Neo Club Press Miami FL

Galería de próceres: El Híbrido

Galería de próceres: El Híbrido

junio 27
02:05 2013

HIBRIDOEscocia en México. México en Hedónica. La falda en la guitarra. El sombrero que se va a bolina. Durante toda su vida, Sobrino Tadei había aspirado a construir una obra sólida, inexpugnable, referencial. Había echado mano a infinidad de recursos, se había entregado a multitud de influencias, había vagado por medio mundo intentando hallar la voz, el timbre, el estilo único que definiera, y proyectara, su escritura escurridiza. Había hecho de todo: poesía, narrativa, periodismo, crítica, testimonio… Sobrino quería ser un escritor de garra, pero sus manuscritos terminaban siempre en la basura.


 
Una mañana, el prócer de la desmitificación y la sentencia —El Híbrido multifacético— recibió un fotomontaje en su correo. Lo mostraba junto a otros dos hombres ensombrerados y con faldas, músicos como supuestamente él también lo era. No estaba loco ni era poeta… ¿acaso sería músico? Alguien, tal vez algún admirador, o admiradora a esas alturas despechada, había intentado ridiculizarlo disfrazándolo de mariachi en el montaje —pensó en primera instancia, aun cuando se tratara de una ofensiva a la usanza ultraconservadora de los puntoCON. ¿Acaso se trataba de otro ardid de la Zorra? De cualquier manera ese alguien no alcanzaba a entender que desde hacía mucho tiempo él representaba, asumía su ridículo con total libertad, casi amorosamente. Ese alguien no alcanzaba a razonar que él no podía crecer sin burlarse de sí mismo. Fue entonces que concibió la acción plástica que lo trascendería para siempre.

 

Recortó la foto, abandonándose a la soledad de su (recreativo) ridículo. El ridículo, más que un hecho o un accidente —citaba de memoria, o al menos eso creía—, era una condición mental. Tras el tijeretazo, los otros mariachis saltaron por la borda, y entonces se reconoció en su soledad auto-ridiculizada, en la performance del mariachi en su saya (en su salsa). La fusión, oda multicultural, Gran Salto Adelante, lo saludaba quitándose el sombrero. Escocia. México. La Playa. No había podido ser escritor, pero había conseguido convertirse en El Híbrido. A fin de cuentas el sujeto futurista. El Hecho desembarcando en Erótica.

——————————————————————————————
Viñeta correspondiente a la edición corregida y aumentada de la novela Erótica, de próxima aparición

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Orlando Fondevila

Permitidme

Orlando Fondevila

                Permitidme ser el poema del irrompible y tutelar secreto. Está en la estrella y no es la estrella. Está en la arboladura

0 comentario Leer más
  Denis Fortún

Fábula sumaria

Denis Fortún

                Una mujer que negocia brillos y artificios que se dice equilibrada que me sabe irresponsable melindrosamente redunda en titubeos conduce simulacros emigra

0 comentario Leer más
  Félix Rizo

Puertas

Félix Rizo

                Hay puertas que atropellan la noche otras que protestan por silencio y puertas que desgarran mil sonidos bajo las pesadillas de los

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami