Neo Club Press Miami FL

Epílogo

 Lo último
  • No me hables más                   El futuro soy yo y en él me siento. Es su bar. Me rodea Copenhague y una brisa futura me acaricia...
  • Como un sueño holandés devorado por su vanidad pongo en la mano del poeta / vecino el sol de mi patio interior/ y no resiste. Luis Yuseff   Poetas, qué miseria la nuestra, aquí...
  • Epílogo                   Soy el que imitó a Xolotl, a quien le hicieron la peor caricatura del siglo, y cuando bajaba las escaleras le...
  • Jiribilla Así es como termina el mundo, no con una explosión sino con un lamento. T. S. Eliot                 Esta mañana al levantarme He...
  • Sonámbulo                   Si fuera el enemigo al que le quebré su corazón cuando lo resucitaba de su propia violencia. Si pudiera mirar en...

Epílogo

Epílogo
agosto 04
16:24 2018

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Soy el que imitó a Xolotl,
a quien le hicieron la peor caricatura del siglo,
y cuando bajaba las escaleras
le metieron hierbas en la boca,
y se siente dichoso con su pene a la derecha;
el frustrado bufón de su nostalgia.
Yo soy el feo, el católico, el bobo,
el provinciano que canta en el coro de la iglesia,
el promiscuo defensor de la pureza.
No me consuelen,
no espoleen el placentero costo de mis vísceras.
Yo soy el que vomita mis heroicidades,
el antipático, el roñoso,
el que se encorva ante la verja.
Yo soy la espina, el sofisma,
la posteridad, y nadie me cree;
tengo dos viejos pánicos y uno me desconoce,
y se acerca por las noches,
y mira a mi mujer mientras se desnuda.
Yo soy yo mismo y nada me condena,
no se confundan,
soy lo que todos esperan al final de la fuga,
el imperio, la fortuna,
y la soledad de un niño que ha visto nacer a su padre.
Yo soy la réplica, el Jesucristo, la comarca,
yo soy la réplica, el multihéroe,
la vergüenza;
y me place usarlos muy humanamente
y me siento ridículo,
y les cierro las puertas a los ofendidos.
Yo soy nombrado hacia la luz,
y busco y cuelgo en los desórdenes,
y me río de ustedes que no conocen
al otro cobarde que hay en mí,
que reparte los bancos a los pájaros,
que se pone a picotear solo en los clítoris.
Yo soy el feo, el que me junto,
el que mezcla los vinos, pero no la cabeza,
pero no revuelto y brutal de su nostalgia.
tengo un corazón y dos ramas de muérdago,
escribo lo mismo que ustedes
y como ustedes, no descubro nada,
ni, aunque saque la lengua y me la tejan.
Está bien si lo dicen,
yo soy el feo, el que se repite
y va a todas partes sin la ofrenda,
y viene de lo oscuro y en lo oscuro
hago lo que ninguno de ustedes.
Porque yo soy el feo no me complacen,
pero si no fuese feo, envidiado y egocéntra,
¿a quién ustedes le cantarían el himno del desterrado?
Yo soy el feo, el que más tiembla,
el que todas las noches alumbra a la virgen,
la victrola de un bar, el fecundado de las calles
y los huesos del niño que vio nacer a su padre.
Yo soy un tren, mi espíritu,
mi delirio de persecución —esta es mi ley, ya se los dije—;
yo soy el feo,
el pecador que ante ustedes y ante Dios ya se confiesa:
cuando Juan nació, ya todo estaba repartido,
aunque me elijan dueño de las casas de la ciudad,
guarden mi cruz de polvo en los cementerios,
y mis padres duerman el mismo silencio por separado.

De Sentado en el aire, 2011.

Sobre el autor

Juan Carlos Recio

Juan Carlos Recio

Juan Carlos Recio (Santa Clara, 1968). Poeta y narrador. Su libro “El buscaluz colgado” fue Premio de la Ciudad de Santa Clara en 1990. Obtuvo también una primera mención en el Premio Julián del Casal de la UNEAC, en 1991, con su poemario inédito “Hay un hombre en la cruz”. Ha publicado, entre otros, los poemarios “Sentado en el aire” y “La pasión del ignorante”. Desde el año 2000 reside en la ciudad de Nueva York, donde edita el blog Sentado en el Aire.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Cuánto valor cuesta no tener valor (fragmento)

José Hugo Fernández

Para Imre Kertész, el célebre escritor húngaro, Premio Nobel de Literatura en 2002, “el destino del varón en esta tierra no es otro que destruir lo tierno y lo bello,

Leer más
  Luis de la Paz

En los tiempos difíciles de Heberto Padilla

Luis de la Paz

    En una remotísima tarde de verano, sería el año 71, o tal vez el 72, el escritor José Abreu Felippe, a quien tanto le debo, me mostró un

Leer más
  Alcides Herrera

No me hables más

Alcides Herrera

                  El futuro soy yo y en él me siento. Es su bar. Me rodea Copenhague y una brisa futura me acaricia

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami