Neo Club Press Miami FL

Fidel Castro, la comedia de la agonía

Fidel Castro, la comedia de la agonía

octubre 22
06:45 2012

0_ave_de_mal_agueroLos cubanos tenemos derecho. Durante más de medio siglo, el marrullero nos ha sofocado con sus inagotables letanías –muchas de ellas han superado las seis y ocho horas en vivo por la televisión nacional–, las transcripciones de sus monsergas inacabables en todos y cada uno de los medios de prensa en poder del Estado cubano –que redundantemente son todos y cada uno–, las retransmisiones soporíferas de sus encuentros con periodistas, sátrapas y dignatarios, los alardes de su vanidad desatada y enfermiza, etcétera, etcétera, etcétera. Y resulta que ahora, cuando finalmente entra en su dorada etapa senil, en momentos en que no consigue siquiera hilar dos palabras seguidas y todo él se destiñe –los colores del payaso haciendo charco–, se nos quiere escamotear la diversión como se le quita a un niño un dulce de la mano.

Dicen que Fidel Castro se paseó junto a Elías Jaua por los jardines del Hotel Nacional el sábado pasado, pero ni una sola imagen ha trascendido a los medios, mucho menos al sufrido público cubano. ¿Con qué derecho? ¿Cómo es posible que a los naturales de la Isla se nos pretenda privar de semejante espectáculo mientras el venezolano advenedizo lo disfruta? ¿Es que acaso los que sufrimos durante 50 años la verborrea del incontinente no tenemos derecho a una compensación? ¿Tanto nadar para no poder disfrutar del circo? ¿Será que ya no escucharemos en vivo sus predicciones sobre el fin del mundo? Sus tweets sobre el universo en expansión y Juantorena, ¿no volveremos a leerlos? ¿Verdad que piensan callarnos con cuatro fotos en plan de jardinería moringuera?

No más misterio. No más intriga. No más descaro. Transparencia ya. Que regrese la diversión. Los abajo firmantes exigimos la puesta en escena, en vivo y en directo, de los últimos días de Fidel Castro, que es de lo que un grupo de tecnócratas insensibles y un tirano demente –ave de mal agüero– pretenden privarnos. O por lo menos los tweets. Que regresen los tweets. ¿No recuerda “siquiera qué es un dolor de cabeza” (Cubadebate, texto aparecido este lunes)? Pues va a saber lo que es un dolor de huevos. El payaso nos pertenece y nadie nos lo quitará. Será materia de burla y escarnio infinitamente, por todos los días de los meses de los años que torturó con sus babosadas interminables a la población cubana. Ahora y para siempre lo ajusticiará un multitudinario y demoledor ataque de risa. Amén.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

1 comentario

  1. Anónimo
    Anónimo noviembre 24, 21:28

    idel Castro, el comemierda
    Anda en la misma rutina
    pues ya jamás él, ni atina
    ni aparece quien lo entienda.
    Siempre con la misma agenda
    de sacrificio y trabajo
    y a mi me importa un carajo
    Él, y sus formas de ver
    Y me da mucho placer
    Que parezca un renacuajo!
    P.G.C.

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner entrevista a Catalina Serrano

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Sussette Cordero

Fragmentos

Sussette Cordero

                  Abro los ojos y me rompo por el centro Abajo soy un ciempiés Arriba pienso todavía como bajar del caballo Cavilar

0 comentario Leer más
  Armando Añel

Ecos de La Habana

Armando Añel

                  en el mar la vida es más sabrosa y sobre los escombros de la ciudad transcurre el mar como una gran

0 comentario Leer más
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más