Neo Club Press Miami FL

Francisco Alemán en La Poderosa

 Lo último
  • La biografía de Jerónimo Esteve-Abril, ya en Amazon   Ya desde 1959, alcanzado el poder en Cuba, el castrismo desató una violenta ofensiva contra los empresarios cubanos. A consecuencia de ello, en octubre de 1960 Jerónimo Esteve Abril...
  • El regreso de Ángel Santiesteban   “Cada uno de los relatos de El regreso de Mambrú —clic aquí para adquirir el libro en Amazon– hace que la realidad exterior a los personajes proyecte sus esencialidades...
  • En palabras de Juan Calero   Juan Calero Rodríguez es poeta y promotor cultural. Nació en Guanajay, Cuba y vive en La Palma, Canarias, España. Estudió Ingeniería Industrial, Delineación Mecánica y Delineación Arquitectónica. Ha publicado...
  • Jorge Olivera, en palabras del sobreviviente   Jorge Olivera Castillo, presidente del Club de Escritores Independientes de Cuba (CEIC) y Premio Nacional de Literatura Independiente ‘Gastón Baquero’ (2014), es, sobre todo, un sobreviviente, un creador libre...
  • Maricel Hernández: Más que ‘caprisho’, voluntad   Maricel Hernández nace en Jaimanitas, La Habana, un año que no hace falta mencionar, y es graduada de periodismo en la Universidad de Miami, donde vive en la actualidad....

Francisco Alemán en La Poderosa

Francisco Alemán en La Poderosa
agosto 15
02:15 2016

 

Las madrugadas de los fines de semana en Miami ya no son las mismas. La voz de Francisco Alemán le pone picante y alegría a cinco horas de “La noche de la eterna juventud”, que se transmite por La Poderosa 670 AM los sábados, domingos y lunes de 12:00 a 5:00 a.m., con líneas abiertas para conversar sobre lo humano y lo divino.

Neo Club Press, que siempre ha estado pendiente de la carrera de Francisco en Miami, quiso entrar en los estudios de la estación y conversar con el polifacético comunicador, poeta, periodista y escritor:

Idabell Rosales (IR): Sé que tus comienzos laborales fueron en la radio cubana. Trabajaste por más de 20 años en los medios de la isla. Después, en tu exilio, en España y Chile, llegaste incluso a crear tus propias estaciones de radio. Fuiste, de hecho, de los primeros que se aventuraron en Sudamérica a poner en Internet la señal de estaciones de FM, mediante el sistema streaming que ahora utilizan todas las estaciones difusoras. ¿ Por qué tocaste las puertas en La Poderosa y no las de otra estación?

Francisco Alemán (FA): Es inevitable que viviendo en Miami, una vez que pasara ese primer año de asentamiento aquí, hiciera todo lo posible por trabajar en un medio cubano en el que me reencontrara con mi gente. La Poderosa reúne los requisitos que buscaba. Se trata de una estación muy querida por mis compatriotas en el exilio y en general por los latinos, que ahora pueden disfrutar de sus espacios no sólo por la señal abierta, en los 670 Khz de la Amplitud Modulada, sino también mediante la internet. La Poderosa es mi sitio.

IR: Sabemos que no resulta fácil entrar a un medio de comunicación de La Florida, en general de ningún sitio. ¿Quiénes fueron tus puntos de apoyo para entrar al staff de La Poderosa?

FA: Bueno, no hubo “puntos de apoyo”. Debo tener muy mala suerte, porque los amigos de toda la vida, aquellos a los que conozco desde Cuba y que trabajan en los medios de Miami, no han podido recomendarme. Por la razón que sea. Qué más da. Yo los quiero y respeto tanto como antes. Además, me alegra no deber esa clase de favores. Ni siquiera a los amigos.

IR: ¿Te sientes frustrado por eso? ¿Les has pedido ayuda directamente a tus colegas?

FA: A algunos sí, pero no a la mayoría. La vida en Miami transcurre con mucha celeridad. Mis amigos ya tienen sus compromisos, sus hábitos, sus redes. No puedo pretender que se hagan cargo de encausarme en los medios cuando es algo que puedo hacer yo mismo, tocando puertas, como cualquier inmigrante. Llevo apenas un año en Miami. Trabajo simultáneamente en una importante cadena hotelera, por ejemplo. En Neo Club Press, en la editorial chilena Verbo Desnudo y ahora en La Poderosa. Además, sigo escribiendo y publicando mis libros. El “sueño americano” es, sobre todo, esfuerzo. El que no comprenda tal axioma, mejor que no venga a USA.

IR: ¿Y qué has hecho desde que llegaste a la fecha? Me refiero a lo laboral…

FA: Soy un tipo muy afortunado. Me las vi gris con pespuntes negros, pasando lo que casi todos pasamos, el primer año en USA. Al menos cinco de mis amigos estuvieron ayudándome a sobrevivir, que ya es bastante. Otros amigos, muchos de ellos “virtuales” o de Facebook, a los que jamás he visto en persona, movieron sus contactos para conseguirme trabajo. En este año en Miami, mientras esperaba el permiso de trabajo, he tenido más empleos que en toda mi vida laboral. He sido desde talador de árboles hasta hornero de una fábrica de galletas.

IR: ¿Cómo catalogas lo que me cuentas en esta entrevista? ¿Riesgo o aventura?

FA: Las dos cosas. Apuesto continuamente por la renovación. La renovación es riesgo. Los cubanos somos así. Lo mismo nos tiramos en una balsa que fabricamos un imperio donde nos toque vivir con nuestro esfuerzo.

IR: Volviendo al tema de la radio: ¿Cómo comenzaste finalmente en La Poderosa?

FA: Llegué a La Poderosa con mi resume (CV) y pedí una cita con los dueños. Ellos tuvieron la amabilidad de permitir que me presentara. Ahí confirmé lo que ya sabía, que mi lugar era el último de la fila y que por tanto no gozaba de ningún privilegio. Lo que hice profesionalmente en Cuba o en otros países es ahora apenas referencial, casi anecdótico, incluso sujeto a cuestionamientos. Aquí valen tus habilidades de integración, tanto a la dinámica de los medios como al público, que resulta, a veces, bastante difícil. Vale más tu manejo emocional, tu visión de futuro, tu desempeño presente, que tu historial de trabajo.

IR: Escucho tu programa. Te manejas con la audiencia como pez en el agua. Tu chispa y buen sentido del humor te salvan de recurrencias heredadas de más de medio siglo de radio en AM… ¿Has tenido alguna experiencia desagradable en la interacción con los oyentes?

FA: No. Ni ahora ni nunca. Los oyentes “difíciles”, que los hay en todas partes, son un reto más al profesionalismo del comunicador. Se aprende mucho con la gente descontenta o hasta colérica que decide llamar a una emisora de radio a descargar sus insatisfacciones. Cuando menos se aprende a tener paciencia… Nunca me he tomado una llamada ingrata como un ataque personal. Todos tenemos derecho a pataleta, aunque en buenos términos, claro. La democracia, tal como la conocemos, se fundamenta en la pataleta de la gente. No olvidemos que casi todos los oyentes de la AM tienen tradición de democracia, y, por tanto, de pataleta. Mientras un jovencito de la FM, y lo digo respetuosamente, decide abstenerse de votar, los adultos de la AM votan siempre. Ellos ponen y quitan a los actores políticos del país. No hay que subestimar a la gente mayor.

IR ¿Qué parte del trabajo en la radio te gusta más?

FA: Soy un goloso de la radio. Me gusta todo lo que se hace en una emisora y en mayor o menor medida he aprendido a hacer prácticamente de todo. Desde la parte creativa o funcional, locución, actuación, realización de sonido, noticias, hasta asuntos ya de carácter más técnico. Adoro las antenas, los cables, los transmisores, por ejemplo. Dentro de una emisora me siento como un niño en una juguetería.

IR: ¿Podríamos decir entonces que la radio es un juego para ti?

FA: Definitivamente no lo es, aunque conserva una importante porción lúdica. La radio es, en todo caso, un sueño. Un juguete didáctico, un gigantesco lego que nunca termino de armar. La radio se reinventa cada día, tanto en tecnología como en lenguaje. La radio es la gran sobreviviente de los medios de comunicación. Cuando me vaya de este mundo me quedarán muchas piezas por ponerle al lego.

IR: ¿Cómo te sientes interactuando con los oyentes en vivo?

FA: Me siento fenomenal. Ya lo extrañaba. En Chile, en los últimos años, me aparté un poco del micrófono. Tuve que centrarme en dirigir y hacer viables los proyectos que fundé, aprender actualización web, transmisiones streaming, dirigir programación, prensa o diseñar publicidad… hacer que una estación funcione es trabajo pesado, pero silente. El crédito se lo lleva sólo la voz que anuncia. Nadie calcula el trabajo y las horas de desempeño que hay detrás de cada minuto de emisión.

IR: Eres escritor y poeta, me interesa saber si vas a imbricar en la radio parte de tu obra y la de tus colegas, si piensas desarrollar en tu programa otras secciones de entrevistas, lectura de poesía, dedicarle algún espacio a la literatura, a los eventos en la ciudad…

FA: Ya he escrito y publicado sobre la radio, aunque de manera fabulada, en mi novela Eutanatrón A380. Seguramente seguiré haciéndolo, porque la radio y yo somos un matrimonio de larga data.

Y sí, me encantaría hablar más de literatura en la radio de Miami. Cuba es una nación de letras exiliadas. Paradójicamente, son pocos los programas que difunden las obras de nuestros compatriotas. A veces nos enteramos que existen cuando los premian, o tenemos noticias de ellos el día de su muerte. Si me dan espacio en La Poderosa, hablaré de autores cubanos proscritos o del exilio.

IR: Otra faceta profesional de la que nunca hablas es la de la actuación. ¿Por qué? Dicen por ahí que eres muy buen actor.

FA: La gente exagera. Creo que era buen actor. He perdido el oficio después de tantos años sin actuar o porque he actuado muy esporádicamente. También soy tornero fresador y soldador al arco, pero nunca lo menciono por falta de oportunidad o porque nadie me lo pregunta. A donde quiera que vaya, si me dejan aprender a hacer algo, lo haré. Desde mi punto de vista no hay oficios menores o mayores. Todo lo que aprendas te será útil en algún momento de la vida.

IR: ¿Por qué dejaste de actuar?

FA: No lo sé. Supongo que la radio me tragó mucho tiempo. Escribir también consume largas horas de vida. Trabajé en teatro, en doblaje y como actor de dramatizados para radio. Fue una época hermosa que no ha vuelto.

IR: Pero que parece que volverá pronto… dicen por ahí que a su regreso a Miami Lilo Vilaplana te dirigirá en una obra de teatro.

FA: Lilo y yo hablamos algo de eso, sí, pero ya te daré detalles cuando el proyecto esté más avanzado. Por ahora no hay nada concreto.

IR: ¿Por qué apostaría por ti un director tan reconocido y premiado como Lilo Vilaplana, ahora que tú te dedicas más a los medios que al teatro?

FA: Lilo y yo trabajamos en teatro cuando éramos apenas adolescentes. Será un honor para mí que me dirija de nuevo. A Lilo le gusta la adrenalina, el riesgo, la intensidad. Seguramente soy una carta para el fracaso escénico, pero me esmeraré en hacer la obra lo mejor que pueda. Si se me olvida un parlamento, porque mi memoria actualmente es fatal, meteré una morcilla. Yo también soy intenso, amante del riesgo y de la adrenalina. A ver si llegado el momento compran las entradas. Rentar un teatro es caro. Los actores y el director, al final, se llevan la peor parte. Ojalá que no pase.

ID: Vuelvo a la radio: ¿Por qué deberíamos escuchar tu programa y no otro?

FA: Pues no lo sé. No van a encontrar en mi programa nada del otro mundo. Soy un tipo normal, del montón, que conversa al aire con gente normal. Un tipo que   lee las noticias y pone la música. Un ser humano que tiene la fortuna de hablar para una audiencia numerosa y de permitir que también otros lo hagan, con respeto y optimismo.

IR: ¿Algunas palabras a los lectores de Neo Club Press?

FA: Pues claro… Que escuchen mi programa en las madrugadas de viernes para sábados, sábados para domingos y domingos para lunes, en La Poderosa 670 AM.

Si desea escuchar La Poderosa 670 am puede bajar aquí la aplicación a su teléfono y escuchar en vivo todos los programas, Miami:

https://stream.audionow.com/digital/sharepage/index.php?app=poderosa

Para escuchar en Internet:

https://www.lapoderosa.com/audionow.php

También puede oírla en directo, desde su teléfono, si marca el 641 552 5007.

Sobre el autor

Idabell Rosales

Idabell Rosales

Idabell Rosales. Desarrolladora de proyectos diversos. Promotora, productora y publicista. Actriz y bailarina. En Cuba trabajó para la televisión en varias series infantiles y produjo el popular programa Contacto, conducido por Hilda Rabilero. Tras su arribo a Chicago en la década de los noventa, se desempeñó también como actriz para series infantiles, bailarina y publicista. Artículos suyos han aparecido en diversos medios impresos y digitales de Miami, donde reside actualmente. Es presidenta de Vista Larga Foundation Corp.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

El comentario de Carlos Alberto Montaner. Por qué fracasará la Constituyente de Maduro:

Cuba y su Historia: José A. Albertini entrevista a José Abreu Felippe:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Ana Ajmátova

La mujer de Lot

Ana Ajmátova

Pero la mujer de Lot miró hacia atrás y se convirtió en una columna de sal. 14 Génesis Y el hombre justo acompañó al luminoso agente de Dios por una

0 comentario Leer más
  Waldo Díaz-Balart

La mente consciente: el misterio como creación

Waldo Díaz-Balart

Que te baste saber que todo es un misterio: La creación y el destino del Universo y tú. Sonríe, pues, ante ellos. No sabrás nada más cuando hayas franqueado las

0 comentario Leer más
  Alexis Rosendo Fernández

Ojo de gacela trunca

Alexis Rosendo Fernández

                    Ojo de gacela trunca: En mi ausencia –celoso león, rondo las alas que presagian el inevitable otoño: –Sin duda, abordemos

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami