Neo Club Press Miami FL

Erótica, una novela de Armando Añel

Erótica, una novela de Armando Añel

Erótica, una novela de Armando Añel
abril 20
11:33 2015

Erótica (Neo Club Ediciones, 2013), de Armando Añel, es una rarísima novela que en ocasiones remite al post-apocalíptico mundo milleriano de Mad Max. Hay un sentido de modernidad en este libro cuasi irreconciliable con ese espíritu nacionalista que suele lastrar a nuestra historia. La narración es un reflejo de aquellos tiempos en que el debate sobre el concepto de nación y sus numerosas implicaciones se libraba en la ucronía de los blogs.

A ello sumemos que hay aquí un eclecticismo dúctil y flexible que pasea con descaro al lector desde el horror metafórico de William Golding hasta la más clásica suspicacia orwelliana. Los símbolos esgrimidos por la historiografía thamacunesa, el destino trágico del islote libertario, me atrevería a decir que son en cierta  medida consecuencia y reflejo de las obras citadas.

El imaginario de Añel, sin dudas, es relevante y asombroso. Su inventiva resulta tan osada que permite enarbolar en su Thamacun de fantasía lo mismo a Cabrera Infante que a un místico Camilo Cienfuegos metralleta en mano, defendiendo al anti-nacionalismo de una invasión castrista. Es la construcción de la historia dentro de la historia. Thamacun constituye, en resumen, la Atlántida de Añel, el sitio donde desarrollar el ideario cuasi perfecto de los hombres y su necrología, la locación perfecta para la tragedia y la perpetuación de la esperanza.

eroticaEs por ello que Erótica resulta entretenida, deliciosamente fantasiosa y profundamente filosófica. Encontramos en sus páginas desde una crítica prístina a los nostálgicos de la literatura ideologizada, por ejemplo, hasta obsesiones antinacionalistas que aparecen aquí con una fuerza poética notable: “El nacionalismo puede mutar para bien. En lugar de reafirmarse frente a un supuesto enemigo externo, puede hacerlo frente al futuro”.

Más que una historia de ficción, Erótica simula ser un ensayo historiográfico. Y digo “simula” para mantenerme a tono con ese estilo lúdico que permite al autor, en un alarde de comicidad brillante, recrear a personajes como Leididí Usnabi Burundanga I, su alteza real.

Y es que más allá de cualquier imaginario literario, reina en Erótica el humor más exquisito. Es esta una novela donde la comedia arrasa con cualquier otro subgénero. Son el absurdo y la comicidad los pilares sobre los que el autor construye su relato-ensayo. “En el reducto el ajedrez era una cosa muy seria. Como la pomada china o los macarrones”, ironiza y desacraliza Añel.

El narrador, al cual no sabemos hasta dónde podemos tomar en serio, resulta ser un observador omnipotente y ubicuo que desde las alturas describe la historia a saltos, con la confianza irredimible de quien lo sabe todo. De ahí la lógica inexistencia de diálogos. Erótica es una obra revolucionaria en el sentido temático del término. Toda su estructura y engranaje parten y mueren desde las páginas virtuales de la bitácora Cuba Inglesa.

Y ronda el espíritu de Borges también en este libro, con ese corolario de obras imaginadas, de autores fantasmales y fantasiosas bibliotecas.

Erótica constituye, en síntesis, un ensayo histórico cantado por un juglar poeta más que una simple novela de ficción; una novela para leerse sin demasiadas pausas, aunque pensemos que lo que se cuenta desborda cualquier intención de entendimiento previo. Solo la consistencia del lector, aquello de permanecer atentos, bastará para que la sustancia de la historia (o las historias) termine por dotar de racionalidad a los hechos y al islote.

Erótica, una novela ensayística o un ensayo hecho novela del escritor Armando Añel,  tiene el ingenio de las obras malditas. Y como tal debiera permanecer en el imaginario literario nacional. Estoy casi seguro que así será.

Sobre el autor

Rafael Piñeiro López

Rafael Piñeiro López

Rafael Piñeiro López, escritor y poeta, es Doctor en Medicina por el Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana (1994) y Médico Cirujano por la Universidad de Chile (1998). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Además, es Diplomado en Gestión Pública y Medios de Comunicación (Universidad de Chile), Diplomado en Moral y Espiritualidad (Universidad Católica de Chile), Diplomado en Políticas: Desarrollo y Pobreza (Universidad Católica de Chile) y Diplomado en Responsabilidad Social. (Universidad Católica de Chile). Reside en Miami.

Artículos relacionados

6 comentarios

  1. Manuel Gayol Mecías
    Manuel Gayol Mecías abril 26, 13:56

    Excelente artículo. Y aun Erótica da para infinitos estudios, ensayos críticos, que irán poco a poco reafirmando el valor histórico de esta novela, que no es una sola novela, sino dos, porque hay que contar que Erótica es el inicio de una posible serie, en la que se entrelaza fuertemente también su segunda novela Apocalipsis la Resurrección, y quizás lo nuevo que Añel le vaya añadiendo. Erótica y Apocalipsis la Resurrección, ambas, de manera individual o juntas tienen el toque inteligente y la fascinación de las grandes obras que perdurarán. Gracias por este artículo que me inspira a escribir cosas sobre esas narraciones de Armando Añel. Un abrazo

  2. Armando Añel
    Armando Añel abril 26, 13:58

    Muy fina aproximación querido Rafael, te agradezco y felicito. Es difícil resumir esta novela en pocos párrafos, por su complejidad estructural y conceptual, y tú lo has logrado con creces. Como nota al margen, un detalle importante es que Leididí Usnabi Burundanga I es una creación del gran Rolando Aniceto (Nuevo Songo del Norte) relacionada con el personaje Meneíto, a partir de las derivaciones de la historia original en el blog Cuba Inglesa. Un abrazo.

  3. Armando Añel
    Armando Añel abril 26, 14:01

    Manuel, tú siempre tan dadivoso, es un lujo tenerte como amigo y maestro. Tus reseñas sobre Erótica han sido muy estimulantes para continuar trabajando en la saga. Un abrazo

  4. Rafael Piñeiro
    Rafael Piñeiro abril 26, 21:45

    Gracias, estimado Manuel. Precisamente tu reseña sobre Erótica me ayudó también a encausar estos apuntes. Me encantó tu descripción sobre el narrador extraño y omnipotente que estuve tentado a citar casi hasta el final. Viniendo de ti, un inmenso placer.

  5. Rafael Piñeiro
    Rafael Piñeiro abril 26, 21:46

    Mandy, me encantó Erótica. Tan simple como eso. Y mis felicitaciones a Rolando por tan soberbia dnominación. Me partí de la risa!

  6. Joaquín Gálvez
    Joaquín Gálvez mayo 01, 14:14

    Muy buena reseña! Felicitaciones a ambos.

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner entrevista a Catalina Serrano

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más