Neo Club Press Miami FL

Estados Unidos no quería intervenir Cuba en 1906

 Lo último
  • Keynes, el diseñador Siempre que hay una crisis resucitan a Keynes. Cuando se venía abajo el mercado inmobiliario, como parte de la recesión que estallaba a mediados del 2007, el nobel Paul Krugman...
  • Las formas de la idea de Cuba 1 Partamos de afirmar que, desde el punto de vista de quienes hemos soñado siempre con obtener colectivamente la mayor ventaja de la Isla en que nos tocó nacer, las...
  • Para entender el pensamiento político de Martí Suele señalársele al pensamiento de José Martí un alto grado de inconsistencia, de ambigüedad incluso. Partamos de que ningún pensador es plenamente consistente consigo mismo. Un pensador suele verse obligado...
  • El 4 de julio, los masones y Luis XVI   En 1776, las Trece Colonias de la Corona inglesa en América del Norte constituían ya, moral e ideológicamente, una nación. Lo inútil de la petición de derechos a la...
  • Corrupción e historia Michel Temer, el presidente de Brasil, teme acabar en la cárcel acusado de corrupción. Pudiera ser. Es la hora de la justicia y los Odebrecht de ese mundo están cantando...

Estados Unidos no quería intervenir Cuba en 1906

Tomás Estrada Palma

Estados Unidos no quería intervenir Cuba en 1906
Junio 10
16:30 2016

 

Don Tomás Estrada Palma, el primer presidente cubano, apostó a reelegirse a la brava en 1906. La respuesta fue el alzamiento de los liberales (Guerrita de Agosto) que habían postulado al general José Miguel Gómez como candidato presidencial.

En vez de procurar la salida negociada a la crisis que le proponía Theodore Roosevelt, entonces presidente de Estados Unidos, Estrada Palma se empecinó en renunciar a la Presidencia después de hacer dimitir a todo el Gabinete, con lo cual cancelaba toda posibilidad de ser sustituido según los procedimientos de sucesión previstos. Creaba así un vacío de poder que precipitó la intervención militar y administrativa de la Isla por parte de Estados Unidos.

El glorioso imperialista Teddy Roosevelt, pese a toda la tergiversación de la historiografía castrista, no quería aplicarle a Cuba su política del ‘big stick’ (expresión que suele traducirse como ‘gran garrote’). Roosevelt no deseaba la intervención, como todavía muchos creen. Todo lo contrario, intentó evitarla instando al presidente cubano a ser responsable y mostrar una actitud patriótica a fin de salvar la recién estrenada República. Pero Estrada Palma no estuvo a la altura y precipitó los acontecimientos.

Véase a continuación la carta que le envió Roosevelt a Estrada Palma:

“Encarecidamente le ruego que sacrifique sus propios sentimientos ante el altar de la prosperidad de su país y acceda a la petición del Sr. Taft de que continúe usted en la Presidencia el tiempo a su juicio necesario para que se establezca el nuevo Gobierno temporal, bajo el cual sea posible llevar a cabo las negociaciones para la paz. Yo envié a Cuba al Sr. Taft y al Sr. Bacon en virtud de los repetidos telegramas de usted manifestando que renunciaría, que tal determinación era irrevocable y que no podía continuar más tiempo en el Gobierno.

“Es evidente que, en las presentes circunstancias, su Gobierno es insustituible, y que la tentativa de mantenerlo o de dictar los términos indicados por usted respecto al nuevo Gobierno no significará otra cosa que el desastre o quizás la ruina de Cuba.

“Bajo su Gobierno, y durante cuatro años, Cuba ha sido república independiente. Yo le exhorto, en bien de su propia fama de justo, a que no se conduzca de tal suerte que la responsabilidad por la muerte de la República, si tal cosa sucediere, pueda ser arrojada sobre su nombre. Le suplico proceda de manera tal que parezca que usted, por lo menos, se ha sacrificado por su país y que lo deja libre aun cuando abandone su cargo.

“No sería usted entonces responsable de los desastres que más tarde pudieren, desgraciadamente, sobrevenir a Cuba. Llenará usted su misión como caballero y como patriota, si procede en este asunto de acuerdo con las indicaciones del Sr. Taft, y le ruego encarecidamente que lo haga así.”

Theodore Roosevelt
Presidente de los Estados Unidos de América

Sobre el autor

Nicolás Águila

Nicolás Águila

Periodista cubano con residencia en Madrid, licenciado en Filología Inglesa, Nicolás Aguila ha sido colaborador de numerosos publicaciones en varios países, entre ellas Cubanet y la Revista Hispano Cubana. Ha trabajado como docente universitario, traductor y editor de revistas médicas. Residiendo en Brasil obtuvo por concurso una beca de ICI para curso de profesores de español en Madrid. Ha realizado numerosos cursos de posgrado en el área de Lingüística Aplicada y enseñanza de idiomas en Cuba, Brasil y Estados Unidos.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más
  Félix Luis Viera

Un loco sí puede (fragmento)

Félix Luis Viera

                                                            25 Así es, así ha sido, mi psiquiatrico plástico, como tanto le he repetido, esta vida de loco tan dura que he llevado me fue tirando cada vez

1 comentario Leer más
  María Eugenia Caseiro

El presentador

María Eugenia Caseiro

A mi hermana Karin Aldrey, que acostumbra dirigirse al Mundo –Señoras y señores… –dice el hombre y se interrumpe. Lleva prendida en el guargüero la grotesca sequedad que intenta resolver

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami