Neo Club Press Miami FL

En la guerra como en la paz, la informatización

En la guerra como en la paz, la informatización

En la guerra como en la paz, la informatización
febrero 19
17:35 2015

Tomo prestado y parafraseo este slogan –o mejor digo consigna, que es un término más apropiado a las circunstancias espacio temporales– que habaneros y visitantes tenían, y no sé si aún tienen, oportunidad de ver mayoreando la Avenida Boyeros desde lo alto de la sede del Ministerio de Comunicaciones cubano.

Necesito el préstamo, decía, para comentar sobre un asunto sobre el que he leído en estos días: un evento que tiene lugar en La Habana, y que se llama “Primer Taller Nacional de Informatización y Ciberseguridad”. En serio, ese es el nombre del evento, y usaron esa palabra, informatización.

Inevitablemente recordé unos cursos en que tuve la oportunidad de participar allende en los 90, en mi destrozada ciudad natal, y donde nos impartieron conocimientos sobre finanzas, marqueting, negociaciones, costos, y otros instrumentos de uso común en el sistema capitalista; instrumentos que se suponía debíamos aprender a manejar para aplicarlos en nuestro entorno laboral en Cuba. En serio, un par de cursos, y la misión de mejorar lo inmejorable.

Pero yo estaba entusiasmado, debo admitirlo.

Para empezar, teníamos merienda; un pan con una croqueta, barnizado con una somera salsa de tomate, y un vaso de un dulce líquido de color amarillo fosforescente con sabor a mantecado.

Por otra parte estaba lo que estábamos escuchando de boca de aquellos señores –compañeros, debería escribir, si ajustara de nuevo el vocablo a la ocasión– que, armados de dispositivas, parte en inglés, parte en español –al parecer se las habían pirateado de un curso canadiense para gerentes de nivel medio, según se alcanzaba a leer en una esquina de las láminas– nos llevaban al capitalismo y sus prácticas, terra incognita para nosotros; hablaban, y las ideas que nos mostraban eran música renovadora para mis oídos sucios de doctrina y hollín de guaguas Ikarus.

free Internet en CubaEl sentido común, y la sobriedad que de manera inevitable regresaba cada vez que pasaba mi precaria euforia de aprendiz, hizo que me acercara a uno de los compañeros profesores y que le dijera que me sentía como alguien al que le han obsequiado un auto deportivo en un país que no tenía carreteras.

Me miró con uno de sus ojos extraviados –el otro miraba en una dirección que no logré precisar– y me dijo, con voz firme y algo ronca después de las dos horas de conferencia, que era evidente que me faltaba optimismo, que le parecía mentira ver tamaño pesimismo en un joven como yo. Y dio por terminada la conversación.

Hace veinte años que el optimista profesor terminó con esa tajante respuesta nuestra breve conversación, que me gustaría retomar, por cierto, sólo para explicarle la magnitud y razones de mi pesimismo, pero ya no es posible. La verdad, ni siquiera es ya importante.

Y he aquí que también veinte años después, en ese taller de informatización que tiene lugar en La Habana, y que en serio se llama “Primer Taller Nacional de Informatización y Ciberseguridad”, al parecer se traza política, de la buena, la política de la informatización, del acceso a la informativividad, de cómo se debe informativizar a los cubanos, a los que no tienen acceso a la red, ni a ciber cualquier cosa; a los cubanos que no tienen la computadora para conectarse, ni el dinero para pagar un servicio de Internet, que ni siquiera gozan del derecho a informarse con libertad sobre lo que quieran y que, en lugar de información, tienen informatización. Así de sencillo.

Claro, mucho más sencillo que andar trazando “políticas” sería si hubiera cuatro o cinco proveedores de internet, sin censura, y millones de cubanos con ingresos suficientes que les permitan pagar esos servicios.

También sería mucho más sencilla, por supuesto, otra Cuba, donde el acceso a la información fuera simplemente un derecho, y no una “política”.

Otra Cuba, donde además hubiera por fin carreteras para ideas que necesitan viajar con la velocidad de carros deportivos.

Otra Cuba, sin “informativización”, donde ya no haya profesores ingenuos, ufanos de tanto optimismo cómplice del desastre nacional.

Una Cuba donde se honre, finalmente, el demagogo lema del Ministerio de Comunicaciones, que señorea desde lo alto de un edificio sobre la Avenida Boyeros, allende en mi ciudad en ruinas.

Sobre el autor

Alex Heny

Alex Heny

Habanero, hijo, padre, cubano, emigrante, escribidor. En ese orden, más o menos. Heny tiene esposa, tres hijos, un doctorado en Ingeniería y Ciencia de Materiales, y una gran disposición a opinar sin que se le pregunte. Actualmente vive con su familia en Long Island, Nueva York, ciudad donde edita el blog http://havaneroenny.blogspot.com/

Artículos relacionados

2 comentarios

  1. Kiko Arocha
    Kiko Arocha febrero 20, 07:07

    “En la guerra como en la paz, mantendremos las comunicaciones”.
    Decía la valla encima del Ministerio de Comunicaciones.
    Pero la gente decía:
    “En la guerra como en la paz, mal tendremos las comunicaciones”.

  2. Alex Heny
    Alex Heny febrero 20, 17:02

    Lo de la mala comunicación en Cuba es endémico

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Kiko Arocha

Las deudas

Kiko Arocha

  Miró a su hermano menor con penetración, como miran los felinos, para decirle: —Te veo nervioso, suelta la botella que no va a pasar na. —Mira mi hermano, estoy

0 comentario Leer más
  Manuel Gayol Mecías

Fidel ha muerto

Manuel Gayol Mecías

  Las palabras y los muertos (Premio Internacional Mario Vargas Llosa, Universidad de Murcia, España, Seix Barral, 2007), del escritor cubano Amir Valle, trata sobre la muerte de Fidel Castro y los

0 comentario Leer más
  Jorge Olivera Castillo

Pan (de yeso) y circo

Jorge Olivera Castillo

                El circo no es el pasatiempo donde lavamos las llagas del hambre con sonrisas espontáneas y puras. Tampoco es el lugar para

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami