Neo Club Press Miami FL

España, el falso imperio de la ley

España, el falso imperio de la ley

España, el falso imperio de la ley
octubre 02
03:24 2013

Jose Luis Rodriguez Zapatero, Alfredo Perez Rubalcaba, Elena Salgado

En España, tanto el PSOE (socialdemocracia) como el PP (conservadurismo) rehuyen una reforma integral de la Constitución (los sindicatos también se suman a esta negativa, así como la mayoría de los partidos que ocupan el espectro político). Saben que auspiciando una reforma que suprima el acceso de los partidos, los sindicatos y las organizaciones empresariales al presupuesto, así como la transformación radical del modelo autonómico –del cual los políticos extraen crecientes beneficios económicos y réditos políticos–, se quedarían sin recursos financieros y sin poder.

Evidentemente las fuerzas políticas tradicionales españolas poseen una muy aguzada conciencia de clase como para cometer semejante inmolación. Lo que se infiere de tal comportamiento de nuestra clase política es que la misma constituye una elite extractiva de rentas que está más allá del bien y del mal, o sea, una aristocracia política que opera en un mercado oligopólico en el marco de un régimen clientelar-partitocrático, nacido tras la ejemplar Transición, que no asume ninguna responsabilidad ante los ciudadanos y que, mediante su modus operandi genera desacato, corrupción, impunidad, clientelismo, crisis institucional y secesionismo.

Por tal razón, resulta imposible calificar a la sociedad española como una donde gobierna el imperio de la ley, ya que además de no sustentarse en una democracia representativa y abierta (las listas de candidatos al Parlamento son listas cerradas confeccionadas por los caciques de los partidos políticos, o sea, se vota por un grupo de políticos en bloque, los cuales no rinden cuentas de su gestión ante los ciudadanos, sino ante su jefe inmediato de partido) el omnímodo poder político interfiere sistemáticamente en los otros ámbitos de gobierno, como el Legislativo y el Judicial, así como en las demás instituciones regulatorias del Estado, envileciendo su correcto funcionamiento.

“La clase política española constituye una elite extractiva de rentas que está más allá del bien y del mal, o sea, una aristocracia política que opera en un mercado oligopólico en el marco de un régimen clientelar-partitocrático, nacido tras la ejemplar Transición, que no asume ninguna responsabilidad ante los ciudadanos”. Enrique Collazo

Ninguna imagen más ilustrativa de esta situación que la que expresó Clint Eastwood en la Convención Republicana en Tampa respecto a que en Estados Unidos el pueblo es el amo del país y los políticos son sus empleados: pues bien, aquí es justo a la inversa.

Ya sabemos que las comparaciones son odiosas, pero por más que lo intento no puedo dejar de compararlo con Cuba, donde gobierna una oligarquía militar –verde olivo– que hace mucho tiempo implantó un Capitalismo de Estado de naturaleza corporativa-fascistoide que se apropia de todas las rentas generadas por la paupérrima estructura económica del país e incluso del ahorro de los cubanos del exterior. Todo en provecho del sostenimiento y la reproducción de la casta político-militar y su modelo corrupto, excluyente y perverso.

Sobre el autor

Enrique Collazo

Enrique Collazo

Enrique Collazo es Licenciado en Historia por la Universidad de La Habana. Realizó estudios de Doctorado en la Universidad de Educación a Distancia de Madrid. Ha publicado libros sobre las cuestiones de la banca y el crédito en Cuba, tanto en la Isla como en España, y colaborado asiduamente en publicaciones como la revista Encuentro de la Cultura Cubana y su página web Encuentro en la Red, la Revista Hispano-Cubana, Cuadernos de Pensamiento Político e Islas, entre otras. Actualmente reside en Madrid.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Olivera Castillo

Pan (de yeso) y circo

Jorge Olivera Castillo

                El circo no es el pasatiempo donde lavamos las llagas del hambre con sonrisas espontáneas y puras. Tampoco es el lugar para

0 comentario Leer más
  Juan Carlos Recio

Para desalmar un cadáver

Juan Carlos Recio

                Si no estás dispuesto a perdonar y todo lo que das es sombras cómo pudieras ser el amado cómo irías hasta el

0 comentario Leer más
  Luis Jiménez Hernández

En primera persona

Luis Jiménez Hernández

                no escribo versos en primera persona, ser decadentes es un oficio cruel como el de jugar a ser Dios. Pero hoy escribiré

1 comentario Leer más

Festival Vista Miami