Neo Club Press Miami FL

Francisco Alemán de las Casas, un reencuentro con la patria

Francisco Alemán de las Casas, un reencuentro con la patria

Francisco Alemán de las Casas, un reencuentro con la patria
abril 07
01:42 2015

 

Francisco Alemán de las Casas no suele dejar indiferentes a quienes lo conocen o descubren, ni siquiera a sus colegas en el arduo camino de edificar la poesía, de manera que su paso por la primera ciudad de los cubanos, Miami, tampoco carecerá de situaciones hilarantes, creativas, incluso extraordinarias. Nacido en Camagüey, Cuba, y de profesión comunicador, se ha desempeñado como locutor, actor, guionista y realizador de programas de radio a la par que desarrollaba su vocación literaria. Es director del portal web chileno Radio Mitos y un poeta diferente, atrevido, lo cual demuestra con creces su nuevo poemario, a presentarse este viernes en La Otra Esquina de las Palabras.

Patrocinada por Tula Productions y Neo Club Ediciones, la cita es a las ocho de la noche de este 10 abril en Café Demetrio (300 Alhambra Circle, Coral Gables). Hay muchos parqueos alrededor de la torreta del local, que hace esquina en este suntuoso enclave de la ciudad, de manera que la noche será una fiesta.

Armando Añel. Finalmente, Francisco Alemán de las Casas ha llegado a Miami con el objetivo de presentar su libro Geometrías del cuerpo (Varonas de Cartón-Verbo Desnudo), un poemario impresionante por el cual te felicito sinceramente. ¿Cuál es tu primera impresión de la ciudad?

Francisco Alemán de las Casas. Llevo apenas un mes, pero salvando las lógicas distancias, me he sentido en Miami como en Cuba. He tenido anécdotas muy simpáticas en ese reencuentro amable con la patria. Matizo la palabra patria, porque cubanos somos todos, los que estamos dentro y fuera de la isla y porque me complica entender ese discurso casi dadaista de cierto segmento de la intelectualidad y la política, que hablan desde la distancia de “el pueblo cubano” como si ellos, por la simple razón de vivir fuera de la isla, tuvieran otra nacionalidad.

AA. Un sector de la intelectualidad cubana ha criticado tradicionalmente a Miami llamándola de todo, incluso “páramo cultural”. Viniendo como vienes de Chile, tras haberte presentado en varias ciudades del cono sur, ¿cuál es tu impresión del estado de la cultura en general, y de la literatura en particular, en esta ciudad, sobre todo en comparación con los países que dejas atrás, y por qué se te ha ocurrido venir a presentar tu libro al “páramo”?

FAC. Me parece curioso… “El páramo cultural”, cual fantasía de muerto oscuro, suele habitar siempre la cabeza de quien lo nombra. Es una suerte de maldición que arrastran ciertos médium seudoprofetas de las artes. Me refiero a los amargados y amargadas de siempre, a los que estando en Cuba o en cualquier parte del planeta creen poseer un discurso renovador, irreemplazable, pero indigno de ser compartido por el vulgo. En el mismo saco caen las superstars incomprendidas, incapaces de competir en un sistema que exige verdadero emprendimiento, además de talento, para conseguir metas. Ellos y ellas, que tanto criticaron el comunismo de los Castro, claman ahora porque el Estado los financie, aunque sea mediante una miserable mesada, como ocurría en Cuba. O sea, si la mesada no llega, el capitalismo se torna el enemigo público de las artes. Reitero que llevo apenas un mes en Miami. He podido ver al menos buen teatro, disfrutar de algunos cortometrajes dignos, participar de una o dos presentaciones de libros por semana, ir de polizonte a fiestas under en las que me he portado muy, pero que muy mal y sobre todo, he tenido tiempo de leer, de actualizarme. Hay mucha pluma buena regada por ahí y gente que se mueve, que compite con generosidad y respeto.

Ese grito lacrimógeno respecto a la decadencia de las artes, que ni siquiera es nuevo, pues nos acompaña más o menos desde el siglo XVIII, lo he escuchado en todos los países que he visitado de centro y Sudamérica, pero también en Europa. La diferencia es que en la mayoría de esas naciones la gente sí tiene cierta cuota de razón para la queja.

En contraposición, señalo a Perú. Tienen una televisión estatal con varios canales digitales. Uno de ellos con programación cultural las 24 horas. ¡Qué envidia!

Si no presentaba el libro en Miami, lo hubiera presentado en Perú, para que veas.

AA. ¿Por qué Geometrías del cuerpo? ¿Puede haber poesía, además de química, en la matemática de lo físico?

FAC. La poesía, gracias a Dios, se simplifica al plano físico de las matemáticas. Sin ánimo de volver esto una retahíla de conceptualizaciones personales, te diré que no tendría mi libro sin el binarismo de las computadoras, por ejemplo. Te hablo del cero y el uno. Con dos números, en millones de combinaciones, tú y yo nos comunicamos desde Santiago de Chile a Miami. Cero y Uno. El mismo binarismo clasificatorio, que, desde el extremo opuesto de la lógica padecemos todos los mortales: negro/blanco, bueno/malo, hombre/mujer… Geometrías del cuerpo describe mi propio tránsito por el binarismo, el que somete arbitrariamente al cuerpo a las políticas de sexo–género–rol sociocultural.

Y ahora, para darme ese toque refinado del que carezco, te diré que el título es una intertextualidad con Leonardo da Vinci, mira tú. Que trata sobre la proporción áurea del amor y todo lo demás. Bueno, pues es mentira. Lo dije en Chile para justificar el título del libro. ¡Que Dios y mis editores me perdonen!

AA. Luis Cremades, autor del prólogo de tu poemario, te identifica con un “Orfeo dionisíaco quebrándose en la tensión de fuerzas”. ¿Cómo se compaginan lo tenso y lo dionisíaco en tu poesía?

FAC. A Luis Cremades le encanta ponerme en apuros. Ha sido así desde que lo conozco, hace ya más de 20 años. Dado a que soy tan torpe y poco sincronizado, no me veo yo templando la lira, mientras bebo de la copa de Dionisio, pero lo de las tensiones sí que me va, porque he vivido y vivo bajo la tensión de ser yo mismo. Es un peso del que no te libra ni tu madre. Si además, aparecen copas, liras, dioses esculturales semi desnudos y más tensiones, el mundo me parece perfecto. Le escribo a ese otro lado del binarismo, en el que casi todo es posible.

Por cierto, la palabra “templar” tiene para los cubanos otras connotaciones. Te sugiero que la sustituyas por “tañer” o “tocar”.

AA. Tú eres periodista radial, actor y locutor además de poeta. ¿Qué fue primero para ti, la poesía o la radio? ¿Qué es primero ahora?

francisco aleman de las CasasFAC. Lo primero fue la poesía, aunque hasta hoy nunca lo haya reconocido públicamente. Luego, la radio, ese agujero negro que se lo traga todo. Comencé como presentador de programas juveniles en Radio Cadena Agramonte, en Camagüey, Cuba, con apenas 12 años de edad. Después, Radio Santi Spíritus y finalmente, La Habana, con todo su circuito de radio y TV, del que destaco sobre todo la estación Radio Ciudad de La Habana. Es una historia larga que aún no termina. He hecho radio en España y Chile. Colaborado con estaciones y medios de otros países. Respecto a lo que es primero ahora, sigo en las mismas: intento comunicarme con la gente.

AA. Hemos sabido que la presentación de tu poemario Geometrías del cuerpo, por el también poeta Ramón Fernández Larrea en La Otra Esquina de las Palabras, en Café Demetrio, no contará con tu presencia, o al menos eso pretenden los coordinadores del evento. Sin embargo, ya te encuentras en Miami. ¿Cómo se explica que estando en la ciudad te impidan asistir? ¿Tienes algún plan para aparecerte allí a última hora?

FAC. Soy un tipo disciplinado. Si me endeudé en 76 cuotas de mi tarjeta de crédito para venir a la presentación de mi libro y ahora no soy bienvenido a ella, lo acepto. Ni gozo de buena fama, ni soy popular, ni escribo bonito. Es lógico que me excluyan. Lo admito con cordera sumisión. Si no armo un escándalo es porque Ramón Fernández Larrea, a quien mucho respeto y admiro, estará ahí, presentando mi libro. Debo hacer corresponder mi sobriedad con la suya.

AA. Por último, ¿qué dirías a esas personas que insisten en impedir tu participación en la presentación de este viernes, en La Otra Esquina?

FAC. Nada, que ojalá disfruten de mi libro. Que lo compren, a ver si puedo amortizar la tarjeta de crédito aunque sea un par de cuotas. Que nadie podrá impedir que me aparezca disfrazado de otra persona. Si voy como Rosa, la del micrófono, nadie lo notará, ya que nos parecemos mucho. En la boca, sobre todo. Lo mismo si aparece otra Idabell Rosales, otra May May u otra prima Clarita…¿qué tal se vería esa noche otro Armando Añel? No sabes dónde te metes, querido…

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Gabriel Barrenechea

Cháchara de muertos

José Gabriel Barrenechea

Es sábado en la noche. Mi esposa me ha arrastrado aquí, de visita a casa de una amiga suya. Ellas dos, que ya se acercan o han llegado a los

Leer más
  Otilio Carvajal

El discurso tanático de Félix Anesio

Otilio Carvajal

  Hoy bebo una taza de café amargo en un lugar ajeno que se llama exilio[1] El uso manifiesto de lo tanático es muy frecuente en la poesía cubana desde

Leer más
  Luis de la Paz

Lilliam Moro, de la mano de un ángel

Luis de la Paz

Hace unas semanas, durante la presentación en el Centro Cultural Español de su libro Contracorriente, poemario por el que recibió el Premio Internacional de Poesía “Pilar Fernández Labrador”, en Salamanca,

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami

Carlos Alberto Montaner – El por qué de los ataques acústicos en Cuba