Neo Club Press Miami FL

Estados Unidos no quería intervenir Cuba en 1906

 Lo último
  • Delincuencia y revoluciones El 26 de junio de 1907, en Tiflis, capital de Georgia –llamada Tbilisi por los georgianos modernos–, de acuerdo con la versión bolchevique se llevó a cabo lo que ellos...
  • Los once principios de Goebbels Once principios de la comunicación diseñados por Joseph Goebbels –quien ocupara el cargo de ministro de Ilustración y Propaganda del Tercer Reich entre 1933 y 1945– para manipular a la...
  • El Maleconazo como operación encubierta   En agosto de 1994, cuando se produjo el Maleconazo, no estaba yo donde generalmente solía estar. Nací y me crié en Centro Habana, muy cerca del mar, coincidentemente por...
  • Conservación del patrimonio, identidad y turismo “Cargadas de un mensaje espiritual del pasado, las obras monumentales de los pueblos continúan siendo en la vida presente el testimonio vivo de sus tradiciones seculares. La humanidad, que cada...
  • Keynes, el diseñador Siempre que hay una crisis resucitan a Keynes. Cuando se venía abajo el mercado inmobiliario, como parte de la recesión que estallaba a mediados del 2007, el nobel Paul Krugman...

Estados Unidos no quería intervenir Cuba en 1906

Tomás Estrada Palma

Estados Unidos no quería intervenir Cuba en 1906
junio 10
16:30 2016

 

Don Tomás Estrada Palma, el primer presidente cubano, apostó a reelegirse a la brava en 1906. La respuesta fue el alzamiento de los liberales (Guerrita de Agosto) que habían postulado al general José Miguel Gómez como candidato presidencial.

En vez de procurar la salida negociada a la crisis que le proponía Theodore Roosevelt, entonces presidente de Estados Unidos, Estrada Palma se empecinó en renunciar a la Presidencia después de hacer dimitir a todo el Gabinete, con lo cual cancelaba toda posibilidad de ser sustituido según los procedimientos de sucesión previstos. Creaba así un vacío de poder que precipitó la intervención militar y administrativa de la Isla por parte de Estados Unidos.

El glorioso imperialista Teddy Roosevelt, pese a toda la tergiversación de la historiografía castrista, no quería aplicarle a Cuba su política del ‘big stick’ (expresión que suele traducirse como ‘gran garrote’). Roosevelt no deseaba la intervención, como todavía muchos creen. Todo lo contrario, intentó evitarla instando al presidente cubano a ser responsable y mostrar una actitud patriótica a fin de salvar la recién estrenada República. Pero Estrada Palma no estuvo a la altura y precipitó los acontecimientos.

Véase a continuación la carta que le envió Roosevelt a Estrada Palma:

“Encarecidamente le ruego que sacrifique sus propios sentimientos ante el altar de la prosperidad de su país y acceda a la petición del Sr. Taft de que continúe usted en la Presidencia el tiempo a su juicio necesario para que se establezca el nuevo Gobierno temporal, bajo el cual sea posible llevar a cabo las negociaciones para la paz. Yo envié a Cuba al Sr. Taft y al Sr. Bacon en virtud de los repetidos telegramas de usted manifestando que renunciaría, que tal determinación era irrevocable y que no podía continuar más tiempo en el Gobierno.

“Es evidente que, en las presentes circunstancias, su Gobierno es insustituible, y que la tentativa de mantenerlo o de dictar los términos indicados por usted respecto al nuevo Gobierno no significará otra cosa que el desastre o quizás la ruina de Cuba.

“Bajo su Gobierno, y durante cuatro años, Cuba ha sido república independiente. Yo le exhorto, en bien de su propia fama de justo, a que no se conduzca de tal suerte que la responsabilidad por la muerte de la República, si tal cosa sucediere, pueda ser arrojada sobre su nombre. Le suplico proceda de manera tal que parezca que usted, por lo menos, se ha sacrificado por su país y que lo deja libre aun cuando abandone su cargo.

“No sería usted entonces responsable de los desastres que más tarde pudieren, desgraciadamente, sobrevenir a Cuba. Llenará usted su misión como caballero y como patriota, si procede en este asunto de acuerdo con las indicaciones del Sr. Taft, y le ruego encarecidamente que lo haga así.”

Theodore Roosevelt
Presidente de los Estados Unidos de América

Sobre el autor

Nicolás Águila

Nicolás Águila

Periodista cubano con residencia en Madrid, licenciado en Filología Inglesa, Nicolás Aguila ha sido colaborador de numerosos publicaciones en varios países, entre ellas Cubanet y la Revista Hispano Cubana. Ha trabajado como docente universitario, traductor y editor de revistas médicas. Residiendo en Brasil obtuvo por concurso una beca de ICI para curso de profesores de español en Madrid. Ha realizado numerosos cursos de posgrado en el área de Lingüística Aplicada y enseñanza de idiomas en Cuba, Brasil y Estados Unidos.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Las buenas empresas privadas nos benefician: El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Breves apuntes sobre la brevedad

José Hugo Fernández

1-Augusto Monterroso, artífice de la brevedad literaria, se encontró cierta vez con un presunto lector, quien le dijo que estaba leyendo una de sus obras, El dinosaurio, que es justo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Y si murmuro

Rafael Vilches

                  Si mis labios dicen libertad, mi corazón esponjado late, por esta isla que son mis ojos atravesados por el mar, por

0 comentario Leer más
  Philip Larkin

Tres tiempos

Philip Larkin

                  Esta calle vacía, este cielo gastado hasta lo insípido, este aire, un tanto indistinguible del otoño como un reflejo, constituyen el

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami