Neo Club Press Miami FL

Estados Unidos no quería intervenir Cuba en 1906

 Lo último
  • Enemigo que huye…   Corría el año de 1865 cuando se produjo una pequeña conmoción durante el evento anual de la Academia de Medicina de Nueva York. Ocurrió cuando el diplomático ─en realidad...
  • José Martí y el primer avión cubano   La inventiva militar de los independentistas cubanos en la gesta contra el colonialismo español (1868-1898) fue inagotable: cañones de cuero y madera, minas, torpedos, todo tipo de innovaciones y...
  • Navidades a la Vista   La Navidad, probablemente la celebración más importante del Occidente civilizado, conmemora el nacimiento de Jesucristo, hijo de Dios, en Belén. Tiene lugar el 25 de diciembre de cada año...
  • Fidel Castro muerto: Legado y contralegado   La quiebra de la historia, resultado de la petit revolución bolchevique antillana: la revolución cubana de 1959, finalmente termina con la muerte de su hiper líder Fidel Castro, ocurrida...
  • Historia del Thanksgiving o Día de Acción de Gracias   Thanksgiving o Día de Acción de Gracias. Día en que los pavos huyen hacia las generosas cocinas cubanas, y latinoamericanas. Cocinas de estreno en las que estas imponentes aves...

Estados Unidos no quería intervenir Cuba en 1906

Tomás Estrada Palma

Estados Unidos no quería intervenir Cuba en 1906
junio 10
16:30 2016

 

Don Tomás Estrada Palma, el primer presidente cubano, apostó a reelegirse a la brava en 1906. La respuesta fue el alzamiento de los liberales (Guerrita de Agosto) que habían postulado al general José Miguel Gómez como candidato presidencial.

En vez de procurar la salida negociada a la crisis que le proponía Theodore Roosevelt, entonces presidente de Estados Unidos, Estrada Palma se empecinó en renunciar a la Presidencia después de hacer dimitir a todo el Gabinete, con lo cual cancelaba toda posibilidad de ser sustituido según los procedimientos de sucesión previstos. Creaba así un vacío de poder que precipitó la intervención militar y administrativa de la Isla por parte de Estados Unidos.

El glorioso imperialista Teddy Roosevelt, pese a toda la tergiversación de la historiografía castrista, no quería aplicarle a Cuba su política del ‘big stick’ (expresión que suele traducirse como ‘gran garrote’). Roosevelt no deseaba la intervención, como todavía muchos creen. Todo lo contrario, intentó evitarla instando al presidente cubano a ser responsable y mostrar una actitud patriótica a fin de salvar la recién estrenada República. Pero Estrada Palma no estuvo a la altura y precipitó los acontecimientos.

Véase a continuación la carta que le envió Roosevelt a Estrada Palma:

“Encarecidamente le ruego que sacrifique sus propios sentimientos ante el altar de la prosperidad de su país y acceda a la petición del Sr. Taft de que continúe usted en la Presidencia el tiempo a su juicio necesario para que se establezca el nuevo Gobierno temporal, bajo el cual sea posible llevar a cabo las negociaciones para la paz. Yo envié a Cuba al Sr. Taft y al Sr. Bacon en virtud de los repetidos telegramas de usted manifestando que renunciaría, que tal determinación era irrevocable y que no podía continuar más tiempo en el Gobierno.

“Es evidente que, en las presentes circunstancias, su Gobierno es insustituible, y que la tentativa de mantenerlo o de dictar los términos indicados por usted respecto al nuevo Gobierno no significará otra cosa que el desastre o quizás la ruina de Cuba.

“Bajo su Gobierno, y durante cuatro años, Cuba ha sido república independiente. Yo le exhorto, en bien de su propia fama de justo, a que no se conduzca de tal suerte que la responsabilidad por la muerte de la República, si tal cosa sucediere, pueda ser arrojada sobre su nombre. Le suplico proceda de manera tal que parezca que usted, por lo menos, se ha sacrificado por su país y que lo deja libre aun cuando abandone su cargo.

“No sería usted entonces responsable de los desastres que más tarde pudieren, desgraciadamente, sobrevenir a Cuba. Llenará usted su misión como caballero y como patriota, si procede en este asunto de acuerdo con las indicaciones del Sr. Taft, y le ruego encarecidamente que lo haga así.”

Theodore Roosevelt
Presidente de los Estados Unidos de América

Sobre el autor

Nicolás Águila

Nicolás Águila

Periodista cubano con residencia en Madrid, licenciado en Filología Inglesa, Nicolás Aguila ha sido colaborador de numerosos publicaciones en varios países, entre ellas Cubanet y la Revista Hispano Cubana. Ha trabajado como docente universitario, traductor y editor de revistas médicas. Residiendo en Brasil obtuvo por concurso una beca de ICI para curso de profesores de español en Madrid. Ha realizado numerosos cursos de posgrado en el área de Lingüística Aplicada y enseñanza de idiomas en Cuba, Brasil y Estados Unidos.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Orlando Fondevila

Permitidme

Orlando Fondevila

                Permitidme ser el poema del irrompible y tutelar secreto. Está en la estrella y no es la estrella. Está en la arboladura

0 comentario Leer más
  Denis Fortún

Fábula sumaria

Denis Fortún

                Una mujer que negocia brillos y artificios que se dice equilibrada que me sabe irresponsable melindrosamente redunda en titubeos conduce simulacros emigra

0 comentario Leer más
  Félix Rizo

Puertas

Félix Rizo

                Hay puertas que atropellan la noche otras que protestan por silencio y puertas que desgarran mil sonidos bajo las pesadillas de los

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami