Neo Club Press Miami FL

Felicidades desde el mundo que nunca se acaba

 Lo último
  • Razones de Díaz-Canel para traicionar al Mejunje de Silverio Dos son las razones que han llevado al régimen cubano a transar con las iglesias en la retirada del matrimonio igualitario de la propuesta de Nueva Constitución: 1-La necesidad de...
  • Trespatinismo a la carta Escuché que en cierto país del norte de Europa (Dinamarca, creo) se tramita la aprobación de una ley según la cual los hombres tendrían que orinar sentados. Supongo que la...
  • Loas para dirigentes y sones para turistas A esos compositores nuestros, que tan ávidos se han mostrado de cantarle a Fidel, a Raúl… ¿Y a Díaz, por cierto, para cuándo? Aunque sin generalizar, hay sin dudas mucho...
  • El mito de la ancestral laboriosidad del cubano Cuba ha echado su suerte desde 1793 al azúcar, y si bien esa decisión en un inicio lleva a la Isla a convertirse en uno de los lugares más prósperos...
  • ¿Lo peor vendrá después? Los cubanos conocemos lo que significa vivir en el ojo del ciclón. Es el sitio en que nuestra isla ha estado permanentemente en los últimos sesenta años. Falsa calma interior,...

Felicidades desde el mundo que nunca se acaba

Felicidades desde el mundo que nunca se acaba
diciembre 29
01:10 2016

 

Como dije hace doce meses de 2015 –vuelvo y repito–, 2016 ha sido un año realmente sorprendente, lleno de situaciones y giros inesperados, que han agrandado considerablemente nuestra experiencia y comprensión del fenómeno humano. En medio de todo ello algo, sin embargo, no ha abandonado el rígido guión que desde que el mundo es mundo ―tal y como lo conocemos, o nos imaginamos que lo conocemos― se repite interminablemente: el mundo que no se acaba. A pesar de los pesares seguimos aquí. De manera que ante todo cabe felicitarnos, felicitar: Felices vidas sin fin, queridos lectores y amigos.

Dos eventos extraordinarios han hecho posible, por cierto, nuestras vidas sin fin. Primero lo ya dicho: que el mundo nunca se acaba. Segundo, que estamos en él a despecho de las circunstancias y, sin embargo, inconscientes del inconmensurable prodigio de haber nacido (tan a menudo malagradecidamente privilegiados). Nada como ser agradecido en la vida, y por eso mismo en la vida, entre otras razones, la amargura, la angustia, el pesimismo, carecen de sentido. La ira nos diluye. El rencor nos borra. La dependencia egotista nos impide ser y disfrutar a plenitud el privilegio de existir.

Ríete de los peces de colores. Líbrate de la tiranía del ego y sé tú en sintonía con tu presente. Conéctate al Nuevo Club de los Independientes, desde donde queremos darte las más efusivas gracias deseándote de todo corazón un feliz, próspero y saludable 2017. Esperando, sobre todo, que aprecies en su justa medida ―la medida de todas las cosas— la liberación interior que implica estar en paz contigo mismo, y efectivamente la consigas: la inigualable fiesta de vivir en este mundo que nunca se acaba.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Cuánto valor cuesta no tener valor (fragmento)

José Hugo Fernández

Para Imre Kertész, el célebre escritor húngaro, Premio Nobel de Literatura en 2002, “el destino del varón en esta tierra no es otro que destruir lo tierno y lo bello,

Leer más
  Luis de la Paz

En los tiempos difíciles de Heberto Padilla

Luis de la Paz

    En una remotísima tarde de verano, sería el año 71, o tal vez el 72, el escritor José Abreu Felippe, a quien tanto le debo, me mostró un

Leer más
  Alcides Herrera

No me hables más

Alcides Herrera

                  El futuro soy yo y en él me siento. Es su bar. Me rodea Copenhague y una brisa futura me acaricia

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami