Neo Club Press Miami FL

Es la economía, estúpido

Es la economía, estúpido

febrero 25
23:24 2011

Mohamed_Bouazizi2Algunos analistas aseguran, para justificar sus aseveraciones de que el escenario árabe no tiene posibilidad de reproducirse en Cuba, que en la Isla se ha conformado durante los últimos 52 años una sociedad primaria y miserable, que ni entiende ni quiere ni necesita la Libertad.

Con tantos años de totalitarismo sobre el lomo, dicen, y sus capas más emprendedoras escapando al exilio, la sociedad cubana se ha convertido en una tumba de la que a cualquier revivido le sería imposible brotar. Nadie escucharía sus gritos de angustia y socorro.

Opinión respetable, pero que cojea de una pata. Porque no creo que en Egipto y Túnez, o más recientemente en Libia, los manifestantes se echaran a las calles pidiendo libertad y derechos humanos. O al menos no eran esas las reivindicaciones fundamentales que tenían en mente. Querían echar del poder a gobernantes que percibían arrogantes, pero más que nada torpes a la hora de distribuir la riqueza nacional y generar empleo. Se asumían injustamente relegados. La crisis mundial agudizó esta percepción, acentuando el descalabro económico entre los más desfavorecidos.

Hay que recordar que en Túnez, cuna de todas las manifestaciones que por estos días sacuden el mundo árabe, la ira popular tomó cuerpo tras la inmolación del joven Muhammad Bouazizi, quien se prendió fuego luego de que las autoridades le confiscaran su pequeño puesto de frutas, para el que no tenía licencia. Y ese ha sido el denominador común en las revueltas del Medio Oriente y el norte de África: la pobreza y la falta de oportunidades. Es lo que les gritan a sus gobernantes en la cara las “masas irredentas”: ¡Es la economía, estúpido! El Bill de Clinton tenía razón.

Algo similar pasó durante el Maleconazo de 1994 en La Habana, la más connotada y masiva revuelta contra el castrismo en 52 años de dictadura. Los miles de manifestantes espontáneos que estremecieron las calles en esa ocasión, descendiendo hacia el malecón, lo hicieron en principio con la esperanza de escapar de su infierno cotidiano vía marítima, aupados por la angustiosa situación económica que padecían en la Isla, sumida en lo más profundo del Período Especial.

En el contexto cubano, puede que quienes esperan una sublevación inspirada en ideales libertarios terminen criando pelos, como no pueden hacer las ranas; pero también que quienes suponen que el pueblo de Cuba aguantará eternamente en silencio la miseria y la injusticia, se lleven una sorpresa. Aun en el peor de los casos, aceptado el dato de que la sociedad cubana ha degenerado al punto del envilecimiento, cabe contar con dos factores coincidentes: La intensa crisis económica que vive la Isla y la desesperación de la nomenclatura, que entra en su etapa geriátrica ignominiosamente, sin referentes simbólicos a los que echar mano ni esperanza que infundir entre las generaciones más jóvenes. Una mezcla potencialmente explosiva. Un coctel que en cualquier momento puede hacer erupción.

Como en el mundo árabe.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más
  Baltasar Santiago Martín

¿Suicidio?

Baltasar Santiago Martín

  En memoria de Juan O’Gorman             No entres al río con los bolsillos llenos de piedras como hizo Virginia; antes que suicidarte, arrójale las

0 comentario Leer más