Neo Club Press Miami FL

En VISTA con Gory, Lucía y Adrián

 Lo último

En VISTA con Gory, Lucía y Adrián

Gory en primer plano, durante el Festival VISTA en Aluna Art Foundation

En VISTA con Gory, Lucía y Adrián
Enero 13
23:29 2016

 

Aquella crónica resultó profética: hace algunas semanas, durante mi estancia en Miami, tuve el inmenso placer de asistir, en la galería Aluna Art Foundation durante el Festival VISTA, de la retrospectiva por los 40 años (1975-2015) de carrera artística de Gory.

Luego de los abrazos, sin tener que hacer demasiado esfuerzo, nos pusimos al tanto de lo que ha acontecido en los últimos años en nuestras vidas y en las de las personas que amamos. Así me encuentro que su esposa, Lucía Ballester, que aún tiene la misma ensoñadora mirada azul, vence a sus problemas de salud, sigue haciendo excelente poesía e ilustra ella misma un libro que atesoro, Ojos incendiarios. Y su hijo, Adrián, aquel niñito de La Víbora, que hace años hizo las ilustraciones para la editorial Betania de aquel bello poemario de Lucía, Una suma de frágiles combates, ahora es un espigado jovencito con barba lumberjack que toca la guitarra y canta en una banda de rock, The similar prisoners; y no me asombra lo bien que suena su disco, My words keep falling, tan sicodélico todo, a medio camino entre White Album y Velvet Underground, porque estoy advertido que su productor es –no podía ser otro– el mismísimo Gory, que ha hecho un alto en su carrera en la plástica para impulsar la de su hijo en la música.

Para más dicha, mi libro Los tigres de Dire Dawa (Neo Club Ediciones) fue presentado unos días después, también en Aluna Art Foundation, en el Festival Vista, con las obras de Gory como telón de fondo. Gory y Lucía estuvieron allí con muchos amigos más, que también lo son de ellos –Agustín Gordillo, Carlos Ubieta, Pedro Portal, Ernesto Romero– y compartieron mi logro cual si también fuese suyo (¿acaso no lo es, de ellos y todos los demás amigos de Lawton, La Víbora, Alta Habana, Miami y México DF?).

Por falta de tiempo, no de ganas, no pudimos escuchar los rituales discos de Cat Stevens, Tea for the tillerman y Catch bull at four, y los dos o tres primeros de Paul McCartney, que ahora Gory me cuenta que vuelve a tenerlos en vinilo, pero sin scratch ni rayaduras. Seguro la audición y las cervezas serán en otra oportunidad. La habrá.

Me despedí de Lucía y de Gory, muy feliz de verlos realizados y libres. Me atrevería a asegurar que cuando nos abrazamos, frente al 1393 SW 1 Street, ellos también creyeron ver en lontananza el campanario de la iglesia de Los Pasionistas. Como si estuviéramos en La Víbora.

Sobre el autor

Luis Cino

Luis Cino

Luis Cino (La Habana, 1956). Escritor y periodista independiente. Perteneció al consejo de redacción de la revista De Cuba. Ha publicado en diversas revistas en el exterior. Es colaborador habitual de la página electrónica Cubanet.org y jefe de redacción de Primavera Digital. Obtuvo premio en el concurso de cuentos El Heraldo, convocado en Cuba por el Proyecto de Bibliotecas Independientes con un jurado integrado por Raúl Rivero Castañeda, Víctor Manuel Domínguez García y Hugo Araña Sanchoyerto. Reside en Arroyo Naranjo, Cuba.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más
  Félix Luis Viera

Un loco sí puede (fragmento)

Félix Luis Viera

                                                            25 Así es, así ha sido, mi psiquiatrico plástico, como tanto le he repetido, esta vida de loco tan dura que he llevado me fue tirando cada vez

1 comentario Leer más
  María Eugenia Caseiro

El presentador

María Eugenia Caseiro

A mi hermana Karin Aldrey, que acostumbra dirigirse al Mundo –Señoras y señores… –dice el hombre y se interrumpe. Lleva prendida en el guargüero la grotesca sequedad que intenta resolver

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami