Neo Club Press Miami FL

Erotismo sobre campo minado

Erotismo sobre campo minado

febrero 04
00:41 2013

los cuerpos del deseoConfieso que cuando Armando Añel me propuso ser jurado del Primer Concurso de Narrativa Erótica “Los cuerpos del deseo”, me sentí honrado por la confianza. Pero lo que no sabe hasta hoy es que lo mismo tuve algunas reservas: el hecho de que se tratara precisamente de historias donde la falta de oficio puede transgredir una franja casi imperceptible, que te empuja a lo grotesco, me preocupaba sobremanera.

 

Y es que la prosa –no tanto el verso– al amparo de esta forma tan antigua y estigmatizada, aun cuando no está hecha para lectores mojigatos se agita en medio de una zona movediza.

En centésimas de segundos por palabras te expones al ridículo, y terminamos tropezándonos con un panfleto escatológico alejado de todo valor convincente.

Sin embargo, corriendo el riesgo de parecer contradictorio, quiero aclarar que no niego el uso de una palabra fuerte en literatura. No soy un melindroso al que le asuste la obscenidad si ella está justificada, más cuando el sexo simboliza el empeño.

Es risible leer en un cuento erótico que una hermosa mujer le practica a otra “el acto del cunnilingus”. Existen indicaciones más creíbles –a pesar de incorporar señas “pornográficas”– para ilustrar la imagen del llamado “sexo oral” entre dos  amigas. O leer que una desinhibida esposa penetrada, por antojo, le solicita a su marido, en medio de jadeos espasmódicos, practicarle una felación, detalle que podría provocar el fin de la erección del sujeto de no ser lo suficientemente culto. Es decir, el vocabulario que truena también amerita el uso auténtico que precisan los personajes.

Por supuesto, quiero reconocer que tuve la suerte de equivocarme tras leer los textos que pasaron por mis manos. Aquellos demonios que me molestaban resultaron infundados. Si bien en el libro Los cuerpos del deseo (Neo Club Ediciones, Alexandria Library, 2012) el lenguaje en ocasiones es enérgico, no incomoda.

Esa suerte de campo minado que figura la narrativa erótica, en las páginas de esta antología se solventa con sobrado quehacer. Y ese es precisamente el mérito de los treinta autores reunidos. Ellos prueban que la ficción erótica llega a ser buena literatura si se sabe maniobrar en zonas difíciles.

En Los cuerpos del deseo prima la intensidad con que se cuenta y el disfrute que como lectores recibimos. Y digo más –aludiendo a lo reseñado por  Ángel Velázquez Callejas–, el libro transcribe vivencias. Da por cierto que la sensualidad, la fantasía, el amor, el sexo, son taxativos y de todos. Y por qué no, nos asegura que la poética de su ejercicio es constante.

——————————————————————————–
http://denisfortun.blogspot.com/ Palabras de presentación del libro en ArtSpoken, Miami. Para adquirir Los cuerpos del deseo en Amazon, clic aquí.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner entrevista a Catalina Serrano

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Sussette Cordero

Fragmentos

Sussette Cordero

                  Abro los ojos y me rompo por el centro Abajo soy un ciempiés Arriba pienso todavía como bajar del caballo Cavilar

0 comentario Leer más
  Armando Añel

Ecos de La Habana

Armando Añel

                  en el mar la vida es más sabrosa y sobre los escombros de la ciudad transcurre el mar como una gran

0 comentario Leer más
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más