Neo Club Press Miami FL

Estados Unidos, las armas de fuego y la tragedia de Newton

Estados Unidos, las armas de fuego y la tragedia de Newton

Enero 14
01:42 2013

Newton¿Son las armas de fuego en sí más peligrosas que las personas que las manejan?  Datos recientes parecen denegarlo.  De acuerdo  a un informe de la Oficina de las Naciones Unidas Contra las Drogas y el Delito (UNODC), en el 2007 había 270 millones  de armas de fuego en  Estados Unidos. La tasa de muertes que provocaron en 2010 fue de 9, 960. Una cifra horrenda, sin dudas, pero… ¿y si la comparamos con los números de otros países?

Por ejemplo, Brasil. En este país, las armas de fuego, salvo excepciones, no están autorizadas a la venta pública como en Estados Unidos.  Se estima que hay unos 15 millones de armas de fuego en manos de la población. Sin embargo, con 203 millones de habitantes, en el 2010 hubo allí 36,000 decesos violentos provocados por disparos.

Venezuela ha concluido el 2012 con más de 20,000 muertes violentas, la mayor parte por armas de fuego. Se desconoce la cantidad de armas dispersas, sin control en la población. Y Colombia enfrenta cifras muy semejantes, seguida por México, Honduras, El Salvador y Guatemala.

Lo que parece ser una interpretación desmesurada del derecho constitucional de los norteamericanos a portar armas, es la libre adquisición por la población de armas automáticas y semiautomáticas de largo alcance, alto calibre y cadencia con proyectiles de guerra. La necesidad de estar el pueblo armado para enfrentar la siempre posible tiranía a la que se pueden sentir tentados los hombres a los que se les delega el poder para gobernar, no es una medida desmesurada. Los padres de la patria norteamericana calaban bien las lecciones de la historia. Su nuevo país era la única república y democracia de su época. Estaban rodeados de tiranías, colonias y territorios por explorar y temían ser invadidos, su ejemplo libertario ahogado en sangre. Pero no tenían entonces ametralladoras ni fusiles de asalto. El poder de fuego moderno es injustificado para defenderse, máxime en una nación de orden y leyes como lo es Estados Unidos.

Tragedias como la reciente de Newton no deben exaltar las pasiones. De nada habría servido  que las armas de fuego de todo tipo estuviesen estrictamente prohibidas si un asesino compulsivo adquiere un bidón de gasolina e incendia una escuela o un hospital. Timothy McVeigh, el responsable del atentado terrorista de Oklahoma  City en 1995, logró su siniestro cometido fabricando una bomba con abono. Y en la misma semana del horrible suceso de Connecticut, un ciudadano chino armado con un cuchillo asaltó una escuela primaria en su país hiriendo a veinte alumnos y a la maestra.

Dejar una escuela, un hospital, un asilo, sin el amparo de un hombre  armado, responsable y entrenado, un veterano de la policía o el ejército, es pecar de una ingenuidad que ya cobró demasiadas vidas en esa pequeña ciudad norteamericana.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Venezuela y la OEA. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Nicanor Parra

No creo en la vía pacífica

Nicanor Parra

                    No creo en la vía violenta me gustaría creer en algo —pero no creo creer es creer en Dios lo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Sangra tu mirada bajo el caballo

Rafael Vilches

a Guillermo                   Sangra tu mirada bajo el caballo, roto el hígado tras una canción de Serrat no has de hacerle swing

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Los animales políticos de Reinaldo Arenas

José Hugo Fernández

Se cuenta que Pitágoras rechazaba comer carne porque veía en los animales posibles reencarnaciones de sus amigos muertos. Es un escrúpulo encomiable siempre que uno esté convencido de que en

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami