Neo Club Press Miami FL

Feria Internacional del Libro de Miami, censura china

Feria Internacional del Libro de Miami, censura china

Feria Internacional del Libro de Miami, censura china
noviembre 15
01:53 2011

Es notorio que a mayor calidad de un libro, a mayor originalidad o profundidad o complejidad, mayor probabilidad de que aparezca autofinanciado, esto es, de que su publicación sea financiada por el propio autor, por sus familiares o algún mecenas. Es así desde hace mucho tiempo, y la historia de la literatura abunda en ejemplos que lo corroboran.

¿La razón? A mayor calidad literaria, o complejidad estructural, menor probabilidad de que un libro se convierta en un éxito de ventas, con lo cual las casas editoras se lo piensan dos veces antes de invertir en un producto que puede causarles pérdidas económicas. Es entonces que empujan al autor a asumir los gastos.

Adicionalmente, esta verdad de Perogrullo se agudiza y masifica en época de la revolución tecnológica, cuando Internet cada vez más sustituye la lectura en papel y la crisis económica mundial vuelve insostenible la financiación editorial a gran escala. La quiebra de multitud de casas editoriales, verdaderos imperios algunas de ellas, así lo demuestra.

Hay excepciones a esta regla, pero son sólo eso: excepciones.

Es en este contexto que la decisión de la Feria Internacional del Libro de Miami de no aceptar obras autofinanciadas en su presente edición –extremo verificado al menos por la editorial Alexandria Library, dos de cuyos autores fueron rechazados con ese pretexto (el libro de uno de ellos, paradójicamente, ni siquiera era autofinanciado)–, aparece como un error de bulto.

Tan evidente resulta que da hasta un poco de pena subrayarlo: lo importancia de un libro nada tiene que ver con su financiación, sino con su calidad. Y se supone que la Feria de Miami –abrió sus puertas este domingo 13 de noviembre– cuenta con un comité de lectura lo suficientemente profesional como para determinar calidad vía contenido. Porque, por contra, todos sabemos que muchas grandes casas editoras, incluso de España y Francia –países célebres por su tradición editorial–, han financiado en el último medio siglo novelas chatarra, y panfletos en general, que no resistirán ni mínimamente el paso del tiempo, y cuya publicación sólo se justifica en base a campañas publicitarias enfocadas en la ganancia económica inmediata. No es necesario mencionar títulos, pero los títulos están ahí, todavía en rotación, como satélites cuestionando involuntariamente a su planeta editorial. De manera que no existe relación directa, por no decir relación alguna, entre la financiación de un libro por un editor y su calidad intrínseca.

Otra cosa es si la Feria de Miami se celebra cada año no en función de promocionar buena literatura, sino de hacer dinero o proyectar a un sector editorial afín a determinadas prioridades, y todo ello con fondos públicos. Se sabe, contradiciendo el pretexto utilizado contra Alexandria Library, que muchas editoriales anunciadas para la presente edición de la Feria le cobran directamente al autor por publicarle. Un poquito más claro para que se entienda: Numerosos autores, de esta ciudad o no, han pagado por que se edite e imprima el libro que se está presentando ahora mismo en la Feria Internacional del Libro de Miami (lo cual, por cierto, no sólo me parece legítimo, sino hasta práctico y muy inteligente).

Un dato curioso: El hecho de que la actual edición esté dedicada a China constituye una involuntaria metáfora de la represión. De esta manera, simbólicamente, los organizadores de la Feria han terminado homenajeando por partida doble a la censura: dedicándole la Feria a un país de escritores censurados y/o autocensurados, y censurando a escritores autopublicados.

Pero Internet y la revolución tecnológica, iniciada precisamente en Estados Unidos, hace tiempo que cambiaron las reglas del juego. Eventos como el que nos ocupa –al menos mientras continúe moviéndose en el marco excluyente y anticuado de la presente edición– son cada vez más inoperantes, y muy poco o nada influyen en la suerte de la obra presentada, o en la visibilidad de su autor. Lamentablemente –sobre todo para ellos–, algunos grupos de interés insisten en no darse por enterados.

————————–

Un muy interesante artículo sobre este tema, además de los ya publicados de Arocha, Fortún, Callejas y Gayol en este diario, es el de Marlene Moleón: “James Joyce y José Martí hubieran estado vetados en la Feria del Libro de Miami”. Clic aquí para leerlo.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

1 comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner entrevista a Catalina Serrano

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más