Neo Club Press Miami FL

Estados Unidos, la última batalla

Estados Unidos, la última batalla

Estados Unidos, la última batalla
noviembre 21
00:19 2014

Tal parece que el mundo retrocede, a pesar de los avances tecnológicos y de las conquistas sociales que se han materializado en el último medio siglo. Es cierto, la vida se ha convertido en una secuencia de vips, al decir de Marc Augé y sin embargo, el fin de la historia pronosticado por Fukuyama tras la caída del muro de Berlín se ha vuelto utopía. La derrota del comunismo no se tradujo en victoria del capitalismo y de la libertad del hombre. Han renacido los grandes gobiernos autoritarios como acertadamente apuntara Azat Gat y las pesadillas imaginadas por Huntington y Barber hace ya un par de décadas se han trastocado en realidad. Ahora la JIhad ha lanzado sus potros salvajes sobre el Occidente y la corrección política carcome cualquier vestigio de esperanza.

Ha sido la administración Obama adalid del debilitamiento de Occidente, con esa propensión al populismo más banal y al estatismo ideado por los pensadores comunistas de inicios del siglo XX, aquellos que auparon a la revolución de Octubre y la erigieron en modelo para el futuro de los hombres. Se ha ido imponiendo, vertiginosamente, la idea del colectivo sobre el individuo y las masas enajenadas, cómodas en su papel de dependientes de gobiernos e instituciones, lo permiten. Se ha perdido, en fin, el sentido común.

Me atrevería a decir que una de las últimas batallas ya ha comenzado a librarse aquí en América. Ante las amenazas de autoritarismo, la decencia de quienes se oponen. ¿Será ello suficiente, acaso, para alejar el fantasma del fin del mundo que conocemos? ¿No es, a estas alturas, el comunitarismo un poder irrebatible e indetenible? ¿Acaso las estructuras de poder no han claudicado ante el espíritu colectivista que domina la ideología en los últimos tiempos?

Algunos dicen que mientras sobreviva la constitución de los padres fundadores, hay esperanzas. Entonces, digo yo, habrá que defenderla a como dé lugar. De ello dependen nuestros hijos y el futuro.

Sobre el autor

Rafael Piñeiro López

Rafael Piñeiro López

Rafael Piñeiro López, escritor y poeta, es Doctor en Medicina por el Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana (1994) y Médico Cirujano por la Universidad de Chile (1998). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Además, es Diplomado en Gestión Pública y Medios de Comunicación (Universidad de Chile), Diplomado en Moral y Espiritualidad (Universidad Católica de Chile), Diplomado en Políticas: Desarrollo y Pobreza (Universidad Católica de Chile) y Diplomado en Responsabilidad Social. (Universidad Católica de Chile). Reside en Miami.

Artículos relacionados

2 comentarios

  1. maryqbn
    maryqbn noviembre 21, 01:01

    http://abc13.com/news/do-hisd-teachers-youtube-videos-go-too-far/394578/

    UN EJEMPLO DE LO QUE DICES ESTÁ en la noticia sobre Mrs. Box, una maestra que, en su tiempo libre, disciente de la politica. No estoy de acuerdo con ella, pero TIENE EL DERECHO.

  2. Armando Navarro Vega
    Armando Navarro Vega noviembre 21, 02:17

    La cuestión parece reducirse para muchos a la elección entre un amo bueno y uno malo. Las estructuras mentales que generan la conducta de millones de personas se basan en el relativismo y la ausencia de valores. Solo nos queda defender aquello en lo que creemos con uñas y dientes. Totalmente de acuerdo.

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Olivera Castillo

Pan (de yeso) y circo

Jorge Olivera Castillo

                El circo no es el pasatiempo donde lavamos las llagas del hambre con sonrisas espontáneas y puras. Tampoco es el lugar para

0 comentario Leer más
  Juan Carlos Recio

Para desalmar un cadáver

Juan Carlos Recio

                Si no estás dispuesto a perdonar y todo lo que das es sombras cómo pudieras ser el amado cómo irías hasta el

0 comentario Leer más
  Luis Jiménez Hernández

En primera persona

Luis Jiménez Hernández

                no escribo versos en primera persona, ser decadentes es un oficio cruel como el de jugar a ser Dios. Pero hoy escribiré

1 comentario Leer más

Festival Vista Miami