Neo Club Press Miami FL

Esclavos blancos y asiáticos

Esclavos blancos y asiáticos

enero 03
05:03 2013

esclavos blancosA mediados del siglo XVII, en la época que el promedio de esclavos africanos transportados por la incipiente Trata Negrera para todo el continente americano apenas rondaba los 30, 000 al año, más de 100, 000 hombres, mujeres y niños prisioneros de guerra irlandeses fueron enviados como esclavos a las plantaciones inglesas en las Antillas. Teniendo en cuenta que más de medio millón había muerto en la conquista a sangre y fuego de la isla de Irlanda emprendida por las tropas parlamentarias de Oliverio Cromwell, la verde Erie quedaría casi desierta para ser colonizada por los británicos.

Pero la justicia británica no se limitaba a castigar con la esclavitud a los rebeldes irlandeses. También los escoceses considerados indeseables y menesterosos recibían lo suyo. Entre 1662 y 1665 fueron encadenados y enviados por miles desde el puerto de Liverpool a las colonias británicas de América y allí vendidos al mejor postor en Boston, New York, Virginia, Bermuda y Jamaica.

Y también los súbditos ingleses que no podían demostrar poseer medios de vida honestos cayeron en razzias parecidas. En 1701, de los 25, 000 esclavos que eran explotados salvajemente en Barbados, 21 700 eran europeos. En su “Historia de la Agricultura del Sur de los Estados Unidos”, Lewis Cecil Gray asegura haber encontrado más de 316, 000 asentamientos de asignaciones de esclavos blancos para el plan de poblamiento y desarrollo de Virginia en 1618. En los documentos se especificaba que estos trabajos eran de por vida.
 
El esclavo o siervo blanco no era tratado mejor que su contraparte africana. Por el contrario, pese a muchos de ellos conocer oficios o al menos manejar la lengua inglesa y tener rudimentos de educación elemental, lo que los hizo mucho más funcionales y productivos, eran considerados con desprecio por sus nuevos amos y muchas veces más maltratados que los esclavos negros.

Para dar una conclusiva idea de hasta dónde llegó la proporción de esclavos blancos en el Nuevo Continente, en la caribeña isla de Monserrat más del 70% de la población esclava era blanca. Además, muchos esclavos africanos ya manumitidos llegaron a poseer esclavos blancos en la isla de Bermuda. Y pese a eso, en varias frustradas ocasiones los esclavos negros y blancos se unieron en revueltas contra sus amos negros y blancos.

Otros grupos y mercados dedicados a  la trata y comercio esclavistas

Las regiones inmensamente pobladas de la India, China y Malasia constituyeron desde mucho tiempo una enorme fuente y destino de mano de obra esclava. La India en sí misma es un ejemplo abrumador de la falta de escrúpulos mostrada por la Humanidad para vender a sus congéneres. Pese a que la conquista islámica de la India llevara sus casi ocho siglos, retardada por la contrapartida de las invasiones mongolas, y que concluyendo a mediados del XVI, con ella se incrementara la captura y venta de prisioneros de guerra y pobladores como esclavos, los mismos mercaderes hindúes también participaban en el despojo, vendiendo a sus congéneres al mejor postor. Fueron por millones los hindúes que, adeptos a la Nueva Fe proveniente de Arabia o, por el contrario, fieles al Panteón indostaní, por igual concluyeron cazados en masa por hermanos de fe o enemigos de religión. Como resultado, el precio de cada esclavo hindú bajó a niveles francamente ridículos para las cotizaciones de la época, saturando con ellos toda Asia. Como resultado visible de esto, en 1841, y sólo en la India, los ingleses estimaron la masa esclava de los hindúes, mahometanos o no, en unos 8 o 9 millones, muchos más que los negros africanos esclavos que por entonces poblaban América.

En China, por ser un reino cerrado al mundo, no se exportó muchos esclavos, pero si se importó en grandes cantidades y sus puertos orientales se transformaron en centros de distribución de mano de obra en servidumbre. Pero pese a disponer de tanta “materia prima”, en la ciudad de Cantón actuaba una dependencia esclavista árabe que se dedicaba a vender africanos en China e Indonesia. El paso de los siglos no cambió mucho las cosas. Un tercio de la población de Corea permanecía esclava en pleno siglo XIX. Y lo mismo le ocurría a un cuarto de los habitantes de algunas zonas de Birmania (actual Myanmar) y Tailandia, una situación que permaneció sin cambios hasta principios del siglo XX.

La llegada de los exploradores europeos al Asia acrecentó el tráfico dentro del continente. Muy pronto los holandeses organizaron la Trata de africanos que, provenientes de los puertos de Zanzíbar, condujeron por millones hacia Batavia,  en  Indonesia, y Malacca, en la península de Malasia, donde eran vendidos por toda el área. Se calcula que fue el equivalente a un tercio de los millones que fueran enviados a América. Y los daneses por su parte organizaron una trata con los habitantes que capturaban en la isla de Guinea, conduciéndolos a las exitosas plantaciones de copra de las islas Mauricio. Fue tan cruel y despiadado su trasiego que la licencia de la compañía fue anulada a mediado del siglo XVIII.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Kiko Arocha

Las deudas

Kiko Arocha

  Miró a su hermano menor con penetración, como miran los felinos, para decirle: —Te veo nervioso, suelta la botella que no va a pasar na. —Mira mi hermano, estoy

0 comentario Leer más
  Manuel Gayol Mecías

Fidel ha muerto

Manuel Gayol Mecías

  Las palabras y los muertos (Premio Internacional Mario Vargas Llosa, Universidad de Murcia, España, Seix Barral, 2007), del escritor cubano Amir Valle, trata sobre la muerte de Fidel Castro y los

0 comentario Leer más
  Jorge Olivera Castillo

Pan (de yeso) y circo

Jorge Olivera Castillo

                El circo no es el pasatiempo donde lavamos las llagas del hambre con sonrisas espontáneas y puras. Tampoco es el lugar para

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami