Neo Club Press Miami FL

Fábula de Roberta la Encantada, Josefina la Pescadora y su Amo ladino

Fábula de Roberta la Encantada, Josefina la Pescadora y su Amo ladino

Fábula de Roberta la Encantada, Josefina la Pescadora y su Amo ladino
Abril 07
18:08 2015

“¡A tu rincón, imbécil, a tu rincón! (…) ¡A tu casuca, con el morral vacío!”

Dice un camarón, de malhumor, en un cuento popular estonio, que el galo Edouard René Lefebvre de Laboulaye fabuló en francés, del cual lo tradujo al español José Martí.

No debe ser fácil –parodiando al presidente Obama– eso de parlamentar a nombre de dictadores.

Las instrucciones del enviado deben ser pocas: unos gritos de guerra y un par de consignas, a lo sumo. A su vez, el margen de negociación que se le permite debe ser tan estrecho como aquel ojo de aguja por el cual se dice no pasará un camello, a no ser que lo hayan convertido en hebra para suéteres de petimetre.

Me pregunto, además, cómo esos diplomáticos insulares logran manejar la vergüenza.

Porque, convengamos: tiene que ser vergonzante sentarse a una mesa –con cara de circunstancias, flanqueado por ceñudos asistentes,  luciendo ropita de medio pelo– a decir en tono de ocasión que Cuba –el desgobierno, pues– está preocupada por la situación de los derechos humanos en los Estados Unidos;  o, para el caso, en cualquier otro lugar del planeta.

Hablar a nombre de una tiranía, y hacerlo convencido de que se tiene la razón –o haciéndolo parecer–, requiere o un adoctrinamiento que va mas allá de lo que logro imaginar o una cara dura que rebasa los límites de la decencia.

Roberta la Encantada debe estar harta entonces de las peticiones de Josefina la Pescadora de Concesiones y de regresar a cada ronda de conversaciones a escuchar el santo y seña de la negociación: Americanito duro, sácame del apuro.

“¿Y qué quiere ahora Josefina la Pescadora?”, diría Roberta, sacando la cabeza de entre los papeles.

“No soy yo, Róbe”, respondería  Josefina, “¿qué voy a pedir yo para mí? Es mi Amo…”.

“¿Y qué quiere ahora tu Amo, el general heredero?”, replicaría Roberta la Encantada, aburrida y molesta.

“Que  todo permanezca como está“, explicaría entonces Josefina, “que hagan negocios donde solo él gane. Que le den petróleo. Que le agiten banderitas. Que le perdonen lo robado, que le levanten el bloqueo –y que le den dinero encima–. Que lo dejen tranquilo. Y no entregar nada. Y que le den todo. Todo. Quiere todo, mi amo”, concluirá, sonriendo, que para eso es diplomática.

Roberta, en su paciencia infinita, escuchará, asentirá y concederá; Josefina, los brazos cargados de regalos, regresará entonces a por más ladridos y bravatas para llevar al próximo encuentro.

Y así seguirá andando la historia, hasta el día en que Roberta la Encantada diga con voz tonante que ni cojones, que fuera prebendas, fuera concesiones; ni negocios, ni oportunidades, ni embajada, vete con tu amo, Josefina, y ya no vuelvas aquí; y se levante Roberta, recoja sus papeles y se marche para no volver.

Entonces Josefina la Pescadora regresará a casa, con las manos vacías, sin una miserable concesión que poner sobre la mesa de su dueño.

El General Masicas, sin embargo, le echará el brazo sobre los hombros;  le dirá, sonriente, que por fin, Jóse, que ese era el regalo que él esperaba desde el fatídico 17D: que le había traído al enemigo de vuelta, y que eso, Josefina la Pescadora, eso, era todo lo que él necesitaba.

Sobre el autor

Alex Heny

Alex Heny

Habanero, hijo, padre, cubano, emigrante, escribidor. En ese orden, más o menos. Heny tiene esposa, tres hijos, un doctorado en Ingeniería y Ciencia de Materiales, y una gran disposición a opinar sin que se le pregunte. Actualmente vive con su familia en Long Island, Nueva York, ciudad donde edita el blog http://havaneroenny.blogspot.com/

Artículos relacionados

1 comentario

  1. Tony Cuartas
    Tony Cuartas Abril 13, 02:16

    Gracias amigo por tu aciertos y comentarios, que de seguro eso es lo que piensan los de alla. Hay que reir y nuevamente reir. Ojala que todo eso sea cierto. Ellos no quieren nada arreglado. Todo es para entretener a los partidariso de los no-gobernadore s de alla.
    Chao.
    Ah! Gracias nuevamente.

    Reply to this comment

Escriba un comentario

Venezuela y la OEA. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Nicanor Parra

No creo en la vía pacífica

Nicanor Parra

                    No creo en la vía violenta me gustaría creer en algo —pero no creo creer es creer en Dios lo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Sangra tu mirada bajo el caballo

Rafael Vilches

a Guillermo                   Sangra tu mirada bajo el caballo, roto el hígado tras una canción de Serrat no has de hacerle swing

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Los animales políticos de Reinaldo Arenas

José Hugo Fernández

Se cuenta que Pitágoras rechazaba comer carne porque veía en los animales posibles reencarnaciones de sus amigos muertos. Es un escrúpulo encomiable siempre que uno esté convencido de que en

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami