Neo Club Press Miami FL

Galería de próceres: El Híbrido

Galería de próceres: El Híbrido

junio 27
02:05 2013

HIBRIDOEscocia en México. México en Hedónica. La falda en la guitarra. El sombrero que se va a bolina. Durante toda su vida, Sobrino Tadei había aspirado a construir una obra sólida, inexpugnable, referencial. Había echado mano a infinidad de recursos, se había entregado a multitud de influencias, había vagado por medio mundo intentando hallar la voz, el timbre, el estilo único que definiera, y proyectara, su escritura escurridiza. Había hecho de todo: poesía, narrativa, periodismo, crítica, testimonio… Sobrino quería ser un escritor de garra, pero sus manuscritos terminaban siempre en la basura.

 
Una mañana, el prócer de la desmitificación y la sentencia —El Híbrido multifacético— recibió un fotomontaje en su correo. Lo mostraba junto a otros dos hombres ensombrerados y con faldas, músicos como supuestamente él también lo era. No estaba loco ni era poeta… ¿acaso sería músico? Alguien, tal vez algún admirador, o admiradora a esas alturas despechada, había intentado ridiculizarlo disfrazándolo de mariachi en el montaje —pensó en primera instancia, aun cuando se tratara de una ofensiva a la usanza ultraconservadora de los puntoCON. ¿Acaso se trataba de otro ardid de la Zorra? De cualquier manera ese alguien no alcanzaba a entender que desde hacía mucho tiempo él representaba, asumía su ridículo con total libertad, casi amorosamente. Ese alguien no alcanzaba a razonar que él no podía crecer sin burlarse de sí mismo. Fue entonces que concibió la acción plástica que lo trascendería para siempre.

 

Recortó la foto, abandonándose a la soledad de su (recreativo) ridículo. El ridículo, más que un hecho o un accidente —citaba de memoria, o al menos eso creía—, era una condición mental. Tras el tijeretazo, los otros mariachis saltaron por la borda, y entonces se reconoció en su soledad auto-ridiculizada, en la performance del mariachi en su saya (en su salsa). La fusión, oda multicultural, Gran Salto Adelante, lo saludaba quitándose el sombrero. Escocia. México. La Playa. No había podido ser escritor, pero había conseguido convertirse en El Híbrido. A fin de cuentas el sujeto futurista. El Hecho desembarcando en Erótica.

——————————————————————————————
Viñeta correspondiente a la edición corregida y aumentada de la novela Erótica, de próxima aparición

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner sobre el discurso del presidente Trump en la ONU:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Breves apuntes sobre la brevedad

José Hugo Fernández

1-Augusto Monterroso, artífice de la brevedad literaria, se encontró cierta vez con un presunto lector, quien le dijo que estaba leyendo una de sus obras, El dinosaurio, que es justo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Y si murmuro

Rafael Vilches

                  Si mis labios dicen libertad, mi corazón esponjado late, por esta isla que son mis ojos atravesados por el mar, por

0 comentario Leer más
  Philip Larkin

Tres tiempos

Philip Larkin

                  Esta calle vacía, este cielo gastado hasta lo insípido, este aire, un tanto indistinguible del otoño como un reflejo, constituyen el

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami