Neo Club Press Miami FL

Felicidades desde el mundo que nunca se acaba

 Lo último
  • Degeneración del cubano, el mal mayor del castrismo El mayor daño hecho por los Castro a la nación cubana sin dudas es, sí, de carácter antropológico. No digo algo nuevo. Me descubrí coincidiendo con quienes comenzaron a decir...
  • Sobre el ente mamertiano   El lúcido amigo Ulises Fidalgo Prieto me ha pedido que defina filosóficamente al ente mamertiano. Bien, había escrito brevemente algo al respecto, disperso por ahí por las autopistas y...
  • Del nacionalismo y la pureza cultural en Cuba   La pureza cultural no existe. O al menos no existe en la mayoría de las regiones del mundo, y esa inexistencia ni siquiera forma parte de un fenómeno moderno,...
  • Cuando Cuba reía   Tras la caída del socialismo real en los países de Europa y el llamado desmoronamiento de la Unión Soviética, apareció el mágico y triste concepto con que bautizaron nuestra...
  • La educación en Cuba es un desastre   Hay muchos, especialmente en América Latina, que elogian hasta el delirio el sistema educativo de la Isla y la ven como un modelo para sus países. Se supone que...

Felicidades desde el mundo que nunca se acaba

Felicidades desde el mundo que nunca se acaba
Diciembre 29
01:10 2016

 

Como dije hace doce meses de 2015 –vuelvo y repito–, 2016 ha sido un año realmente sorprendente, lleno de situaciones y giros inesperados, que han agrandado considerablemente nuestra experiencia y comprensión del fenómeno humano. En medio de todo ello algo, sin embargo, no ha abandonado el rígido guión que desde que el mundo es mundo ―tal y como lo conocemos, o nos imaginamos que lo conocemos― se repite interminablemente: el mundo que no se acaba. A pesar de los pesares seguimos aquí. De manera que ante todo cabe felicitarnos, felicitar: Felices vidas sin fin, queridos lectores y amigos.

Dos eventos extraordinarios han hecho posible, por cierto, nuestras vidas sin fin. Primero lo ya dicho: que el mundo nunca se acaba. Segundo, que estamos en él a despecho de las circunstancias y, sin embargo, inconscientes del inconmensurable prodigio de haber nacido (tan a menudo malagradecidamente privilegiados). Nada como ser agradecido en la vida, y por eso mismo en la vida, entre otras razones, la amargura, la angustia, el pesimismo, carecen de sentido. La ira nos diluye. El rencor nos borra. La dependencia egotista nos impide ser y disfrutar a plenitud el privilegio de existir.

Ríete de los peces de colores. Líbrate de la tiranía del ego y sé tú en sintonía con tu presente. Conéctate al Nuevo Club de los Independientes, desde donde queremos darte las más efusivas gracias deseándote de todo corazón un feliz, próspero y saludable 2017. Esperando, sobre todo, que aprecies en su justa medida ―la medida de todas las cosas— la liberación interior que implica estar en paz contigo mismo, y efectivamente la consigas: la inigualable fiesta de vivir en este mundo que nunca se acaba.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Ignacio Pérez

El viaje de Silvia (XIV)

Jorge Ignacio Pérez

Jose se enamoró de Silvia, como suele ocurrir en los casos en que una mujer le planta cara a un hombre. Plantarle cara, quiero decir en términos duros. No fue

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Pesadilla

José Hugo Fernández

I) Estaba preso. La celda era húmeda y oscura. Me dolían hasta las ideas por tantos porrazos y patadas. Supongo que entre sueños, vino un caimán sin dientes a susurrarme

0 comentario Leer más
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami