Neo Club Press Miami FL

Es la economía, estúpido

Es la economía, estúpido

febrero 25
23:24 2011

Mohamed_Bouazizi2Algunos analistas aseguran, para justificar sus aseveraciones de que el escenario árabe no tiene posibilidad de reproducirse en Cuba, que en la Isla se ha conformado durante los últimos 52 años una sociedad primaria y miserable, que ni entiende ni quiere ni necesita la Libertad.

Con tantos años de totalitarismo sobre el lomo, dicen, y sus capas más emprendedoras escapando al exilio, la sociedad cubana se ha convertido en una tumba de la que a cualquier revivido le sería imposible brotar. Nadie escucharía sus gritos de angustia y socorro.

Opinión respetable, pero que cojea de una pata. Porque no creo que en Egipto y Túnez, o más recientemente en Libia, los manifestantes se echaran a las calles pidiendo libertad y derechos humanos. O al menos no eran esas las reivindicaciones fundamentales que tenían en mente. Querían echar del poder a gobernantes que percibían arrogantes, pero más que nada torpes a la hora de distribuir la riqueza nacional y generar empleo. Se asumían injustamente relegados. La crisis mundial agudizó esta percepción, acentuando el descalabro económico entre los más desfavorecidos.

Hay que recordar que en Túnez, cuna de todas las manifestaciones que por estos días sacuden el mundo árabe, la ira popular tomó cuerpo tras la inmolación del joven Muhammad Bouazizi, quien se prendió fuego luego de que las autoridades le confiscaran su pequeño puesto de frutas, para el que no tenía licencia. Y ese ha sido el denominador común en las revueltas del Medio Oriente y el norte de África: la pobreza y la falta de oportunidades. Es lo que les gritan a sus gobernantes en la cara las “masas irredentas”: ¡Es la economía, estúpido! El Bill de Clinton tenía razón.

Algo similar pasó durante el Maleconazo de 1994 en La Habana, la más connotada y masiva revuelta contra el castrismo en 52 años de dictadura. Los miles de manifestantes espontáneos que estremecieron las calles en esa ocasión, descendiendo hacia el malecón, lo hicieron en principio con la esperanza de escapar de su infierno cotidiano vía marítima, aupados por la angustiosa situación económica que padecían en la Isla, sumida en lo más profundo del Período Especial.

En el contexto cubano, puede que quienes esperan una sublevación inspirada en ideales libertarios terminen criando pelos, como no pueden hacer las ranas; pero también que quienes suponen que el pueblo de Cuba aguantará eternamente en silencio la miseria y la injusticia, se lleven una sorpresa. Aun en el peor de los casos, aceptado el dato de que la sociedad cubana ha degenerado al punto del envilecimiento, cabe contar con dos factores coincidentes: La intensa crisis económica que vive la Isla y la desesperación de la nomenclatura, que entra en su etapa geriátrica ignominiosamente, sin referentes simbólicos a los que echar mano ni esperanza que infundir entre las generaciones más jóvenes. Una mezcla potencialmente explosiva. Un coctel que en cualquier momento puede hacer erupción.

Como en el mundo árabe.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Simposio Cuba 1902-1958: Una gran república:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Alexis Rosendo Fernández

Ojo de gacela trunca

Alexis Rosendo Fernández

                    Ojo de gacela trunca: En mi ausencia –celoso león, rondo las alas que presagian el inevitable otoño: –Sin duda, abordemos

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Esas cosas pequeñas, pequeñitas

Nilo Julián González

                    1 Esas cosas pequeñas pequeñitas que van nombrando a cada lado de la vida el temblor y el palpitar de

0 comentario Leer más
  Carlos Alberto Montaner

José Martí, arte y estética

Carlos Alberto Montaner

La voluntad ética de José Martí afectó su temperamento artístico. La zona más revisada de su pensamiento es, precisamente, la que determina su concepción artística. No voy, por lo tanto,

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami