Neo Club Press Miami FL

Erótica o la literatura inclasificable

Erótica o la literatura inclasificable

Erótica o la literatura inclasificable
marzo 04
02:00 2014

Erótica, la segunda edición de la novela de Armando Añel (Neo Club Ediciones, Miami, 2013), me sorprendió desde el principio. Imaginaba una historia totalmente diferente, por lo que resultó muy gratificante descubrir que se trataba de algo “nuevo”, un tipo de literatura a la que jamás me había asomado. Estamos ante un libro que no acepta clasificaciones, así como la cultura y la simbología thamacunesas desdeñan la rigidez ideológica y los dogmas. Ya desde el inicio, estilo e historia se acoplan a la perfección.

En esta cuerda, encontré muy acertada la combinación de personajes reales y ficticios, lo que exige una lectura atenta (algo siempre bienvenido) de la novela. En mi caso, me obligó a hacer una búsqueda en Internet de nombres y denominaciones, por lo que descubrí elementos que, de otra manera, no habría conocido. Este es otro punto a favor de un libro que, en mi opinión, tiene un ángulo mejorable: la estructura. La división por capítulos no siempre resulta pertinente y me resultó confusa. Como  contrapartida, se agradece la inclusión de un glosario del que la primera edición carecía. Y hay que decir, adicionalmente, que las citas a pie de página enriquecen la lectura.

eroticaEste libro de Añel nos acerca, a través de lo “irreal”, a una realidad olvidada. Si en toda novela el espacio donde transcurre la historia es el telón de fondo, la escenografía, en Erótica el islote Thamacun (que adopta seis diferentes nombres según la época) es el personaje por antonomasia.

Entre las citas más destacables cabe mencionar esta, que tiene mucho que ver con el espíritu del libro: “Ser libre es emanciparse de la búsqueda de un destino” (Emil Cioran). “Es renunciar a formar parte de los elegidos y de los rechazados. Es ejercitarse en ser nadie”. Y entre los aforismos que más me agradaron está este otro: “En toda ciudad hay un momento en el que sientes que puedes, o debes, corromperte. Es el momento de emigrar” (Bartolomé Caspar).

Erótica se sitúa a medio camino entre el ensayo y la ciencia ficción, dos géneros que aparentemente se excluyen –lo que demuestra, una vez más, que la creatividad no tiene límites—, y reúne, sin conflicto, varios estilos de escritura. Así, tanto nos encontramos con párrafos que son pura crónica como abordamos otros en los que la prosa se acerca a lo poético. Como este, que puede resumir la esencia de la novela y que cito para terminar:

“Los habitantes de La Playa, salvo raras excepciones, sostienen que la patria es un hijo, una mujer, Internet, un cuerpo desnudo. Cumberland erotizada. Una ventana al mar”.

Sobre el autor

Maia Losch Blank

Maia Losch Blank

Maia Losch Blank (Montevideo, 1971). Ganó el concurso internacional de poesía “Versos de la Torre del Reloj” en España en 2011, y al año siguiente obtuvo primera mención en el X Certamen Literario Gonzalo Rojas Pizarro (Chile) con el relato "Presagios". “Allí donde el viento espera”, su primera novela publicada (Editorial Sinerrata), apareció en España en 2013. A los 25 años se trasladó desde Uruguay a Israel, donde reside actualmente con su marido y sus dos hijos y edita el blog Errante y errata (http://maialoschblank.wordpress.com/). Tiene estudios en Letras y Antropología y ha incursionado en las artes plásticas (maiablank@gmail.com).

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Otilio Carvajal

El discurso tanático de Félix Anesio

Otilio Carvajal

  Hoy bebo una taza de café amargo en un lugar ajeno que se llama exilio[1] El uso manifiesto de lo tanático es muy frecuente en la poesía cubana desde

Leer más
  Luis de la Paz

Lilliam Moro, de la mano de un ángel

Luis de la Paz

Hace unas semanas, durante la presentación en el Centro Cultural Español de su libro Contracorriente, poemario por el que recibió el Premio Internacional de Poesía “Pilar Fernández Labrador”, en Salamanca,

Leer más
  Jorge Olivera Castillo

Inhumanidad

Jorge Olivera Castillo

                    Las lágrimas no tienen patria fija su bandera es un deshilachado triángulo de pesadillas el himno un brote de notas

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami

Carlos Alberto Montaner – El por qué de los ataques acústicos en Cuba