Neo Club Press Miami FL

Esperando a MacDonald’s

 Lo último
  • ¿Quién está seguro de no ser manipulable?   Entre los más famosos experimentos de la psicología social está considerado aquel que en los años sesenta, del siglo XX, llevó a cabo Stanley Milgram, en la Universidad de...
  • Europa, Trump y otras mentiras del montón   Donald Trump es considerado en Europa un populista paradigmático y la encarnación de lo políticamente incorrecto. Se ha atrevido a celebrar el Brexit y a poner en entredicho la...
  • La revolución de la honradez   Parece que el siglo XXI no será el de otro socialismo trasnochado, como pretendían algunos descerebrados empedernidos, sino el de la honradez, compañera imprescindible de la democracia liberal. Me...
  • La infección del fidelismo   Es para sonreír el último dictado que lanzó Fidel Castro, prohibiendo el uso de su nombre en lugares o programas o anuncios públicos, con el supuesto objetivo de evitar...
  • Trump y Cuba: ¿Periodo Especial dinástico o guerra civil?   Vamos a abstraernos un poco. Supongamos, y puede suceder perfectamente, que tras el 20 de enero de 2017 la nueva administración estadounidense, con Donald Trump a la cabeza y...

Esperando a MacDonald’s

El primer MacDonald's en Rusia

Esperando a MacDonald’s
enero 15
02:41 2016

 

Es perceptible que lo más espectacular de la historia cubana está por venir. Y no será el funeral del régimen, la fiesta tantas veces pospuesta, sino una gran pachanga estomacal. Tiene que ver con El proceso de Kafka, el surrealismo y con la resurrección del alimento. También con la vida es un carnaval de Celia Cruz, por qué no.

En los años 60, una libreta de reparto comunal de comida trastocó de tal modo la cultura cubana que el arte de vivir se volvió ruso. Sin carne rusa, no habría revolución. Que yo sepa ni una sola obra de arte registra ese hecho dietético, que fue tan dramático como suplantar a Martí por Lenin. Los 70 fueron de vacilón, con las masas adaptadas a vivir del aire y con la nueva trova lavando cerebros musicalmente. La patria fue rebajada a una escala colonial en una Constitución que da asco; el bugarrón “homo sovieticus”, como le llama la premio Nobel Svetlana Alexiévich, se la clavó a Cuba.

A Lezama Lima, el gran genio comilón. A mi maestro Moreno Fraginals, que quiso comer en libertad.

En los 80, nada menos que una escultura profana, la cabeza de Martí servida en una bandeja plástica, puro arte protesta vanguardista, nos quería decir algo macabro acerca del ser y la nada y el diluvio mental que se padecía. El hombre nuevo popularizó el asere y el cheo, todo se fue volviendo marginal y cuadrado. Ese nuevo homo cubensis purgante, desconectado del mundo, y su opuesto, el gusano hereje, más la cultura jinetera y la nomenklatura mayimbe (nueva clase) encabezada por la castrocracia, le pusieron más travestismo al ajiaco (sinónimo de Cuba transcultural, según don Fernando Ortiz).

Así se impuso la brutal “nada cotidiana”, con el matiz de Zoe Valdés y el hastío existencialista del balsero argonauta. Fíjense en qué metamorfosis ontológica devino el proceso kafkiano-orwelliano que significó la traquimaña utópica y la ley barbuda. Luego vino aquello que tenía que ver con Numancia, morirse por el comunismo y comer croqueta de gato: la opción cero. No es leyenda urbana, es realismo puro con el grito de Munch en la mesa vacía.

Por esos extraños surrealismos ha culebreado la identidad cubana por más de medio siglo. Bueno, en la Bodequita del Medio se come rico en dólares, otro guión de Dalí, retocado por el cocinero Goya. Y es que de comer se trata. Desde la Perestroika y la caída del muro de Berlín (1989) las panzas cubanas se prepararon para banquetearse de colesterol capitalista, la gran mesa sueca liberadora. Pero la opción cero y una llamada “política de rectificación de errores” malearon las ganas, dando prioridad al hambre revolucionaria. Sin duda, reprimir las ansias estomacales es propio del totalitarismo más sádico y energúmeno, pero en la Cuba actual fidelista-raulista otro gallo canta: el restablecimiento de relaciones con los malos (Estados Unidos) pasa por la metodología china, la llave maestra de la supervivencia post-comunista: capitalismo con partido único y gastronomía libre.

Y es así como un gran sueño despierta. Desde los años de la desintegración de la Unión Soviética (1992), el más apremiante anhelo cubano es comer ese bocado que vuelve adicto a los paladares mundiales, el MacDonald’s. Así le llamen comida chatarra es mejor que comer gorgojos y falsas croquetas, o comer racionado. Los chinos y rusos capitalizados rompieron el record mundial de hacer colas por tal de llenarse al tope de papas fritas, mega hamburguesas y batidos estilo yankee. La comida rápida de MacDonald’s es la favorita de niños, jóvenes y pobres, a pesar de la mala fama que le dan los nutricionistas. Desde 1990 los rusos comen MacDonald’s, ¿cuándo le tocará a los cubanos?

Pudiera estar cerca el cambio, la potencial concesión totalitaria que suavizaría su imagen: liberar el menú. Barriga llena, corazón contento, lema más convincente que patria o muerte. Seguro lo piensan un tiempo, como buenos retrógrados que son, temerosos de la sazón ideológica agazapada en un suculento fiambre enemigo. Desde luego, una hamburguesa pudiera virarles la tortilla. Un plato de comida corrompe, esclaviza, pero también genera estados de conciencia, sinestesia, paradigmas y revisionismo. El hombre nuevo, cebado con MacDonald’s, es muy probable que haga comparaciones acerca del antes y después. Además, la necesidad cubana de comer alentaría el ideal de cambio pro democrático más allá del plato. La flaquencia cubana querrá ser libre cuando vea lo apetitoso que es ser turista americano engordado con MacDonald’s. Del surrealismo se pasa fácilmente al capitalismo culinario, como en toda divina comedia que cambia el buffet histórico. Viva la comida rápida.

“Todos los males que se derivan del exceso de comer son menores que los males que se derivan del exceso de no comer”, extractado de Paradiso, novela de José Lezama Lima.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Antonio Ramos Zúñiga

Antonio Ramos Zúñiga

Antonio Ramos Zúñiga es un periodista freelance, además de dedicarse a la arquitectura, la fotografía de viajes y la historia del arte. Actualmente investiga el patrimonio cultural de México, donde reside. Es miembro de la Asociación de Amigos de los Castillos de Puerto Rico y de la junta de editores de la revista Herencia, en Estados Unidos. Ha publicado en periódicos y revistas de varios países y recibido premios por sus trabajos. Es autor de "La ciudad de los castillos" (2006) y de las novelas "Cornatel, el secreto español" (2014) y "Bonos chinos. Todo se sabe en la vida" (2015).

Artículos relacionados

2 comentarios

  1. Blanca Miosi
    Blanca Miosi diciembre 15, 17:07

    MacDonals más que comida chatarra, para los cubanos de la isla es el símbolo de la libertad.

    Reply to this comment
  2. Carlos Carralero
    Carlos Carralero diciembre 15, 18:39

    Amigo Tony -que no es el creador del “Panetone” (el Pan de Tony)que tiene su patria donde paso mi exilio yo. Quiero puntualizar sólo pequeñas cosas a tu magnífico artículo. Pues alguien ha escrito de la comida en lata (no la lata mencionada por un chino, eh) que era peor que la carne rusa. Y la evoco yo en una de mis obras. Y no me recuerodo donde. Menciono aquel plato que ni los soldados hambientos lo podían probar. Me refiero al Luncheon “Meao”,Aquella tristemente célebre que mandaban de Holanda y que de acuerdo a una investigación que hice llegaba a Cuba ya vencida. Era insoportable y realmente su olor era similar, pero peor al del ácido úrico. Por los años ochenta el mercado negro del Estado al que llamaron eufemísticamente, mercado paralelo nos inundó de conservas fermentadas de Bulgaria y alguna de Albania. La peor de todas fue la col fermentada ¡se imaginan un país tropical comiendo col fermentada!Bueno ese es uno de los grandes aportes de la cultura castristaen ese proceso de transculturación que no es más que una transkastrculturación. Uno de los logros del socialismo a la caribeña: el socialismo tropical.
    La comida de chatarra de la que hablan varios millones de izquierdosos del mundo, les aseguro que es superior al otro tristemente célebre asesino de la cocina castrolandesa; el picadillo do soya que de picadillo tenía muy poco. Contenía el 65 por ciento de soja y el resto era un mejenje; una mezcla de pezuñas, rabo y bembo de vaca con OINI(Objetos Intrusos no Identificados) que produjeron alergias casi mortales a muchas personas. Mucha alergia al pueblo y tanta alegría a quien más ha odiado al pueblo cubano: Saturno el Toopical.

    El otro criminal de la cocina en castrolandia fue el bisteck de cáscara de plátano que apareció allá por los inicios de los noventa. Pero el más peligroso de todos porque llegó en tiempos en que el paladar se había estropeado completamente y nadie podía identificarlo, salvo la Inteligencia castrista que para eso estaba preparada, pues le habían conservado el paladar.Ellos detectaron el fenómeno y lo detuvieron a tiempo: la venta de biscteck de frazadas de piso.
    Una maravilla del socialismo real- tropical

    Reply to this comment

Escriba un comentario

Inspira America rinde homenaje a Antunez. ‘El Espejo’ en el Museo de la Diáspora Cubana:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Olivera Castillo

Baja estatura

Jorge Olivera Castillo

                  Caer de bruces es un desastre. De espaldas una vergüenza que duele tanto como el golpe. Todo eso se sabe porque

0 comentario Leer más
  Ángel Cuadra

Autoanálisis

Ángel Cuadra

                  Al final va llegándome el sosiego de resignarme a lo que solo he sido; aceptar que morí en lo no vivido

0 comentario Leer más
  Orlando Fondevila

Oración a la rosa

Orlando Fondevila

                  No por gusto te besan, oh rosa, los poetas. Es tu oficio perfumar las hendiduras y enredarte en los espacios coloquiales

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami