Neo Club Press Miami FL

España y el capitalismo

 Lo último
  • Keynes, el diseñador Siempre que hay una crisis resucitan a Keynes. Cuando se venía abajo el mercado inmobiliario, como parte de la recesión que estallaba a mediados del 2007, el nobel Paul Krugman...
  • Las formas de la idea de Cuba 1 Partamos de afirmar que, desde el punto de vista de quienes hemos soñado siempre con obtener colectivamente la mayor ventaja de la Isla en que nos tocó nacer, las...
  • Para entender el pensamiento político de Martí Suele señalársele al pensamiento de José Martí un alto grado de inconsistencia, de ambigüedad incluso. Partamos de que ningún pensador es plenamente consistente consigo mismo. Un pensador suele verse obligado...
  • El 4 de julio, los masones y Luis XVI   En 1776, las Trece Colonias de la Corona inglesa en América del Norte constituían ya, moral e ideológicamente, una nación. Lo inútil de la petición de derechos a la...
  • Corrupción e historia Michel Temer, el presidente de Brasil, teme acabar en la cárcel acusado de corrupción. Pudiera ser. Es la hora de la justicia y los Odebrecht de ese mundo están cantando...

España y el capitalismo

Ilustración de Boixader & Go

España y el capitalismo
Septiembre 07
17:56 2016

 

Siempre se habla de la acentuada aversión al libre mercado, al afán de lucro y a la racionalidad instrumental del capitalismo en general predominantes en España, considerado el país más anticapitalista de Europa. En esta aversión concurren varios factores.

La llamada Escuela Escolástica de Salamanca, la cual floreció entre los siglos XVI y XVII, representó una clarinada que colocaba a España entre los pueblos dotados con una mayor cantidad de ideólogos capaces de establecer las primeras teorías económicas modernas para afrontar los nuevos problemas propios de una economía que, con el influjo de los descubrimientos y la colonización, aumentaba su acumulación de capital y se aprestaba gradualmente para dar el salto hacia la modernidad.

Los monjes integrantes de la Escuela de Salamanca coincidieron en que la propiedad privada tenía el efecto beneficioso de estimular la actividad económica, y con ello el bienestar general. Diego de Covarrubias (1512-1577) consideraba que los propietarios tenían no sólo derecho de propiedad sobre el bien sino que, también, lo que es ya un rasgo moderno, derecho exclusivo a los beneficios que pudieran derivarse del bien. La teoría del valor predominante hasta aquel momento era una teoría medieval del coste de producción como precio justo. El franciscano Luis de Alcalá, así como los dominicos Covarrubias y Luis de Molina, desarrollaron una teoría subjetiva del valor y del precio que consideraba que, puesto que la utilidad de un bien varía de persona a persona, su precio justo será aquel que se alcance de mutuo acuerdo en una transacción libre (sin monopolio, engaños o la intervención del gobierno). Expresándolo en términos actuales, los integrantes de aquella escuela defendieron el libre mercado, donde el precio justo venía dado por la oferta y la demanda.

Sin embargo, tal escuela de pensamiento económico no gozó de predicamento alguno desde finales del siglo XVII, y muchas de sus aportaciones se ocultaron, prevaleciendo finalmente la visión de las órdenes mendicantes, las cuales, desde el siglo XIII, insistían en la pobreza y la hermandad de los hombres como valores a seguir, deplorando la acumulación de riquezas como causa de la frustración de tal principio. Las órdenes mendicantes consideraban la posesión de bienes y la propiedad privada como, al menos, moralmente objetables. De tal modo, predominó en la conciencia colectiva española el repudio al afán de enriquecimiento, importante factor subjetivo que retardó considerablemente la conformación de un mercado nacional, con lo que supone éste para la articulación del modelo capitalista.

La llamada revolución “gloriosa” de 1868, fue una brusca sacudida contra el Ancien Regime y el magnífico poder del clero, y puede considerarse el primer intento de establecer un régimen político liberal-democrático, primero en forma de monarquía parlamentaria y después en forma de república. Sin embargo, ambas fórmulas acabaron fracasando, así hasta llegar a la victoria del régimen de Francisco Franco sobre las huestes bolcheviques, tras una muy cruenta guerra civil que devino el acontecimiento de mayor impacto de la historia española contemporánea.

Tanto la ideología colectivista implantada ferozmente por los republicanos, como luego el corporativismo fascista de Franco, en el cual el Estado también desempeñaba el papel central, fortalecieron la obstinada aversión a la burguesía, al liberalismo e incluso al social-liberalismo de centro tanto entre los intelectuales en general como entre las masas trabajadoras. Todo lo cual llega hasta nuestros días.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Enrique Collazo

Enrique Collazo

Enrique Collazo es Licenciado en Historia por la Universidad de La Habana. Realizó estudios de Doctorado en la Universidad de Educación a Distancia de Madrid. Ha publicado libros sobre las cuestiones de la banca y el crédito en Cuba, tanto en la Isla como en España, y colaborado asiduamente en publicaciones como la revista Encuentro de la Cultura Cubana y su página web Encuentro en la Red, la Revista Hispano-Cubana, Cuadernos de Pensamiento Político e Islas, entre otras. Actualmente reside en Madrid.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más
  Félix Luis Viera

Un loco sí puede (fragmento)

Félix Luis Viera

                                                            25 Así es, así ha sido, mi psiquiatrico plástico, como tanto le he repetido, esta vida de loco tan dura que he llevado me fue tirando cada vez

1 comentario Leer más
  María Eugenia Caseiro

El presentador

María Eugenia Caseiro

A mi hermana Karin Aldrey, que acostumbra dirigirse al Mundo –Señoras y señores… –dice el hombre y se interrumpe. Lleva prendida en el guargüero la grotesca sequedad que intenta resolver

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami