Neo Club Press Miami FL

Esas cosas pequeñas, pequeñitas

 Lo último
  • La reina rota (II)                   qué pudiéramos darle a su llegada un caramelo y un columpio limpio desmedido por la diestra una señal una guía tirarle...
  • No creo en la vía pacífica                     No creo en la vía violenta me gustaría creer en algo —pero no creo creer es creer en Dios lo...
  • Sangra tu mirada bajo el caballo a Guillermo                   Sangra tu mirada bajo el caballo, roto el hígado tras una canción de Serrat no has de hacerle swing...
  • La reina rota (I)                   tengamos compasión que la reina está rota pocos saben es decir se demoran comprender compartir cercenar es difícil caer como caen...
  • Del absurdo                     Mi oficio es triste. Yo le doy de comer a los fantasmas. Húmedas, mudas hebras me acompañan. Ellos danzan sin...

Esas cosas pequeñas, pequeñitas

Esas cosas pequeñas, pequeñitas
Mayo 14
15:59 2017

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1

Esas cosas pequeñas
pequeñitas
que van nombrando
a cada lado de la vida
el temblor y el palpitar
de la piel y la sangre
cuando la calma
y la noche
llegan juntas

2

Esas cosas pequeñas
pequeñitas
que van nombrando
a cada lado de la vida
el temblor y el palpitar
de la piel y la sangre
que detiene su latir
en lo íntimo de las
figuras tan cálidas
tan pequeñas
pequeñitas
que parecen
escondidas
debajo de las uñas

3

Esas cosas pequeñas
pequeñitas
que van nombrando
a cada lado de la vida
el temblor y el palpitar
de la piel y la sangre
como si fueran cosas
olvidadas al borde
del camino y la ternura
tremenda de los muchachos
mientras suben la montaña
más empinada de sus vidas

4

Esas cosas pequeñas
pequeñitas
que van nombrando
a cada lado de la vida
el temblor y el palpitar
de la piel y la sangre
como si fueran cosas
olvidadas al borde
del camino y la ternura
tremenda de los muchachos
mientras suben la montaña
más empinada de sus vidas
pensando en brincar la cerca
cruzar el regadío
robar las frutas
en el secadero de la vida
mientras crecen y juegan
el juego del amor
descubriendo
el miedo
el dolor el placer tremendo

5

Esas cosas pequeñas
pequeñitas
que van nombrando
a cada lado de la vida
el temblor y el palpitar
de la piel y la sangre
como si fueran cosas
olvidadas al borde
del camino y la ternura
tremenda de los muchachos
mientras suben la montaña
más empinada de sus vidas
pensando en brincar la cerca
cruzar el regadío
robar las frutas
en el secadero de la vida
mientras crecen y juegan
el juego del amor
descubriendo
el miedo
el dolor el placer tremendo
del cúmulo de heridas pequeñas
pequeñitas
uniditas al vacío
como los deditos de nene
contando las hormigas
mientras las diminutas cargaban
mordidas de marpacífico
con los cuales alimentar
el fondo de la cueva
donde el amor sobrevive
sin que el dolor pueda matarlo
como a veces la locura logra
acabar de un golpe con esas cosas
pequeñas
pequeñitas
tan íntimas
que solo con tu abrazo
logro despertar
al día de vivir

6

Esas cosas pequeñas
pequeñitas
que van nombrando
a cada lado de la vida
el temblor y el palpitar
de la piel y la sangre
que detiene su latir
en lo íntimo de las
figuras tan cálidas
tan pequeñas
pequeñitas
que parecen
escondidas
debajo de las uñas
y asomándose
de vez en vez
en las heridas
provocadas
por el pudor de ver
los senos de la vecina
mientras tiende la ropa
en el húmedo patio
de la imaginación

Quién pregunta entonces

Quién salva

Quién desea

Quién cuida

esas cosas pequeñas
pequeñitas
de cuando
yo soñaba cada noche
y en la mañana
lavaba mis manos
con cenizas

7

Esas cosas pequeñas
pequeñitas
que van nombrando
a cada lado de la vida
el temblor y el palpitar
de la piel y la sangre
la bendita respiración
de Dios y el universo
mientras conspiran para crear
la luz que ilumina
los cuatros caminos
las esquinas del mundo
la esquina de la casa
donde duerme
la mascota

8

Esas cosas pequeñas
pequeñitas
que van nombrando
a cada lado de la vida
el temblor y el palpitar
de la piel y la sangre
la bendita respiración
de Dios y el universo
mientras conspiran para crear
la luz que ilumina
los cuatros caminos
las esquinas del mundo
la esquina de la casa
donde duerme
la mascota

tan feliz
tan inocente
tan pura

que acariciamos
su pelambre
como si pudiéramos
echar el tiempo atrás
y correr sobre las rocas
y la espuma del mar
azul profundo
de tu corazón
latiendo

9

Esas cosas pequeñas
pequeñitas
que van nombrando
a cada lado de la vida
el temblor y el palpitar
de la piel y la sangre
de los cuerpos
púberes de las muchachas
sumergidas en las cálidas
aguas mil veranos
antes de ser
esta conciencia
y mil veranos también
después cuando despiertes
y cada parte
del todo se descubra
como se descubre la sal
en la belleza
de lo desconocido

10

Esas cosas pequeñas
pequeñitas
que van nombrando
a cada lado de la vida
el temblor y el palpitar
de la piel y la sangre
de las mil sutilezas
que colman
de avaricia
los sentidos

el olfato
la carne

la vista
el olvido

el tacto
la distancia

desde la cual vemos
llenos de ego
admirados
esas cosas pequeñas
pequeñitas
que marcan los ojos
y llenan de amor

Sobre el autor

Nilo Julián González

Nilo Julián González

Nilo Julián González nació en 1967 en La Habana. Escritor, dibujante, pintor, curador, grafitero, performer, trabaja la fotografía y es realizador audiovisual. De formación autodidacta, es uno de los fundadores del proyecto Omni Zona Franca, con origen en la zona periférica de Alamar, al este de la capital cubana. Integrante fundador de ACETATO Producciones, reside en la Isla. Su poemario “Toca al corazón que late” fue publicado por Neo Club Ediciones en 2014.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Ignacio Pérez

El viaje de Silvia (XIV)

Jorge Ignacio Pérez

Jose se enamoró de Silvia, como suele ocurrir en los casos en que una mujer le planta cara a un hombre. Plantarle cara, quiero decir en términos duros. No fue

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Pesadilla

José Hugo Fernández

I) Estaba preso. La celda era húmeda y oscura. Me dolían hasta las ideas por tantos porrazos y patadas. Supongo que entre sueños, vino un caimán sin dientes a susurrarme

0 comentario Leer más
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami