Neo Club Press Miami FL

Exilio de la mujer de Antonio

 Lo último
  • Cocina cubana, patrimonio sumergido   Quizá no estuvo tan desencaminada la Asociación Mundial de Sociedades de Chefs al calificar recientemente a la cocina cubana como Patrimonio Inmaterial del mundo. ¿O es posible imaginar algo...
  • Permítannos expresar libremente nuestro júbilo   1) Sólo el castrismo ha generado esta fiesta, este estallido de júbilo del exilio. No busquen otro culpable o responsable de la celebración más que el despotismo que el...
  • Trump y los cubanos de Miami: Pégame papi que me gustó   Alguna vez dijo o escribió el Che Guevara que cuando lo extraordinario se convierte en cotidiano, es señal de que estamos ante una revolución. Yo lo dudo. En todo...
  • ¿Hemos heredado la mala leche española?   Para hablar del tema deberíamos entenderlo. Mala leche es –muchas veces– todo lo negativo que pueda tener una persona o una sociedad. Puede ser acritud en el trato o...
  • La Carreta en Miami, un restaurante cubano   Nadie sabe cuántas fosforeras tuvieron que desaparecer en los bolsillos de cuántos clientes empedernidos, audaces, autoritarios, despistados, para que finalmente la administración del restaurante tomara la sabia decisión, o...

Exilio de la mujer de Antonio

Septiembre 10
04:52 2015

 

Lo estuve oyendo una vez más en Youtube, a propósito de un delicioso artículo de Nicolás Águila sobre la música en relación con el trigémino. Un son más viejo que andar a pie en versión del clásico trío Matamoros:

“La vecinita de enfrente / buenamente se ha fijado / cómo camina la gente / cuando sale del mercado…”.

La pieza, que hacía bastante tiempo no escuchaba, insinúa una de las causas de la consolidación del totalitarismo en Cuba. Y probablemente una de las fundamentales. Porque si se le mira desde un ángulo desalmidonado, objetivo, el castrismo es melcocha más vigilancia más murmuración. “La mujer de Antonio camina así”.

El castrismo institucionaliza en Cuba, otorgándole coartada, alguna respetabilidad –al menos en principio– y cierto sentido histórico, la razón social de acechar al vecino, de “meterse en la vida de los demás”, tan raigal como la canción de Matamoros. Sus practicantes son conocidos como “breteros” o “chismosos”. En Cuba bretero es aquel que habla por detrás del otro o recrea maliciosamente historias acerca de los otros, pero también el que se complace “dándole seguimiento” al otro. La vecinita de enfrente “buenamente” se ha fijado. Una costumbre más extendida, y socialmente consentida, de lo que pudiera creerse.

De manera que con el advenimiento castrista y su consecuencia, la institucionalización de un totalitarismo radicalmente promiscuo, el bretero adquiere categoría histórica. Deja de entornar persianas para salir airosamente a la luz pública, para gritar a los cuatro vientos su “aquí estoy yo” manipulador. El bretero machista pero comadre, socialista y/o “sociolista”. Ese que “se va de lengua” en el cuerpo a cuerpo del “tira-que-encoje”.

En cualquier caso, el régimen totalitario vigente en Cuba manipula, consciente de ello o no, una seña de identidad sociológica que difícilmente hubiera encontrado eco político bajo un gobierno democrático. En definitiva, canaliza institucionalmente una tradición que termina sirviendo a sus intereses. Con lo que cabe la pregunta: si sabemos que el castrismo no es el padre del brete, del chisme, tan arraigados en la cultura cubana, ¿entonces es el hijo?

Todo esto ya lo sabía el trío Matamoros.

Como que la cederista de Castro no es más que la vecinita de enfrente, la mujer de Antonio se exilia en Miami. Ciudad donde, a pesar del impetuoso avance del hombre nuevo, el bretero languidece a la vera de eventos y contextos tan liberadores como la propiedad privada, el Estado de Derecho, la individualización del transporte público, el aire acondicionado.

Mas siempre la pupila insomne del cederista se reinventa. La vecinita de enfrente nos arrincona en Facebook.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más
  Félix Luis Viera

Un loco sí puede (fragmento)

Félix Luis Viera

                                                            25 Así es, así ha sido, mi psiquiatrico plástico, como tanto le he repetido, esta vida de loco tan dura que he llevado me fue tirando cada vez

1 comentario Leer más
  María Eugenia Caseiro

El presentador

María Eugenia Caseiro

A mi hermana Karin Aldrey, que acostumbra dirigirse al Mundo –Señoras y señores… –dice el hombre y se interrumpe. Lleva prendida en el guargüero la grotesca sequedad que intenta resolver

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami