Neo Club Press Miami FL

‘Erótica’, una visión holística de la realidad cubana

‘Erótica’, una visión holística de la realidad cubana

‘Erótica’, una visión holística de la realidad cubana
Junio 10
18:14 2017

Desde sus orígenes, más allá de los siglos II y III A.C, primero en el Oriente y luego en Occidente, la novela se inclinó por crear mundos ficticios, fantásticos y superpuestos, dentro o fuera de la realidad. Sus cultores buscaban entretener a los lectores y, en ocasiones, subvertían su mundo creándoles universos paralelos que a veces los sumergían en la locura.

No es nuevo el hecho de crear islas o territorios que jamás han existido y, probablemente, jamás existirán en ningún mapa. Lo nuevo o novedoso es la forma de abordar el asunto, pues, como se sabe, la historia tiene diversos planos y, sobre o desde ellos, se trazan las leyendas o los relatos que se quieran narrar. Erótica (segunda edición, Neo Club Ediciones, 2013), del escritor Armando Añel (La Habana, 1966), es lo que se ha dado en llamar una ‘novela de aproximación virtual’ donde confluyen mundos paralelos, historias o sucesos que por su inverosimilitud parecen reales o viceversa.

Pero esta y no otra es la esencia de la obra de arte, cuyos sustratos parten, por lo general, de lo desconocido para después, integrados al contexto psico-intencional del lector, cifrarse en la memoria de los hombres y, por ende, de los pueblos.

El escenario donde se desarrollan los acontecimientos narrados en Erótica, el islote de Thamacun, pudiera ser cualquiera de los miles que pueblan las aguas del Caribe, pues no es su configuración geográfica ni su exuberante belleza, casi paradisiaca, lo que lo hace distinto a los demás. El islote de Thamacun es un referente literario, un sujeto lingüístico, o sea, que solo puede ser medido por los sentidos y no en metros o kilómetros cuadrados. De este mismo modo, los que viven y lo que se vive allí, como en Hamlet, son sombras que se suceden, espasmos fluorescentes que surgen de la nada hasta hacerse cuerpos cuando son tocados por la acción de la palabra.

  Artículo relacionado: ‘Erótica’ o la blogosfera cubana contra los demonios

Desde tiempos inmemoriales, autores de diversos países han encontrado en sitios como Thamacun el escenario perfecto para narrar sus aventuras: la isla de Robinson Crusoe, la de San Borondón, en las Canarias, que a intervalos emerge y se sumerge en las aguas del Atlántico, o aquellas que nos pintaron los cronistas de las Indias Occidentales, o las que aparecen en los códices mayas. No son sitios para habitarlos sino para vivirlos desde la imaginación, con la misma intensidad que habitamos un continente.

En Erótica su autor, Armando Añel, ha colocado sobre plano, paso a paso y trazo a trazo, las diferentes épocas que han ofrecido las estadísticas sobre los flujos migratorios. Por diversas razones, y por las mismas circunstancias, cientos y miles de cubanos se han echado al mar con el objetivo de labrarse un destino mejor, lejos o separados por las aguas, de un sistema sociopolítico que los asfixia desde 1959.

Los pasos o tramos seguidos en el esquema narrativo de Erótica (El pasado-los orígenes, El pasado-los próceres, El presente-bibliografía, El presente-la blogosfera, El pasado-segundo éxodo, El pasado-el lenguaje, el Epílogo y el Glosario, etcétera) son, más allá de cualquier obertura, una suma de sucesos: destrucción, desarraigo, rupturas, fuga o escapes de una realidad tan real, cruel y dolorosa como la muerte.

El hecho de que la internet de la isla sea puntoCON y no .com constituye toda una declaración de principios. Una pauta de ingeniosa sagacidad por parte del autor de esta novela.

En el fondo todo es virtual, porque ese escenario ha sido, es y será el trasfondo de todo lo posible. Donde los imposibles pugnan, como la vida misma, por ganarle la pelea al tiempo.

‘Erótica’ cuenta la historia del islote Thamacun, nación secreta invadida y arrasada en 1960 por la vecina Cuba. Paralelamente, ya en el presente, la novela describe el éxodo desatado por dicha invasión y el resurgimiento en Internet de la cultura thamacunesa. Un resurgimiento que, sin embargo, se ve amenazado por la manipulación ultranacionalista o puntoCON. Así, Idamanda, el personaje protagónico, debe enfrentar el avance colectivista en el ciberespacio —Cumberland, Playa Hedónica— e incluso en tierra firme —Estados Unidos—, oponiendo a esta nueva invasión el espíritu del Gran Salto Adelante. En Amazon: https://www.amazon.com/Er%C3%B3tica-Spanish-Armando-A%C3%B1el/dp/1493583557/

Sobre el autor

Ogsmande Lescayllers

Ogsmande Lescayllers

Lescayllers nació en Bayamo en 1957. Licenciado en Literatura Hispanoamericana e Historia del Arte. Periodista y conferencista en distintas universidades de América y Europa. Editor y director de libros y revistas literarias durante su prolongada estancia en Madrid. Es autor de más de veinte libros traducidos a varios idiomas. Entre ellos sobresalen 'Decir la palabra' (Editorial Letras Cubanas), 'Poemas de las sombras' (Vulcano Ediciones), 'El viento se llevó las aceitunas verdes' (Calibán Editores) y 'Lo que no nos dijeron de Babel: El lenguaje poético: Dimensiones y escala' (Calibán Ediciones).

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Ignacio Pérez

El viaje de Silvia (XIV)

Jorge Ignacio Pérez

Jose se enamoró de Silvia, como suele ocurrir en los casos en que una mujer le planta cara a un hombre. Plantarle cara, quiero decir en términos duros. No fue

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Pesadilla

José Hugo Fernández

I) Estaba preso. La celda era húmeda y oscura. Me dolían hasta las ideas por tantos porrazos y patadas. Supongo que entre sueños, vino un caimán sin dientes a susurrarme

0 comentario Leer más
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami