Neo Club Press Miami FL

Fortalezas y vulnerabilidades del totalitarismo en Cuba

Fortalezas y vulnerabilidades del totalitarismo en Cuba

Fortalezas y vulnerabilidades del totalitarismo en Cuba
marzo 22
18:32 2015

En Cuba existe un sistema político ineficaz en la economía y eficaz en la represión. Ineficaz en la producción y eficaz en la explotación de riquezas ajenas. Eficaz en impedir el progreso del pueblo y eficaz en hacer billonaria a una exigua cúpula íntima, que no incluye siquiera a ministros y personal de altos cargos que deben proveerse a sí mismos de pequeños privilegios y que, cuando resultan incómodos o ambiciosos, son tronados por “corrupción”.

La disidencia sigue siendo ilegal, y consentida ahora, exactamente hasta el punto que no haga peligrar el sistema. Hay organizaciones disidentes creadas por ellos mismos en el patio y en el extranjero, y han infiltrado todas las que han podido, lo que les permite tener información de primera mano de los planes “enemigos”.

La predicción de la desaparición de los regímenes totalitarios es imposible. Ocurrió de improviso en la Unión Soviética y países satélites. Después se dieron fenómenos sociales nuevos con las  revoluciones de colores en Georgia, Ucrania y Kirguistán, y en la Primavera Árabe. Nadie las pudo predecir.

Cada vez que ha habido una situación de crisis en Cuba muchos observadores han calculado la caída inevitable del régimen, pero han conjeturado mal, quizás no porque el gobierno sea tan robusto sino por la anemia de la población después de tantos años de látigo, miseria, desinformación y complicidad. Como es improbable que el cambio venga de adentro, las autoridades son celosísimas acerca de no cometer ofensas imperdonables hacia el coloso del norte, y juegan con la cadena, pero cuidan al mono, con el tino de saber el umbral de permisividad de cada una de las administraciones del norte.

Cuando mueran los octogenarios dirigentes originales, ya estarán atornillados y adiestrados sus herederos, que tienen la experiencia obtenida directamente de sus padres y la voluntad de seguirlos, así como toda una red internacional de conexiones políticas y empresariales, y competencia para manipularla. No será sino en la siguiente generación, probablemente, que se pierdan los deseos de poder y los herederos se dediquen a disfrutar tranquila y legalmente, en otros países, de la enorme fortuna genética.

La nomenclatura ha tenido muchas décadas para distribuir sus bienes en todo el planeta: ganadería en países latinoamericanos, bienes raíces en Canadá, extensiones de tierra en España, acciones en compañías norteamericanas, cash en paraísos fiscales blindados… Un trabajo puntilloso realizado por expertos, de tal forma que sería casi imposible seguir el rastro de esas fortunas. La nueva nomenclatura no está compuesta de rudos guerrilleros, sino de personas refinadas, formadas en excelentes universidades extranjeras, poseedores de las mejores herramientas de trabajo y asesoradas por genios genuflexos.

Raul Castro galanEstas nuevas figuras comienzan a proyectar su imagen delicada hacia el exterior, ya se les ve el atuendo, las sonrisas y las compañías, pero gobernarán con la misma rudeza de sus mayores. Los incautos dirán “ya ven, se está produciendo el cambio”, porque comenzarán a hacer todas aquellas concesiones que no pongan en peligro el régimen. Por ejemplo, entregar a cuentagotas a ciertos bandoleros a las autoridades norteamericanas. Permitirán enriquecerse a los amigos fieles en empresas particulares dentro del país, como ejemplo de cambios sociales. Engañarán así a la gente en el exterior, que les proporcionará apoyo político, estabilidad, más dinero y, sobre todo, tiempo.

Las fortalezas del régimen:

  • El chantaje a los Estados Unidos de una crisis migratoria.
  • Remesas, para lo cual seguirán enviando al extranjero, por miles, a los cubanos más preparados, quejándose al mismo tiempo de que se los roban, y ayudando a que fluyan hacia el exterior las fotos de La Habana en ruinas, para conmover a las personas caritativas.
  • Turismo para pobres, tontos, antropólogos, forenses sociales y estrellas de Hollywood.
  • Alquiler de talentos cubanos a otros países (médicos y otros expertos con rehenes en Cuba).
  • Talentos infiltrados en laboratorios de investigaciones de países desarrollados, para vender secretos comerciales a China, Irán y cualquier otro postor de confianza.
  • Venta de secretos políticos y militares obtenidos por su red internacional de espías.
  • Alquiler de bases de espionaje en Cuba, aprovechando la cercanía a Estados Unidos.
  • Extorsión a políticos extranjeros y cobro de favores, con la ayuda de sus amigos exguerrilleros, ahora dedicados con éxito a la política.
  • Venta de consejería política a países en los que tienen agentes y amigos en los más altos cargos, desde Argentina a México.
  • Favores políticos pagados por influencia en foros internacionales.
  • Posibilidad de futuros créditos billonarios en Estados Unidos, que al cabo de los años se convertirían en deudas impagables.

Las vulnerabilidades del régimen:

  • La élite tiene un pie en el exterior, por si las moscas. Está preparada para huir en masa si el sistema se desmorona. Parte de la familia y algunos amigos íntimos han sido enviados a ser residentes y ciudadanos de otros países para que muevan los negocios. Tienen a sus nietos estudiando en el extranjero. Quizás no haga falta que el sistema se desmorone, y con un buen susto dirán en las escalerillas de los aviones: “más valgo vivo que muerto”.
  • Las “traiciones” son impredecibles. Huérfanos ya de la ideología comunista generadora de fanatismo, forro contra deslealtades, cualquier elemento en las altas esferas pudiera provocar un alud.
  • Algún error que no cometieron sus mayores, o la ausencia de una rectificación rápida y creíble (caso Ochoa), pudiera desbordar la paciencia del coloso del norte y provocar una intervención.
  • La intrusión inevitable de la tecnología de comunicación en Cuba pudiera, durante una circunstancia imponderable, convocar a la juventud no comprometida con el pasado a una rebelión y resistencia, que después de una matanza conduciría a la intervención norteamericana, como en Panamá y Granada.
  • Mantener a un país bajo mano férrea implica un trabajo arduo que los dictadores están dispuestos a pagar a cambio del reino, pero para ello hay que tener una vocación no necesariamente heredada. La vida fácil pudiera ablandar la fibra necesaria de los herederos, que se pudieran dormir en los laureles.
  • Los cuadros militares intermedios, que solamente reciben migajas del poder y son espectadores de su riqueza, ahora sin un líder hipnotizador, y sin la fascinación de una ideología, pudieran dar un golpe de Estado.

La economía cubana está atascada y sin arreglo posible. Todas las reformillas que están dispuestos a hacer son propaganda, engañabobos. Solamente aflojarán un tanto las riendas a los guajiros, justamente para que la población no muera de hambre: un poco de pollos, huevos, puercos, maíz y viandas. Saben que una verdadera reforma económica daría al traste con el régimen en poco tiempo. No la permitirán por lo mismo que Cuba no es China.

En 1989 Cuba asistió a la desaparición repentina de un sistema irreversible. Desde entonces sus jerarcas han estado obsesionados y en tensión para demostrar que a ellos no les va a pasar lo mismo. En el camino tuvieron que renunciar de hecho al socialismo, dar paso a una dictadura sin ideología y apoyarse en un pueblo en la miseria y sin ningún derecho.

La lección que quisieron aprender fue que Gorbachov fue un traidor, que relajar el control férreo es un paso seguro a la desaparición. Ahora seguirán negando la apertura y la democracia y simularán querer pasar, a paso de hormiga, a la apertura y la democracia, por aquello del crédito norteamericano.

¿Cómo será posible que la “revolución cubana” siga en el poder? ¿Cuál es el futuro de Cuba a largo plazo? Ese es el tema de Cuba 2037, distopía cuyo lanzamiento está programado para septiembre de 2015.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Kiko Arocha

Kiko Arocha

Modesto Arocha (Kiko). Nació en La Habana en 1937. Ingeniero en Electrónica y doctor en Ciencias Técnicas. Llegó a Estados Unidos en 1995 y decidió reinventarse como traductor y editor de sitios web y de libros, para lo cual fundó la editorial Alexandria Library (www.alexlib.com) en Miami. Es autor del bestseller "Chistes de Cuba", una antología de chistes populares contra el castrismo que recopiló en la Isla.

Artículos relacionados

1 comentario

  1. Rury
    Rury junio 13, 10:48

    Exhaustivo análisis. Magnífico.
    Somos muchos los que observamos con escepticismo cada acuerdo y cada palabra que se dice. Sin embargo, otros muchos protagonizan un entusiamo desmedido que en nada coincide con los verdaderos propósitos del gobierno cubano.

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más
  Baltasar Santiago Martín

¿Suicidio?

Baltasar Santiago Martín

  En memoria de Juan O’Gorman             No entres al río con los bolsillos llenos de piedras como hizo Virginia; antes que suicidarte, arrójale las

0 comentario Leer más

Lo más reciente: