Neo Club Press Miami FL

Extraterrestres en la Nube de Oort

Extraterrestres en la Nube de Oort

Extraterrestres en la Nube de Oort
febrero 07
18:18 2015

Con el paso de los milenios, los primeros nómadas del espacio terminarán por poblar gradualmente la Nube de Oort de nuestro Sistema Solar. Fuera de este enjambre de rocas, cometas, asteroides y planetoides, hay un sinnúmero de cometas sueltos, libres del control gravitatorio solar, que deambulan a través del vacío, entre las estrellas.

Podemos imaginar con el tiempo a poblaciones humanas viviendo de los recursos de un cometa que se desplazarán inexorablemente hacia estratos cometarios similares en las estrellas más cercanas. Cientos de cometas de la Nube de Oort se verán perturbados por la fricción gravitatoria de alguna estrella pasajera, y escaparán del Sistema Solar con todo su cargamento de vida, desandando por el espacio durante milenios, hasta ingresar en el dominio gravitatorio de otro Sol-estrella.

Estas colonias extraterrestres seguramente irán perdiendo su identidad respecto al planeta madre, la Tierra, y la estrella inicial, el Sol, fundándose una verdadera ordenación interplanetaria, donde nuestro Sistema Solar figurará sólo como un miembro más, y ni siquiera entre los más importantes, como lo son hoy en el conjunto de las naciones España y Portugal, inicialmente los dos grandes estados promotores de la colonización de América, África y Asia.

Poco a poco el humano se irá alejando de sus colonias originales en los planetas cercanos al Sol. Algunos astrofísicos han debatido la opción de utilizar uno de los pequeños planetas interiores, a manera de una enorme nave cósmica, la cual tras verse propulsada escapará de la gravitación solar en busca de otra estrella cercana más joven, trasladando en su interior a toda una población con su consecuente tecnología.

El salto a otras estrellas, que hoy parece abismal, está convenientemente preparado. A cada sistema estelar en la galaxia le rodea una nube cometaria, entre las que deambulan cometas que pueden servir como escalones. Es innecesario el salto abismal desde una estrella a la otra, pues es factible el salto desde borde del sistema cometario del Sol a la orilla del sistema cometario de la otra estrella.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Juan F. Benemelis

Juan F. Benemelis

Juan Benemelis (Manzanillo, 1942). Diplomático, historiador y ensayista. Ha publicado más de una veintena de libros centrados en diversas temáticas, que van de lo científico a lo histórico. Entre ellos, "Las guerras secretas de Fidel Castro", "Castro: subversión y terrorismo en África", "Paradigmas y fronteras. Al caos con la lógica", "De lo finito a lo infinito", "El Corán y el Profeta", "Islam y terrorismo" y "La memoria y el olvido". Reside en las afueras de Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más
  Baltasar Santiago Martín

¿Suicidio?

Baltasar Santiago Martín

  En memoria de Juan O’Gorman             No entres al río con los bolsillos llenos de piedras como hizo Virginia; antes que suicidarte, arrójale las

0 comentario Leer más