Neo Club Press Miami FL

Fundamentos del feudalismo en Cuba

Fundamentos del feudalismo en Cuba

Febrero 04
22:09 2011

Blas_Libro_Los_fundamentos_del_Socialismo_en_CubaFundamentos del socialismo en Cuba, según escribió el propio autor, Blas Roca, en la introducción del libro, no fue escrito con pretensiones académicas, sino como “arma de combate”.

“Sinceramente –explicó Roca–, proclamamos en nuestro programa que defendemos la liberación nacional y que aspiramos al socialismo como fórmula última de solución a todos los males de la patria. Exponiendo las ideas básicas del comunismo aspiramos a eliminar el ‘coco comunista’ de los reaccionarios”.

Con una manipulación grotesca de la historia de Cuba, y aprovechando la coalición de la Unión Soviética con Occidente para combatir al nazifascismo, el libro fue un instrumento para difundir en Cuba las ideas marxistas, influir en los sindicatos para controlarlos, y reclutar militantes, tarea clave para la dirigencia estalinista cubana, pues dicha organización no era popular y tenía una membresía muy reducida.

La idea central del libro era que el bienestar económico del pueblo cubano era imposible si no se realizaba una “revolución nacional-liberadora y antimperialista”, y se expropiaba a la “burguesía nacional”, para emprender la construcción del socialismo, régimen “más justo y avanzado” que solucionaría todos los problemas de Cuba y la transformaría en el Paraíso en la Tierra que todavía hoy proclama el himno de La Internacional Comunista.

Recuerdo que cuando en marzo de 1962 me “tocó” como trabajador bancario  ir a una EBIR, ubicada en la azotea del Capitolio Nacional, el profesor, Leandro Guaty, en la mañana se guiaba por el libro de Blas Roca, el cual en la tarde todos debíamos estudiar y debatir en tres equipos de 10 alumnos cada uno con un “orientador” permanente, uno de los cuales era yo. El otro texto en las EBIR era La historia me absolverá, el proyecto  nacionalista escrito por Castro para su autodefensa en el juicio por el asalto al cuartel Moncada en 1953, pero con una reinterpretación socializante y sublimada, para hacer de dicho documento el Génesis bíblico de la revolución castrista.

¿Para qué sirvieron aquellas enseñanzas idílicas? Pues únicamente para inducir a muchos cubanos a apostarle al caballo equivocado y apoyar un sistema inviable, incapaz de generar riquezas y que pisotea los derechos humanos y las libertades individuales tanto o más que los regímenes fascistas.

El panfleto de Blas Roca fue la “Gran Estafa” de que hablaba el peruano Eudocio Ravines en su célebre libro homónimo sobre el estalinismo. Porque lejos de ser un soporte teórico para el desarrollo y el bienestar del pueblo sólo condujo a la destrucción de Cuba, a la construcción de una sociedad dividida en señores feudales omnipotentes y siervos de la gleba tropicales.

En fin, que Cuba moldea con afán la primera sociedad medieval en América. ¡Gracias Fidel!

Por cierto, Blas Roca se equivocó al titular su libro. Si le hubiese puesto  “Fundamentos del Feudalismo en Cuba”  quizás habría obtenido el Premio Nobel de Economía por tan original programa… para retroceder en el tiempo.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más
  Félix Luis Viera

Un loco sí puede (fragmento)

Félix Luis Viera

                                                            25 Así es, así ha sido, mi psiquiatrico plástico, como tanto le he repetido, esta vida de loco tan dura que he llevado me fue tirando cada vez

1 comentario Leer más
  María Eugenia Caseiro

El presentador

María Eugenia Caseiro

A mi hermana Karin Aldrey, que acostumbra dirigirse al Mundo –Señoras y señores… –dice el hombre y se interrumpe. Lleva prendida en el guargüero la grotesca sequedad que intenta resolver

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami