nube y espuma” (1999), “Un punto en el tiempo” (2002), “Los ojos en la isla” (2006), “De la isla, la familia y otros recuerdos” (2007), “Los días de otro almanaque” (2008), “Después de la ceniza” (2010), “De la palabra y el espejo” (2011), “De la luz, su fondo” (2012) y “Hombrequemira” (2013). Actualmente reside en Miami.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Cuánto valor cuesta no tener valor (fragmento)

José Hugo Fernández

Para Imre Kertész, el célebre escritor húngaro, Premio Nobel de Literatura en 2002, “el destino del varón en esta tierra no es otro que destruir lo tierno y lo bello,

Leer más
  Luis de la Paz

En los tiempos difíciles de Heberto Padilla

Luis de la Paz

    En una remotísima tarde de verano, sería el año 71, o tal vez el 72, el escritor José Abreu Felippe, a quien tanto le debo, me mostró un

Leer más
  Alcides Herrera

No me hables más

Alcides Herrera

                  El futuro soy yo y en él me siento. Es su bar. Me rodea Copenhague y una brisa futura me acaricia

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami