Neo Club Press Miami FL

Especuladores, la nueva fauna cubana

 Lo último
  • La fábrica de ladrones del Dr. Madureau   Siendo niño, muchas veces escuché una canción que decía “Estudié para ladrón y terminé la carrera…”. Nunca hubiese sospechado que, en otro contexto, algún día esta frase me sirviera...
  • Especuladores, la nueva fauna cubana   Los tribunales de Cuba se la aplicaron con todo rigor al reguetonero Gilberto Martínez, conocido como Gilbert Man, a quien acaban de condenar a 17 años de prisión. El...
  • Trump revela relación entre Brzezinski y Scarborough   El magnate Donald Trump, uno de los principales candidatos a la presidencia de Estados Unidos en este 2016, reveló este lunes en Twitter que los conductores televisivos Mika Brzezinski...
  • Madonna en el jurásico de La Habana   Y Madonna ya está en La Habana. Rodeada de historia, de antigüedad. Parque temático que se abre a su avance como la guanábana a las aspas de la batidora. Madonna...
  • Las mentiras de Norberto Fuentes   Mira que Norberto Fuentes dice boberías. Y pensar que ese es el tipo que llaman de los periódicos más importantes de España para que opine sobre la actualidad y...

Especuladores, la nueva fauna cubana

Gilbert Man antes de ser detenido

Especuladores, la nueva fauna cubana
diciembre 03
03:20 2016

 

Los tribunales de Cuba se la aplicaron con todo rigor al reguetonero Gilberto Martínez, conocido como Gilbert Man, a quien acaban de condenar a 17 años de prisión. El tipejo se lo merece, sin duda, pero no creo que sea esa la principal razón por la cual lo condenaron. Hay muchos como él, demasiados, campeando impunemente en las calles habaneras ante la mirada bizca de la policía, y en no pocos casos con su más desvergonzada anuencia o complicidad.

Hasta hace poco, era muy fácil reconocer en La Habana a esos jactanciosos baratos a los que llamamos especuladores, dados a alardear a costa de lo que roban o de aquello que les dejan caer quienes los mantienen generalmente desde el exterior. Pero como allí todo se trafulca, cada vez va siendo más difícil diferenciarlos a primera vista. No porque se hayan puesto recatados, sino porque se están multiplicando incesantemente, igual que las lombrices, y llegan ya a ser tantos que se han integrado al paisaje, diluyéndose en el conglomerado.

Hay sitios por allá (discotecas, bares, restaurantes, shopping…) en los que resulta más fácil establecer diferencias entre los distintos tipos de especuladores que entre los que ostentan y los que no. No significa que haya más especuladores que personas normales, sino que hay que observar muy bien al normal –llamémosle así– antes de arriesgarse a concluir que no es un especulador.

Desde aquel que cuando va manejando un auto “moderno” chilla gomas en cada esquina y enciende la reproductora a todo decibel, para que nadie deje de admirarlo, hasta el que se gasta largas horas bebiendo una única cerveza en la terraza del bar Sofía, en plena Rampa, sólo para ser visto. Es amplia la variedad de subespecies con particularidades aparentes pero hermanadas en un solo género, el del nuevo especulador, un petulante con más globitos en la cabeza que recursos en la cartera.

Claro que allí existieron siempre los especuladores. Forman parte de la savia nacional. Pero los rasgos que tipifican al de hoy son tan radicalmente inusitados que es posible hablar de un especulador de nuevo cuño, el peor de la fauna.

El tiempo no ha transcurrido en balde. Se abrió un abismo entre pasado y presente. Del lado de allá, aquel magnate de los años 50 al que, por su origen de clase, no le habían permitido entrar a un club aristocrático, y entonces, como respuesta, construyó un club aristocrático para él solo, el Casino Deportivo. De este lado, el reguetonero Gilbert Man, un marginal que robaba los parvos recursos de compatriotas emigrados en la Florida para ir a dárselas de potentado entre sus vecinos de Guanabacoa, donde la miseria da al cuello, y atenido a que todo cuanto se haga contra la justicia estadounidense será siempre bien visto en aquel oasis de corrupción.

Ambos ilustran las dos orillas temporales que separan al clásico especulador cubano y al de la nueva fauna. Aunque entre uno y otro queda un amplio surtido.

Con muchas menos posesiones que el de antes, pero con mayor impudicia y más visible entusiasmo a la hora de alardear de lo que no tiene, el especulador de estos días está a punto de convertirse en una especie de héroe de la patria. Y ese es su lado más preocupante. Todos o casi todos en el barrio lo asumen como un triunfador. Las mujeres le hacen cola (que Dios se las bendiga). Los hombres lo saludan efusivamente (con un beso en la mejilla, ya que es la moda), para que el resto vea que son íntimos. Los niños exigen a sus padres que les hagan cortes de pelo iguales a los que usan los especuladores, y se desviven por vestirse como ellos, colgándose gangarrias brillantes en el cuello y en las muñecas. No hay trámite burocrático que le robe tiempo a un especulador, porque por la pinta lo sacan los burócratas para atenderlo sin que haga cola. En el mercado de productos y servicios es siempre bien recibido, por sus generosas propinas. Y en las instancias de la ley, otro tanto, por lo mismo.

En un país en que la falta de dinero y de cualquier otro bien material se ha convertido en traumática pandemia, ser especulador resulta un valor agregado. A nadie debe sorprender entonces que esta subespecie represente el ejemplo a seguir.

Sólo existe allí otra subespecie tan numerosa y pujante como la de los especuladores, aunque menos simpática: la de los envidiosos. Opuestos entre sí y ambos opuestos a lo que soñó Martí, se complementan y funden para patentizar el cumplimiento de lo que prometió Fidel. Los envidiosos son casi todos de edad madura, formados bajo el adoctrinamiento de décadas anteriores, según el cual todo aquel que sobresalga entre el rebaño, y especialmente si sobresale por vivir mejor que el resto, debe ser visto con recelo (lo que es decir con envidia) y denunciado como enemigo. Mientras, los especuladores, que son mayoritariamente jóvenes, representan el ansia desencadenada de querer tener lo que les negaron desde niños, y, si no pueden tenerlo todo, se conforman al menos con muy poca cosa y mucho alarde.

Dicen que los guapos mueren a manos de los cobardes. También podría decirse que los especuladores cubanos de la nueva fauna suelen morir a manos de los envidiosos, o más bien víctimas de su lengua. Que le pregunten a Gilbert Man, a quien acaban de aplicársela en forma “ejemplarizante”, acusado de falsificación y evasión fiscal, cohecho y actividad económica ilícita, entre otras lindezas. Total, para nada, el tipejo representa la clásica aguja dentro del pajar.

Sobre el autor

José Hugo Fernández

José Hugo Fernández

José Hugo Fernández (La Habana, 1954) es escritor y periodista. Durante la década de los años 80, trabajó como periodista para diversas publicaciones en La Habana, y como guionista de radio y televisión. A partir de 1992, se desvinculó completamente de los medios oficiales y renunció a toda actividad pública en Cuba. Tiene 16 libros publicados. Actualmente reside en la ciudad de Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Las buenas empresas privadas nos benefician: El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Breves apuntes sobre la brevedad

José Hugo Fernández

1-Augusto Monterroso, artífice de la brevedad literaria, se encontró cierta vez con un presunto lector, quien le dijo que estaba leyendo una de sus obras, El dinosaurio, que es justo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Y si murmuro

Rafael Vilches

                  Si mis labios dicen libertad, mi corazón esponjado late, por esta isla que son mis ojos atravesados por el mar, por

0 comentario Leer más
  Philip Larkin

Tres tiempos

Philip Larkin

                  Esta calle vacía, este cielo gastado hasta lo insípido, este aire, un tanto indistinguible del otoño como un reflejo, constituyen el

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami