Neo Club Press Miami FL

Esas cosas pequeñas, pequeñitas

 Lo último
  • Jiribilla Así es como termina el mundo, no con una explosión sino con un lamento. T. S. Eliot                 Esta mañana al levantarme He...
  • Sonámbulo                   Si fuera el enemigo al que le quebré su corazón cuando lo resucitaba de su propia violencia. Si pudiera mirar en...
  • Celda número cero (XIX)                   Yo asesiné en París a una muchacha, le recité a Verlaine, la llevé a Montparnase, ella creyó que estaba ingrávida en...
  • José Martí me escucha mientras llueve Dos patrias tengo yo: Cuba y la noche. José Martí                 Difícil, José, arrojar el tiempo montaña abajo y luego descender como si...
  • El Punto Nemo Ya sé que no soy incomprendido, lo supe al descubrirme donde se abandona un incomprensor, perdí mucho tiempo en esa etapa. El tiempo, lo único irrecuperable: a él no le...

Esas cosas pequeñas, pequeñitas

Esas cosas pequeñas, pequeñitas
mayo 14
15:59 2017

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1

Esas cosas pequeñas
pequeñitas
que van nombrando
a cada lado de la vida
el temblor y el palpitar
de la piel y la sangre
cuando la calma
y la noche
llegan juntas

2

Esas cosas pequeñas
pequeñitas
que van nombrando
a cada lado de la vida
el temblor y el palpitar
de la piel y la sangre
que detiene su latir
en lo íntimo de las
figuras tan cálidas
tan pequeñas
pequeñitas
que parecen
escondidas
debajo de las uñas

3

Esas cosas pequeñas
pequeñitas
que van nombrando
a cada lado de la vida
el temblor y el palpitar
de la piel y la sangre
como si fueran cosas
olvidadas al borde
del camino y la ternura
tremenda de los muchachos
mientras suben la montaña
más empinada de sus vidas

4

Esas cosas pequeñas
pequeñitas
que van nombrando
a cada lado de la vida
el temblor y el palpitar
de la piel y la sangre
como si fueran cosas
olvidadas al borde
del camino y la ternura
tremenda de los muchachos
mientras suben la montaña
más empinada de sus vidas
pensando en brincar la cerca
cruzar el regadío
robar las frutas
en el secadero de la vida
mientras crecen y juegan
el juego del amor
descubriendo
el miedo
el dolor el placer tremendo

5

Esas cosas pequeñas
pequeñitas
que van nombrando
a cada lado de la vida
el temblor y el palpitar
de la piel y la sangre
como si fueran cosas
olvidadas al borde
del camino y la ternura
tremenda de los muchachos
mientras suben la montaña
más empinada de sus vidas
pensando en brincar la cerca
cruzar el regadío
robar las frutas
en el secadero de la vida
mientras crecen y juegan
el juego del amor
descubriendo
el miedo
el dolor el placer tremendo
del cúmulo de heridas pequeñas
pequeñitas
uniditas al vacío
como los deditos de nene
contando las hormigas
mientras las diminutas cargaban
mordidas de marpacífico
con los cuales alimentar
el fondo de la cueva
donde el amor sobrevive
sin que el dolor pueda matarlo
como a veces la locura logra
acabar de un golpe con esas cosas
pequeñas
pequeñitas
tan íntimas
que solo con tu abrazo
logro despertar
al día de vivir

6

Esas cosas pequeñas
pequeñitas
que van nombrando
a cada lado de la vida
el temblor y el palpitar
de la piel y la sangre
que detiene su latir
en lo íntimo de las
figuras tan cálidas
tan pequeñas
pequeñitas
que parecen
escondidas
debajo de las uñas
y asomándose
de vez en vez
en las heridas
provocadas
por el pudor de ver
los senos de la vecina
mientras tiende la ropa
en el húmedo patio
de la imaginación

Quién pregunta entonces

Quién salva

Quién desea

Quién cuida

esas cosas pequeñas
pequeñitas
de cuando
yo soñaba cada noche
y en la mañana
lavaba mis manos
con cenizas

7

Esas cosas pequeñas
pequeñitas
que van nombrando
a cada lado de la vida
el temblor y el palpitar
de la piel y la sangre
la bendita respiración
de Dios y el universo
mientras conspiran para crear
la luz que ilumina
los cuatros caminos
las esquinas del mundo
la esquina de la casa
donde duerme
la mascota

8

Esas cosas pequeñas
pequeñitas
que van nombrando
a cada lado de la vida
el temblor y el palpitar
de la piel y la sangre
la bendita respiración
de Dios y el universo
mientras conspiran para crear
la luz que ilumina
los cuatros caminos
las esquinas del mundo
la esquina de la casa
donde duerme
la mascota

tan feliz
tan inocente
tan pura

que acariciamos
su pelambre
como si pudiéramos
echar el tiempo atrás
y correr sobre las rocas
y la espuma del mar
azul profundo
de tu corazón
latiendo

9

Esas cosas pequeñas
pequeñitas
que van nombrando
a cada lado de la vida
el temblor y el palpitar
de la piel y la sangre
de los cuerpos
púberes de las muchachas
sumergidas en las cálidas
aguas mil veranos
antes de ser
esta conciencia
y mil veranos también
después cuando despiertes
y cada parte
del todo se descubra
como se descubre la sal
en la belleza
de lo desconocido

10

Esas cosas pequeñas
pequeñitas
que van nombrando
a cada lado de la vida
el temblor y el palpitar
de la piel y la sangre
de las mil sutilezas
que colman
de avaricia
los sentidos

el olfato
la carne

la vista
el olvido

el tacto
la distancia

desde la cual vemos
llenos de ego
admirados
esas cosas pequeñas
pequeñitas
que marcan los ojos
y llenan de amor

Sobre el autor

Nilo Julián González

Nilo Julián González

Nilo Julián González nació en 1967 en La Habana. Escritor, dibujante, pintor, curador, grafitero, performer, trabaja la fotografía y es realizador audiovisual. De formación autodidacta, es uno de los fundadores del proyecto Omni Zona Franca, con origen en la zona periférica de Alamar, al este de la capital cubana. Integrante fundador de ACETATO Producciones, reside en la Isla. Su poemario “Toca al corazón que late” fue publicado por Neo Club Ediciones en 2014.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Otilio Carvajal

El discurso tanático de Félix Anesio

Otilio Carvajal

  Hoy bebo una taza de café amargo en un lugar ajeno que se llama exilio[1] El uso manifiesto de lo tanático es muy frecuente en la poesía cubana desde

Leer más
  Luis de la Paz

Lilliam Moro, de la mano de un ángel

Luis de la Paz

Hace unas semanas, durante la presentación en el Centro Cultural Español de su libro Contracorriente, poemario por el que recibió el Premio Internacional de Poesía “Pilar Fernández Labrador”, en Salamanca,

Leer más
  Jorge Olivera Castillo

Inhumanidad

Jorge Olivera Castillo

                    Las lágrimas no tienen patria fija su bandera es un deshilachado triángulo de pesadillas el himno un brote de notas

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami

Carlos Alberto Montaner – El por qué de los ataques acústicos en Cuba