Neo Club Press Miami FL

Estados alterados (fragmento)

Estados alterados (fragmento)

Estados alterados (fragmento)
marzo 25
18:04 2014

La Seráfica pronunció la palabra “alucinación” y yo tuve, por primera vez, la visión de una montaña azul que salió de entre una niebla gris con muchas ondas y volutas; una montaña sorprendente que se hallaba dentro de una lenta bruma opaca, como un gas tímido, que la había envuelto con la insistencia de una infinitud insolente… Fueron minutos nada más en que aquella montaña rompía nubes de humo o las nubes se estrellaban contra ella, abriéndose a un espacio de amplios tonos azulados. Y la montaña tenía una cresta blanca en la cima que refulgió un instante antes de apagarse. El fenómeno —ocurrido en todo el ángulo de mi ojo, que por cierto fue bastante abarcador— me dejó maduro de espanto, porque resultó ser una imagen jamás premeditada por mí; una imagen surgida de los más recónditos predios de un inconsciente que ya pugnaba por hacérseme presente, con símbolos inexplicables aun para un hacedor como yo, que ha contado con ciertas dotes de demiurgo.

Mientras Marja me contaba esa escena de Augusto tocando la flauta, la música se fue metiendo por mis poros invisibles y también alteró mi estado más íntimo, para obligarme a ver esa montaña absurda que se levantaba contra los viejos modelos de mi imaginación y ponía en movimiento nuevos mecanismos, más complejos, dentro de mi mente.

Fragmento del capítulo “Estados alterados”, de la novela “Marja y el ojo del Hacedor”, que este sábado 29 de marzo se presenta, a las tres de la tarde, en la Biblioteca de Huntington Park (6518 Miles Ave.) de Los Ángeles, California.

Por su parte, Vicky aparentaba estar perdida sin remedio. La hermosa morena levitaba cada vez más envuelta en la transparente niebla de la estancia. Marja sabía que la mente y el cuerpo de la mulata eran moldeables a cualquier situación de escapismo. Su cuerpo estaba necesitando ya cualquier tipo de embriaguez. La voz se le había venido enronqueciendo desde hacía un tiempo debido a los cigarrillos sin marca que se sacaba de los cabellos entretejidos a cualquier hora de la noche o del día, y que la mayor parte del tiempo la mantenían en un estado de alucinación.

Y vuelvo a Marja, o mejor dicho, a mí, con la palabra “alucinación”, que me trajo otra visión tan sorprendente como la anterior, tan descompuesta de toda lógica que también dio lugar al susto dentro de mí, un no sé qué de mareo y confusión, porque ahora yo contemplaba una puerta que se abría en el espacio mostrando al fondo un ojo inmenso que brillaba como un sol. Y aquel ojo me observaba como si fuera el mismísimo ojo de Dios, que me quería llevar hacia unas coordenadas diferentes. Ante esto, mi ojo, también invisible, casi perdido en su pequeñez, nunca llegaba a cruzar la puerta, aunque me sentía avanzando por regiones glaciales que no daban cabida a pensamientos adversos a otra imaginación más poderosa, que era la posibilidad de ese nuevo ojo, que ya yo perseguía infatigablemente, como si tuviera la esperanza de que alguna vez le fuera a dar alcance para fundirme con él en medio del deseo más descabellado de conocer el universo. Era el deseo irrefutable de vivir una libertad sin fronteras. Y el Ojo (ahora con mayúscula ya), de pronto, se acercaba a una velocidad increíble (al menos así lo sentía) y me envolvía con una luz que podía tener el tono cromático de un sueño jamás soñado, porque eran iluminaciones nunca experimentadas antes. Y dentro de las iluminaciones veía el borde alisado de desiertos inacabables, que se unían en algún punto con los límites de otros órdenes. Y todo en una continuidad que, al principio, me dio escalofríos, porque imaginé por un momento (bueno, realmente no sé si lo imaginé o lo sentí) la terrible, y a la vez grandiosa, soledad de Dios.

Pero dentro de las iluminaciones la soledad se perdía también como se habían perdido los presentimientos aciagos, porque en esta dimensión alucinante el miedo y las imposiciones del poder no existían, no podían existir bajo tanta luz que me bañaba…

Y ¡Paf!, de repente las imágenes se fueron, y yo abrí mi ojo y me puse a contemplar a Marja y al Flautista, quien aún tocaba su melodía entre el humo de la marihuana. De hecho, la Seráfica me buscaba, impaciente, porque yo me había demorado en hacerme sentir. Entonces le dije que de alguna manera hubo de ocurrir una nueva alucinación, un ensueño que no fue el de la montaña azul, sino el encuentro con un ojo inalcanzable.

Para mi sorpresa, ella se empezó a reír con una carcajada franca, imaginaria para los demás, que en verdad no era de burla sino de gozo por la gracia que le había hecho la pérdida de mi control de hacedor invisible, pues todo vino a ser el estado en que me puso la música interpretada por Augusto Apolo Adán, alias el Flautista, cuando yo, en el momento en que transcurrían las palabras de la historia de Marja que yo mismo transcribía, y sin darme cuenta, hice uso de mi don de ubicuidad y me fui, hasta la sala de la casa, como uno más, con la intención de vivir mejor las afectaciones anímicas de todos allí, que habían estado bebiendo y fumando como unos dementes.

—Allí fumé —le dije a Marja, o lo que en realidad pasó fue que aspiré el humo en las bocanadas insaciables de aquella desgraciada mulata que quería olvidar sus penas. Y así, sin advertir el riesgo que corría de volatizarme por la fuerza de la realidad corpórea que me rodeaba, me acerqué mucho al agujero de la boca de Vicky, por donde quise entrar para tocar su alma. Fue en eso cuando empezó la música y caí en la dimensión de las alucinaciones, y me situé, primero, en el umbral de la cosmogonía al ver la montaña azul, y luego me quedé en la inercia de los espacios inverosímiles que existían ocultos en el subconsciente para salir a flote con la visión del Ojo inalcanzable.

http://www.amazon.com/Marja-ojo-Hacedor-Spanish-Edition/dp/1482322552

Sobre el autor

Manuel Gayol Mecías

Manuel Gayol Mecías

Manuel Gayol Mecías, escritor, investigador literario y periodista cubano, ganó el Premio Nacional de Cuento del Concurso Luis Felipe Rodríguez de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) en 1992, y en el año 2004 el Premio Internacional de Cuento Enrique Labrador Ruiz del Círculo de Cultura Panamericano de Nueva York. Ha publicado, entre otros libros, “Retablo de la fábula” (poesía), “Valoración múltiple sobre Andrés Bello” (investigación), “El jaguar es un sueño de ámbar” (cuentos), “Marja y el ojo del Hacedor” (novela) y “La noche del Gran Godo” (cuentos). Reside en California.

Artículos relacionados

2 comentarios

  1. Augusto Gomez
    Augusto Gomez marzo 28, 10:50

    Esa lamentable que no podamos estar en esa presentación. Hay algo en esta obra que me huele a acontecimiento.

  2. Armando Añel
    Armando Añel marzo 28, 12:32

    Un acontecimiento sin duda, una novela donde el Ergo Proteico, una de las principales figuras conceptuales de Gayol, se desdobla incesantemente hasta alcanzar alturas oníricas reveladoras. Una novela que nos enseña nuevos caminos.

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner entrevista a Catalina Serrano

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más